ECONOMíA › LA DECISIóN DE BANCARIZAR LA COMPRA DE DóLARES PROVOCó UN CRUCE ENTRE EL CENTRAL Y LAS CASAS DE CAMBIO

A los cambistas los controles los ponen verdes

Las agencias de la city se quejan de las restricciones oficiales para comprar dólares porque afectan su negocio. El Gobierno advierte que se busca evitar el uso de dinero no declarado y cerrar canales a la fuga de divisas.

 Por  Toma Lukin y Carrillo Cristian

La decisión del Banco Central de impedir el uso de dinero en efectivo para la compra de dólares que se usan para el turismo causó un nuevo revuelo en la city. Dentro de la lógica del sistema instalado por el Gobierno para administrar y fiscalizar la compraventa de divisas, el uso de cash en esas operaciones podría involucrar recursos no declarados. Por eso, el Banco Central informó a las entidades que esas transacciones deben ser bancarizadas. Las casas de cambio consideraron la decisión como el “golpe de gracia” para la actividad en beneficio de los bancos, ya que el grueso de sus operaciones se realizaba en efectivo. En la cámara que agrupa a esas entidades consideran que las empresas más pequeñas deberán cerrar, pero las agencias de mayor tamaño solicitaron autorización al Banco Central para instalar el sistema de Posnet en sus ventanillas de cambio y operar sin inconvenientes.

“La medida nos expulsa del único negocio que quedaba. Si antes de venir a la agencia los clientes tienen que ir a un banco a hacernos un depósito, un giro o traer un cheque, terminan comprando los dólares allí. No vuelven, salvo que su banco no les quiera vender”, se lamentaron desde una casa de cambio de la city porteña.

Las quejas de los cambistas y los pronósticos sobre el final de sus negocios a partir de la bancarización de las operaciones son incompatibles con los balances en rojo que exhiben desde hace cuatro años, según afirman fuentes oficiales. Esas fuentes indicaron a Página/12 que, entre 2008 y 2011, el 66 por ciento de las casas de cambio y el 65 por ciento de las agencias de cambio presentaron quebrantos. Las principales casas de cambio informaron al organismo regulador balances con pérdidas millonarias los cuatro años seguidos por cifras que oscilan entre 200 mil y 3,8 millones de pesos dependiendo del año y la firma.

Esos datos sugieren que el grueso de sus operatorias cambiarias no son declaradas en su debida forma y que, por lo tanto, los problemas no serían las nuevas normas del Banco Central. En el equipo económico llama la atención que, en un contexto de record de fuga de capitales en el país, donde las casas y agencias de cambio cumplieron activamente su rol de intermediarios, una tarea de bajo riesgo, esos empresarios presenten quebrantos. Entre las 36 casas de cambio registradas, el 31 por ciento presentó un solo rojo entre 2008 y 2011, 17 por ciento lo hizo dos veces, 11 por ciento en tres oportunidades y el 8 por ciento todos los años. En ese último grupo figuran las entidades cambiarias más grandes.

Por su parte, las casas de cambio consultadas por este diario argumentaron que las pérdidas responden al incremento en los controles, fundamentalmente los requerimientos impulsados por la Unidad de Información Financiera, que demanda inversión en infraestructura, frente a un negocio cambiario que se redujo. Asimismo, las entidades que también operan como Sociedades de Bolsa –además de los negocios cambiarios operan con otros activos financiero– agregaron que el resultado de sus operaciones globales es positivo, pero deben contabilizar cada segmento por separado de acuerdo con disposiciones del Banco Central.

Más allá de la discusión, las casas de cambio más importantes ya comenzaron a incorporar los medios de pago electrónico en sus sistemas para vender sin inconvenientes moneda extranjera a los argentinos que viajen fuera del país. Así, al igual que se realiza con el pago de cualquier compra o servicio, el monto autorizado por AFIP se debita automáticamente de la cuenta bancaria del solicitante.

Junto con la compraventa de divisas con fines turísticos, el único canal de intermediación cambiaria que quedó disponible después de la suspensión de la posibilidad de comprar moneda extranjera para atesoramiento, las agencias de cambio están concentrando las ventas de divisas a los trabajadores camioneros que viajan a países vecinos. La reticencia de los bancos para tener posiciones en reales, pesos chilenos, uruguayos o guaraníes, les ofrece a esas entidades un reducido segmento adicional donde operar.

Compartir: 

Twitter
 

Las casas de cambio más importantes ya comenzaron a incorporar los medios de pago electrónico en sus sistemas para vender dólares.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.