EL PAIS › EL MACRISMO ENVIO A LA LEGISLATURA EL PROYECTO DE TRASPASO DEL SUBTE Y YA COSECHO RECHAZOS

Del impuestazo al veto a los paros

El gobierno de Macri giró el proyecto que prevé limitar el derecho de huelga, financiar la red con impuestos a los combustibles y autorizar la suba del pasaje sin convocar a audiencia pública. Mientras, la paritaria con los metrodelegados seguirá hoy.

 Por Laura Vales

El proyecto de Mauricio Macri para el traspaso del subte plantea limitar el derecho de huelga. El PRO quiere que el servicio sea declarado “esencial”, lo que obligaría a los trabajadores a garantizar en cualquier circunstancia el 90 por ciento de los viajes en las horas pico, y el 60 por ciento en las normales. La propuesta cosechó rechazos inmediatos. Para financiar la red, el macrismo propone crear un nuevo impuesto al combustible de hasta 40 centavos por litro de nafta, 20 centavos para el gasoil y 15 para el GNC. Además, pide que se habilite durante un “período de emergencia” al gobierno porteño a subir el precio del boleto sin necesidad de convocar a una audiencia pública.

El envío del proyecto de ley a la Legislatura es el primer paso real hacia el traspaso. Por esto, resultó en cierto modo una sorpresa que contuviera propuestas tan agresivas como las de limitar el derecho de huelga o conseguir la atribución de aumentar el pasaje sin ningún filtro.

Su primer efecto fue el de un nuevo cruce con el gobierno nacional. El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, salió a aclarar que el subte no puede ser considerado un servicio esencial porque existen otros medios de transporte alternativos y sostuvo que en la iniciativa macrista “hay una intención de amedrentamiento”.

“Nosotros manejamos los subtes durante ocho años y lo hemos hecho en circunstancias muy complejas, algunas veces ha habido huelgas y tuvimos que mostrar soluciones alternativas, pero sin dejar de mantener un diálogo muy intenso con la UTA, la Asociación Gremial de Trabajadores y Metrovías”, agregó el ministro.

Otros funcionarios del gobierno nacional, como el ministro de Interior, Florencio Randazzo, y el de Economía, Hernán Lorenzino, también han rechazado públicamente que las provincias –como hizo el gobernador José Manuel de la Sota en Córdoba y como propone ahora Macri para Buenos Aires– agreguen impuestos a los combustibles.

Con relación al financiamiento, el proyecto crea un Fondo Subte al que irán recursos tradicionalmente usados en el área, como lo recaudado con la venta de pasajes o la publicidad en los andenes. También contempla nuevos impuestos:

Un aumento en las patentes de los vehículos.

Un nuevo impuesto sobre los combustibles líquidos y el gas natural comprimido que se venda en la ciudad de Buenos Aires. Este consistirá en 40 centavos por litro de nafta premium, 30 centavos para las naftas súper, comunes y el gasoil grado 2, y 15 centavos para el GNC.

Un nuevo impuesto del 10 por ciento al precio de los peajes.

Tal como lo habían anticipado los funcionarios del gobierno porteño, el proyecto abre la puerta para renegociar los términos de la concesión con Metrovías o incluso darla por finalizada para que se haga cargo otra empresa o el propio gobierno porteño a través de la empresa estatal Sbase. Otros puntos que serán cuestionados por los gremios son los que congelan la toma de personal “hasta tanto se consigan niveles óptimos de productividad” y otros que multan las obstrucciones al servicio. Un clásico de los paros en el subte es, justamente, el bloqueo de las vías por parte de los delegados, que se tiran sobre los andenes para impedir que el personal jerárquico ponga en funcionamiento un servicio de emergencia.

En la Legislatura, la oposición al macrismo anticipó que no dará su voto al proyecto. Así lo señalaron los diputados del Frente para la Victoria y los de Buenos Aires para Todos. “Macri tiene un presupuesto de 40 mil millones de pesos, uno de los más altos del país en relación con el ingreso per cápita, y lo que hace una vez más es aumentar los impuestos indirectos”, señaló Francisco “Tito” Nenna (FpV), “eso no tiene sentido, les quiere poner mayores cargas a los ciudadanos cuando todos los años deja sin ejecutar una cantidad de partidas del presupuesto”.

Los legisladores de Buenos Aires para Todos consideraron el proyecto como “cavernícola, anacrónico, arbitrario y de una gran provocación”. “Si (Macri) realmente quiere hacer un traspaso ordenado del subte, ¿cómo va a salir a proponer que se limite el derecho de huelga y se congele el ingreso de nuevos trabajadores?”, se preguntó Fabio Basteiro. El titular del bloque de Buenos Aires para Todos agregó en esta línea una segunda pregunta: la de si el PRO no está buscando, con un texto que incluye puntos tan cuestionables, la no aprobación del proyecto para volver a demorar el traspaso del subte.

Mientras tanto hoy se realizará una nueva reunión entre el gobierno porteño, Metrovías y los metrodelegados para tratar de cerrar la paritaria de este año. Los trabajadores están pidiendo un aumento del 28 por ciento. Como tuvieron, en agosto, una mejora del 23 por ciento, lo que están discutiendo ahora son esos puntos de diferencia y el pago del retroactivo al mes de marzo. El secretario general de los metrodelegados, Roberto Pianelli, aseguró ayer que están “cerca” de llegar a un acuerdo que terminará con la larguísima –y varias veces interrumpida– negociación de los sueldos del 2012.

Compartir: 

Twitter
 

Los metrodelegados estiman que está “cerca” un acuerdo salarial.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared