EL PAíS › LOS PASES A RETIRO NO TUVIERON QUE VER CON LA DENUNCIA A GENDARMERíA

Sin relación con la auditoría

 Por Ailín Bullentini

Los pases a retiro y los ascensos aplicados por el Ministerio de Seguridad en las líneas de autoridad de la Policía Federal, Gendarmería y Prefectura no tuvieron relación con la auditoría que se está llevando a cabo sobre presuntos actos de espionaje realizados por agentes de Gendarmería, aseguraron ayer a Página/12 fuentes de la cartera que encabeza Nilda Garré, y responsabilizaron a la “inferencia mediática” por la “construcción de un vínculo causal” entre ambos acontecimientos.

Un comunicado del Ministerio de Seguridad nacional informó durante el fin de semana el pase a retiro de 27 comisarios de la Policía Federal, 19 comandantes de la Gendarmería –entre ellos los titulares de las tres direcciones generales de la fuerza y oficiales que conducían el Servicio de Administración Financiera– y seis prefectos, además de varios ascensos, en el marco del proceso de selección de personal superior de esas fuerzas. La noticia llegó en el cierre de una semana que tuvo como uno de los ejes informativos para los grandes medios la presunta realización de tareas de espionaje a manifestantes por parte de integrantes de Gendarmería, una denuncia sobre la que este diario informó el año pasado.

Con la calificación de los cambios en las fuerzas como si fueran una respuesta a la denuncia de presunto espionaje presente ayer en diversos medios, llegaron las repercusiones. La referente de Madres de Plaza de Mayo - Línea Fundadora, Nora Cortiñas, celebró los cambios producidos en Gendarmería. “Actuaron con rapidez, está muy bien esta determinación de la ministra de bajar a toda esta gente, de separarlos. Tiene que cundir el ejemplo”, destacó. En sentido similar, el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel destacó que se haya “destapado muy fuerte” la presunta inteligencia interna de la fuerza, pero alertó que también debería investigarse “si fue ordenado desde el mando superior a los distintos niveles”.

Desde el Ministerio de Seguridad desmintieron que los pases a retiro y ascensos hayan tenido relación alguna con la auditoría que se está llevando a cabo sobre el software Proyecto X utilizado por Gendarmería, y responsabilizaron a la “inferencia mediática” por la “construcción de un vínculo causal” entre los hechos. Además confirmaron lo que informa el comunicado emitido por Seguridad: que los cambios de autoridades son el resultado de un proceso de selección rutinario en el interior de cada fuerza, cuya etapa de preselección y análisis comenzó hace seis meses y su conclusión comunicó de manera pública la cartera liderada por Garré.

Sin embargo, las fuentes no descartaron la aplicación de nuevos cambios surgidos de la investigación sobre Proyecto X, que comenzó en la madrugada del viernes pasado y recién atraviesa su primera etapa. “No admitimos espionaje y, si llegara a haber, seremos inflexibles”, había asegurado entonces Garré, a través de su cuenta de Twitter.

El parte de prensa indica que los cambios en las autoridades buscan “consolidar un proceso de renovación generacional en las fuerzas”. Desde la cartera informaron que el proceso de selección con el que se comenzó a trabajar en las modificaciones, y que se inició en septiembre de 2011, implicó que “por primera vez autoridades políticas del Ministerio de Seguridad participaran como observadores de los procesos de las juntas de calificaciones que realizaron cada una de las fuerzas”.

Compartir: 

Twitter
 

Nilda Garré, ministra de Seguridad.
Imagen: Telám
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.