EL PAIS › EL MAGISTRADO ESPAñOL VISITO AL JUEZ JUJEñO FERNANDO POVIñA

Con el respaldo de Garzón

Durante el encuentro, Baltasar Garzón manifestó su apoyo a la investigación en la cual fue procesado Carlos Blaquier. “La consideramos una medida más de salud democrática y sobre todo de reparación a las víctimas”, destacó.

 Por Ailín Bullentini

Desde San Salvador de Jujuy

@El juez español Baltasar Garzón se reunió con su par federal de Jujuy, Fernando Poviña, quien hace poco más de una semana procesó por delitos de lesa humanidad al dueño del ingenio azucarero Ledesma, Carlos Blaquier, para expresarle su apoyo en la investigación. “Queríamos transmitirle nuestro interés en que sepa que existe nuestro apoyo a la investigación y la consideramos una medida más de salud democrática y sobre todo de reparación a las víctimas”, explicó el magistrado europeo al que su intento de avanzar en la reparación a víctimas de terrorismo de Estado en España le valió su propia destitución.

Garzón fue invitado a participar como asesor de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos jujeña, querellante en la causa en la que Blaquier está procesado.

Del encuentro entre Garzón y Poviña también participó el presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, Remo Carlotto; el titular de la Unidad Fiscal de Coordinación y Seguimiento de las Causas por Violación de los Derechos Humanos, Jorge Auat, y la referente de la organización social jujeña Tupac Amaru, Milagro Sala.

“Argentina es un ejemplo en el mundo. Está sin lugar a dudas liderando el movimiento de Derechos Humanos. Aquí son capaces de movilizar a miles de personas simplemente para pedir justicia, para luchar y protestar contra la impunidad y para unir esa voz a quienes más lo necesitan”, mencionó el magistrado en referencia a la lucha incansable de los organismos. En ese sentido, también se expresó Carlotto, que recordó la “necesaria lucha de miles y miles de compañeros en las calles para que la Justicia avanzara en la investigación por los crímenes de lesa humanidad en la provincia”, en clara alusión a lo ocurrido en Jujuy con las causas de delitos cometidos durante la última dictadura que permanecieron casi inmóviles durante seis años mientras estuvieron en manos del juez Carlos Olivera Pastor. La resistencia de los organismos de derechos humanos y el acompañamiento que recibieron de los movimientos sociales durante la última década decantaron, según los funcionarios que acompañaron ayer a Garzón, en la renuncia de Olivera Pastor y la puesta de Poviña a cargo del Juzgado Federal Nº 2 de Jujuy.

“La historia de Jujuy empezó a cambiar a partir de la tremenda movilización de Sala en este juzgado exigiendo al anterior juez una respuesta inmediata”, reseñó Auat, que consideró que “la resolución de Poviña es un gesto ético y moral, importantísimo y esperanzador”. Por tal motivo, Sala estuvo presente en el encuentro. “Que nos visite un defensor internacional de los derechos humanos como Garzón es un hecho político que marca que el camino por la verdad que adoptamos hace tantos años es el correcto”, indicó.

Poviña recibió a Garzón, Carlotto, Auat y Sala en su despacho del Juzgado Federal, en la capital jujeña, pasadas las 14. Tras poco más de una hora de diálogo, y fiel a su perfil bajo, el joven magistrado prefirió no dialogar con la prensa. “El valor y la entrega de jueces como Fernando Poviña es digna de admirar y en el sentido que podamos apoyar esa investigación lo vamos a hacer”, reconstruyó Garzón, en parte, el encuentro.

“Es muy importante acompañar al juez Poviña, ya que esta causa que involucra a un grupo económico tan poderoso para el país y para la provincia en particular es de carácter emblemático porque abre el camino a los procesos de investigación sobre la complicidad civil” en los crímenes de la última dictadura militar, opinó Carlotto.

Tras la reunión con el juez federal, Garzón recibió el agradecimiento de Madres de Plaza de Mayo y de integrantes de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas de la provincia. Inés Peña, de Madres y Familiares de Desaparecidos de Jujuy, le entregó una carpeta con documentos y festejó su reunión con Poviña: “A partir del procesamiento de Blaquier aquí cambian las aguas”, sentenció.

Compartir: 

Twitter
 

Poviña recibió a Garzón en su despacho y también estuvieron Sala, Carlotto y Auat.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared