EL PAíS

López Murphy fue un plato indigesto en el almuerzo de Mirtha con Lilita

La candidata a presidente cuestionó duramente al ex ministro de De la Rúa, a quien la conductora va a votar. Carrió, además, adelantó alguna de sus medidas y dialogó sobre todo con Mirtha.

 Por Felipe Yapur

Durante la hora y media que duró el programa, el trato entre Elisa Carrió y Mirtha Legrand fue correcto, educado, pero sobre todo poco afectuoso. Tal vez fue así porque la veterana conductora anunció hace ya tiempo que votará por uno de los contrincantes de la chaqueña, Ricardo López Murphy. De todas formas, Legrand no pudo disimular su desconcierto cuando la candidata del ARI criticó con dureza al líder del partido Recrear: “No sólo hay que ser honesto en lo personal: también hay que ser honesto políticamente”, dijo, para luego pronosticar un resultado sorpresivo en los próximos comicios presidenciales.
Carrió llegó sobre la hora del inicio del programa y no se cruzó con la diva, que permaneció en el centro de la escenografía retocando su maquillaje y releyendo los cartelones que le prepararon sus productores. Cuando la Legrand anunció a la candidata del ARI, los colaboradores de Chiquita –así le gusta que la llamen– aplaudieron con indisimulable tibieza. “Acá todos son de López Murphy como la jefa del programa”, dijo uno de los colaboradores de Carrió.
Como quien rompe el hielo, Legrand buceó primero sobre la religiosidad de Carrió y sobre los costos que puede tener este tema en su carrera política. La chaqueña recordó que “una vez un diputado me dijo que, si yo quería ser presidente, me tenía que sacar la cruz. Yo le dije que prefería entonces dejar la política”. Mirando los papeles que tenía sobre su falda, la conductora lanzó su primera pregunta política. “¿Cuál será su primera medida de gobierno”, dijo. Carrió dudó primero con responder su acostumbrada “prohibición de preguntas banales”, pero cambió y habló del Ingreso Ciudadano para la Niñez, que consideró más que una medida parte de un conjunto de políticas destinadas a “reconstruir la familia y recuperar el trabajo a través de la promoción de cooperativas”. Antes de pasar a la mesa, la curiosa presentadora quiso saber su opinión sobre la reciente paternidad de Carlos Menem; la chaqueña prefirió la ironía: “Sí y yo soy vedette del Maipo”, dijo mientras reía. En la mesa ya esperaban los periodistas Liliana López Foresi, Ari Paluch y Ernesto Tenenbaum.
Tal vez sin quererlo, Carrió se pasó buena parte del programa hablando de López Murphy, de Menem y defenestrando a los encuestadores que, según la candidata, “la próxima semana me pondrán debajo del Partido Humanista”.
Sobre el candidato del Movimiento Federal Recrear, Carrió recordó no sólo su polémico paso por el Ministerio de Economía durante la administración de la Alianza, sino que además trajo a la mesa una nota periodística que da cuenta de las medidas de un posible gobierno de López Murphy. “Planea la reducción de empleados públicos y eliminar la gratuidad de los tres niveles de la educación pública. ¿Esto es honestidad?”, aseguró Carrió al tiempo que una sorprendida Legrand miraba hacia sus productores y balbuceaba: “No fue lo que dijo aquí”, señaló antes de asegurar que “yo no voy a cambiar mi voto...”. Ya en el corte, Chiquita se preguntó en voz alta, y mientras se retocaba por enésima vez el maquillaje, si no fue un error publicitar su preferencia electoral.
El ex presidente Menem también fue blanco de las críticas de la candidata del ARI. Lo comparó con el mafioso norteamericano Al Capone y aseguró que la gente que lo vota “es más que nada por el miedo al mal”. Carrió reiteró su convocatoria a vencer ese temor: “Siempre nos dicen que no se puede cambiar. Y el mayor enemigo al cambio es el miedo que nos imponen algunos diarios y las encuestas”.
La candidata presidencial se mostró distendida durante buena parte del programa. Salvo cuando recordó las “operaciones mediáticas” que se realizaron en su contra el año pasado cuando permitió que un sacerdote rezara en el recinto de la Cámara de Diputados. Carrió se emocionó y unas lágrimas recorrieron sus mejillas. Legrand, como siempre, rápidamente se contagió, le estiró la mano como para solidarizarse, pero la chaqueña no reaccionó. Al final, Chiquita se sacó fotos con Carrió, le deseó éxitos, pero no hizo la típica referencia de la suerte que otorga su programa.

Compartir: 

Twitter
 

Elisa Carrió fue la invitada central que compartió la mesa de Mirtha con un panel de periodistas.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.