EL PAíS

Con todos los jugadores para el 2015

Cobos, Alfonsín y Sanz fueron protagonistas centrales de un encuentro con el que la UCR quiso dar muestras de unidad. Desestimaron un acuerdo con Macri y hablaron de presentar candidato propio. No descartaron eventuales alianzas provinciales con espacios afines.

 Por Sebastian Abrevaya

Desde Tucumán

Los máximos dirigentes radicales se juntaron para presentar un plan ferroviario.
Imagen: Télam.

Con un ojo puesto en las legislativas y el otro en las presidenciales, el radicalismo juntó ayer a sus máximos dirigentes para dar una señal de unidad tras el fracaso electoral del año pasado. Con la presencia estelar de Julio Cobos, Ernesto Sanz y Ricardo Alfonsín, los radicales desestimaron un acuerdo electoral con el PRO de Mauricio Macri y anticiparon su vocación de ir con candidato propio. Con matices, Cobos y Alfonsín se inclinaron por buscar alianzas provinciales y hablaron de reunir a las “fuerzas políticas afines” como el socialismo, el GEN y la Coalición Cívica. Por otro lado, Sanz planteó la necesidad de armar un “acuerdo democrático” con todas las fuerzas políticas que rechacen la reforma constitucional, aunque aclaró que no necesariamente eso se traducirá en un “acuerdo electoral”. En su reaparición, Cobos dejó abierta la posibilidad de una candidatura a diputado nacional.

“La UCR reúne sus fuerzas en el contexto de las diferencias propias de un partido político”, aseguró desde San Miguel de Tucumán el componedor titular del Comité Nacional, Mario Barletta, flanqueado por una decena de los dirigentes más importantes de la UCR. Lo miraban Alfonsín, Cobos y Sanz, pero también los senadores Gerardo Morales y Eugenio “Nito” Artaza; los diputados Ricardo Gil Lavedra, Mario Negri, Juan Pedro Tunessi, Juan Casañas, Oscar Aguad y María Luisa Storani y el anfitrión, el senador tucumano José Cano.

La atención estuvo depositada en sus tres principales figuras, a las que ya quieren perfilar como eventuales competidores en una primaria abierta en 2015. “El radicalismo va a ser alternativa de gobierno y en 2015 va a haber candidato radical. En esta mesa hay 4 o 5 candidatos a presidente”, se envalentonó el jujeño Morales rodeado por los dos mendocinos y el hijo del ex presidente.

El debate en torno de la política de alianzas quedó también en el centro de la escena. A diferencia de otras oportunidades, no fue sólo Ricardo Alfonsín el que marcó distancia del jefe de Gobierno porteño. “Es difícil encontrar coincidencias programáticas con el PRO”, aseguró el ex candidato presidencial, que sin dar mayores precisiones advirtió que “algunos partidos son la continuación aggiornada y más prolija del neoliberalismo de los ’90”. En la misma línea, Cobos señaló que “hay diferencias” entre ambos partidos y limitó los vínculos a “políticas de Estado” de largo plazo. Este alejamiento del macrismo se produce después de que el gobernador Daniel Scioli manifestara sus intenciones de ser candidato presidencial por el PJ, obstruyendo el desarrollo territorial del PRO en una alianza con el peronismo disidente.

Precisamente Cobos sorprendió al afirmar que veía la posibilidad de un acuerdo entre Scioli y Macri: “En el caso de que Scioli se decida a cortar el cordón umbilical, veo más proclive una alianza entre Scioli y Macri”, declaró.

Por su reaparición en un acto partidario, Cobos había acaparado buena parte de las expectativas. “Nunca dije que me iba de la política”, retrucó el ex vicepresidente ante una consulta de Página/12 sobre su vuelta al ruedo. El ex gobernador señaló que su regreso a la actividad privada era “sólo como sustento económico”, pero que seguía colaborando con el partido como delegado del Comité Nacional. Incluso dejó abierta la puerta respecto de una postulación en 2013 y reveló que tuvo varios ofrecimientos. “Ante los requerimientos que he recibido en distintos sectores del radicalismo de Mendoza les hecho dicho que cuenten conmigo en el lugar que sea”, señaló. Pero además se animó a hablar puntualmente del socialismo, el GEN y la Coalición Cívica como eventuales aliados. Casualmente, no mencionó el FAP, donde además del PS y el GEN también confluyen Libres del Sur y Unión Popular, de Víctor De Gennaro.

“El PJ y la UCR somos los únicos dos partidos de gobierno en Argentina”, sentenció Sanz, en un intento por poner en valor al radicalismo por sobre el resto de las fuerzas políticas de la oposición. Se trata de un tiro por elevación hacia el Frente Amplio Progresista, que lidera Hermes Binner. El senador por Mendoza sostuvo que el radicalismo fue el único partido que “se paró frente al Gobierno” en situaciones como la Resolución 125 o la candidatura de Daniel Reposo. “La UCR viene a decir a la Argentina que hay que recuperar la República”, alertó Sanz y consideró que el kirchnerismo “utiliza a la AFIP como una Gestapo”. Sobre ese tono hipercrítico contra el Gobierno funda el senador la necesidad de armar un “acuerdo democrático”, basado, por ejemplo, en el rechazo a una reforma constitucional.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.