ECONOMIA › CASI TODO EL ARCO OPOSITOR RESPALDARIA LA APERTURA DEL CANJE

Con luz verde en el Congreso

Referentes de la Unión Cívica Radical, el socialismo y el peronismo disidente señalaron a este diario que aceptarían una reapertura. El representante de Unión Popular, en cambio, se manifestó en contra.

 Por Sebastián Premici

Luego de la presentación realizada ante la Cámara de Apelaciones de Nueva York, el Gobierno dejó abierta una puerta para “ofrecerles” a los buitres la posibilidad de ingresar a una suerte de nuevo canje, en condiciones similares a las establecidas en 2005 y 2010, con quita incluida. Página/12 consultó a referentes de la UCR, el socialismo, el peronismo disidente y Unión Popular, entre otros, para conocer qué postura adoptarían en caso de que el Ejecutivo iniciase una nueva etapa del canje de deuda. Salvo Claudio Lozano, de Unión Popular, el resto de los consultados por este diario aceptarían, en principio, una nueva apertura.

“No hay una posición tomada dentro del bloque, pero nosotros actuaremos en función de los mejores intereses del país, aunque primero el Gobierno debería dar una mínima explicación de por qué se ha fracasado con el manejo de la deuda”, sostuvo a este diario el titular del bloque de la UCR, Ricardo Gil Lavedra.

–¿Qué otra opción propondrían? –preguntó este diario.

–La situación es gravísima, porque la decisión de Griesa podría hacer fracasar todo el canje. Igual, el fallo me parece un dislate. Aunque mucho ha contribuido a esta decisión la propia conducta del Gobierno, que dijo que no iba a cumplir con el fallo –agregó Gil Lavedra.

–El Gobierno sostuvo que no pagaría en condiciones adversas para el país. ¿Alcanza eso para que un juez falle en contra del país? –insistió este diario.

–Para nuestro sistema jurídico no. Pero jueces como Griesa tienen mucho celo sobre su jurisdicción.

Para la socialista Alicia Ciciliani, el Gobierno debería hacerle una propuesta a los fondos buitre “para superar este problema”. “¿Qué tipo de propuesta?”, preguntó este diario. “No deberían cambiarse las condiciones que se fijaron en el último canje. Esta es una cuestión de Estado que debería discutirse en el Parlamento. Desde el socialismo no podemos desconocer nuestra responsabilidad”, indicó la legisladora santafesina.

En 2009, cuando se votó la suspensión de la ley cerrojo para iniciar una nueva etapa del canje, el PS votó en contra, no así el radicalismo, que acompañó la medida. “Me parece central que el Gobierno haya reconocido que existe un problema remanente con la deuda externa. En este sentido, creo que hay un contexto favorable para el país. Europa está discutiendo el futuro de su deuda, por lo tanto están viendo cómo manejamos la situación. Argentina debe usar la fortaleza de su adversario, muchos en Europa esperan que nos vaya bien”, sostuvo el diputado Gerardo Milman, del GEN.

Si bien Milman no era diputado cuando se suspendió la ley cerrojo, todos los legisladores del GEN votaron en contra, en conjunto con la Coalición Cívica y el ARI, con quien formaban una alianza.

Por su parte, el peronismo disidente, que durante 2010 integró el famoso Grupo A, votó en aquel entonces a favor de una nueva apertura del canje. “Desde el bloque exigimos que antes de tomar cualquier decisión el ministro de Economía (Hernán Lorenzino) nos explique los alcances y condiciones de cualquier canje”, aseveró Enrique Thomás, titular del bloque Frente Peronista.

Por su parte, el diputado del bloque Unión Popular, Claudio Lozano, volvió a rechazar cualquier apertura del canje. “Nosotros tenemos enjuiciado el canje de 2010 por tráfico de influencias, así que no estamos de acuerdo. Toda esta situación es el resultado de no haber asumido otro camino, como la revisión e investigación de la deuda externa”, argumentó Lozano, quien agregó: “El Gobierno tomó el camino del respeto a la lógica financiera, con una quita, una redefinición de los acreedores. Esa lógica tiene como final el retorno a los mercados. En este sentido, el Gobierno debería haber mantenido abierto el canje desde un primer momento. Así y todo, el apriete de Griesa es una formulación extemporánea, que pone en cuestión todo el proceso de renegociación”.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

La oposición parlamentaria cuestiona al Gobierno, pero aceptaría la apertura del canje 2010.
Imagen: DyN
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared