EL PAíS › MACRI EVALUó EL IMPACTO DEL PARO SOBRE SU FIGURA

Con el ojo atento a las encuestas

 Por Werner Pertot

El día después del mayor paro del subte en la historia, la cúpula del PRO hizo lo primero que suele hacer en estos casos: mirar las encuestas. “Le pegan mucho más al gobierno nacional que a nosotros”, fue el consenso general, que le permitió –por el momento– respirar aliviado a Mauricio Macri. El jefe de Gobierno sostuvo ante sus principales consejeros que no está dispuesto a ceder en la negociación con el gobierno nacional y que la estrategia, de ahora en más, será mostrar “todos los casos en los que Cristina busca fundir a la Ciudad”. Otros dirigentes le plantearon que habría que pensar con cuidado cómo posicionarse ante nuevos conflictos que afecten la vida cotidiana de los porteños.

Fue más una reunión de catarsis que de estrategia. La mayor parte del encuentro de la mesa chica macrista se la llevó el análisis de los números de las encuestas. “No nos dan tan mal”, fue la interpretación que preponderó entre los dirigentes. Algunos de ellos plantearon que el paro se levantó “porque a CFK le daban peor”. No desarrollaron una táctica concreta de cómo seguir. Gabriela Michetti, por ejemplo, señaló que había que tener una estrategia clara para ver cómo continúa el tema. “Ya deben estar preparando una nueva embestida”, imaginó la ex vicejefa. Macri, en tanto, consideró que ya ofreció todo lo que podía ofrecer en una negociación y avanzó en la línea de continuar posicionándose hacia 2015.

“Hay que mostrar cómo en cada hecho están tratando de fundir a la Ciudad, sin que les importe tener a los porteños de rehenes”, les dijo.

“Vamos a mantener una actitud clara de no dejarnos pasar por arriba”, sacó pecho un ministro ante este diario. ¿Qué significa eso? “Que no va a haber gestos de buena voluntad, como firmar actas-acuerdos, hasta que no haya gestos claros de la Presidenta”, evaluó el funcionario macrista. ¿Hay posibilidades de retomar el diálogo con el gobierno nacional para llevar a su fin la disputa por el subte? “Difícil. Pero el esfuerzo hay que hacerlo área por área”, evaluó el ministro.

“Lo que falta para la transferencia es que las dos partes hagan un acuerdo: acordar los recursos que se transfieren”, insistió ayer el presidente de Sbase, Juan Pablo Piccardo. “Siempre está abierta la posibilidad de diálogo”, estimó. El titular de la empresa estatal de subtes –que depende de Macri– también indicó que “lejos de poner más coches en funcionamiento estamos teniendo menor capacidad”.

Piccardo recordó que Metrovías retiró de circulación veinte formaciones. “Había 600 coches funcionando y Metrovías decidió retirar cien coches porque no estaban en condiciones”, se quejó Piccardo. Curiosamente, la empresa del Grupo Roggio le envió una carta a Piccardo solicitándole que destrabara el uso de los 124 millones de pesos que el gobierno nacional depositó en el Banco Nación. Incluso, le presentó un plan de inversiones mes a mes de cómo se podría usar ese dinero que el PRO no toca para no aceptar el subte. Piccardo nunca les respondió el pedido, que podría llevar a que vuelvan a funcionar esos cien coches.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.