ECONOMíA › EL TURISMO EXTRANJERO CRECIO EN EL SEMESTRE

Por arriba del record

 Por Javier Lewkowicz

La llegada al país de turistas no residentes creció 1,6 por ciento en el primer trimestre, mientras que el semestre cerrará, según estimaciones del Ministerio de Turismo, con una moderada suba que permitirá llegar a un nuevo pico histórico. El dato de los primeros tres meses del año, vinculado con el registro de ingresos al país a través de todas las vías de acceso (por avión, barco, micro y automóvil), refleja un comportamiento disímil respecto de los datos de entrada de turistas sólo por los aeropuertos de Ezeiza y Aeroparque, que bajó 0,9 por ciento en el mismo período. La explicación radica en el mejor desempeño macroeconómico de los países de la región a diferencia de, por ejemplo, el turismo europeo, que sufre en mayor medida la crisis global. La salida de argentinos al exterior creció 13,4 por ciento en forma anual. El menor ritmo de entrada de turistas en relación con la salida de argentinos deteriora la balanza de divisas.

En abril y mayo el ingreso de turistas por Ezeiza y Aeroparque mostró caídas más pronunciadas, de 5,6 y 4,7 por ciento, respectivamente, aunque al mes siguiente hubo un alza de 14,5 por ciento, porque la comparación se realizó frente a junio del año pasado, cuando las cenizas del volcán Puyehue complicaron la operatoria aérea. Por esas vías de acceso, el acumulado del segundo trimestre mostró una muy leve suba en la cantidad de turistas. “Si bien todavía no están disponibles los datos globales del segundo trimestre, se espera para ese período un crecimiento moderado en el ingreso de turistas. La crisis internacional motorizó el turismo desde países de la región”, explicó a este diario Rodrigo Oliver, director de estudios del mercado de estadísticas del Ministerio de Turismo. En 2011, la llegada total de turistas no residentes fue de casi 5.700.000, lo que constituyó un record histórico. De ese total, el 47 por ciento arribó por Ezeiza y Aeroparque.

En relación con la cantidad de pernoctes totales, entre enero y abril se ubicó en el mismo nivel que el año pasado. En marzo se registró una baja del 5 por ciento, ya que en ese mes no hubo fin de semana largo, a diferencia del año pasado. Sin embargo, esa disminución no fue tan importante como para hundir el resultado del cuatrimestre.

Cuando se analiza la ocupación hotelera de turistas extranjeros surge que hubo una caída en los hoteles del 6,9 por ciento. Esto se debe a que una mayor porción de los extranjeros son de países limítrofes, quienes tienen más posibilidades de hospedarse en casas de familiares o conocidos, mientras que existe algún tipo de reemplazo del hotel tradicional por los alquileres temporarios, según explicaron en la cartera turística. Los pernoctes de turistas residentes crecieron 2 por ciento.

Por su parte, el turismo de residentes en los distintos destinos del país creció en lo que va del año 7,7 por ciento, a partir del nuevo esquema de feriados y fines de semana largos. La comparación es frente a un período record, ya que en 2011 se registraron 44 millones de viajes.

En la Ciudad de Buenos Aires, el porcentaje total de ocupación en los hoteles fue de 55,8 por ciento promedio en los cuatro primeros meses del año, que representa una caída frente al 58,5 por ciento registrado en el mismo período de 2011. El tercer y cuarto trimestre del año son los períodos donde el porcentaje de ocupación en general es más alto. En 2011 por ejemplo, el grado de ocupación en septiembre, octubre y noviembre estuvo cerca del 70 por ciento.

El turismo es un servicio cuya demanda es muy elástica, sensible a los cambios en el nivel de ingreso. Por eso los datos de comportamiento turístico, además de permitir evaluar el nivel de actividad económica en el sector, dan cuenta de la evolución del poder adquisitivo de los trabajadores. Según una encuesta de la cartera que dirige Enrique Meyer, entre 2006 y 2011 el porcentaje de personas que realizaron al menos un viaje anual por ocio o visita a familiares creció de 33 a 42,2 por ciento.

Asimismo, en 2006 por cada persona con ingresos bajos (primer quintil), viajaron 7,4 personas de ingresos altos (quinto quintil). Esa proporción bajó en 2012 a 3,9 personas. Específicamente en relación con el turismo por ocio, la relación entre los viajeros de menor poder adquisitivo y los mejor ubicados en la escala de ingresos bajó de 11,2 a 4,4. En el mismo sentido evolucionó el gasto turístico, ya que en 2006 por cada peso en turismo gastado por los segmentos más desprotegidos de la población, los sectores de mayores ingresos gastaron 27,2 pesos, mientras que en el acumulado de 2012 esa relación bajó a 7,7.

Compartir: 

Twitter
 

Bariloche es uno de los destinos preferidos de los turistas brasileños.
Imagen: Télam
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.