EL PAIS › DANIEL SCIOLI DIALOGO CON PAGINA/12 Y SE REFIRIO A LA LEY DE MEDIOS

“Esta es una ley constitucional”

El gobernador bonaerense también habló de los saqueos. “Hubo grupos que irrumpieron violentamente y no a reclamar socialmente”, advirtió. “Me llevo bárbaro”, dijo de su relación con Cristina Kirchner y contó de la recomposición de su vínculo con Gabriel Mariotto.

 Por Santiago Rodríguez

En la antesala de su despacho se percibe ese clima característico de fin de año: hay decorados navideños, está el arbolito, obsequios que se acumulan e infinidad de colaboradores que van y vienen. A Daniel Scioli no parece alterarle su rutina. Saluda casi al mismo tiempo en que se despide de uno de sus ministros y antes de sentarse en la cabecera de la larguísima mesa en la que hablará con Página/12 da unas últimas instrucciones. Se va un 2012 que al gobernador bonaerense se le complicó allá por junio por las dificultades para pagar los aguinaldos y que en este mes de diciembre tuvo el ingrediente de los saqueos. Scioli prefiere no abonar ninguna hipótesis de quiénes estuvieron detrás de esos actos vandálicos porque dice que eso lo aclarará la Justicia, pero no deja de señalar que además de gente armada, “hubo convocatoria en redes sociales y autos que estarían identificados”. Tampoco pasa por alto otro tema que marcó el año que concluye: la disputa por la ley de medios. “Es constitucional”, afirma sobre la norma cuestionada por el Grupo Clarín y agrega que “si cumple su objetivo, que es fortalecer la libertad de expresión y abrir canales de participación, no hay por qué cambiarla”.

–El 2012 fue un año con dificultades y, de hecho, en la provincia hubo inconvenientes con el pago del aguinaldo. ¿Qué cabe esperar para el 2013?

–Para la provincia y para el país esperamos mayor crecimiento. La provincia ha ido achicando mes a mes la brecha de su problema estructural, que tiene que ver con la coparticipación y con el congelamiento del fondo del conurbano. Si cualquiera de las dos estuvieran actualizadas, la provincia tendría superávit.

–¿Lo sorprendieron los saqueos previos a Navidad?

–Fueron un golpe bajo para la gente, para todo lo que debe ser lo que inspiran las fiestas como marco de paz, de tranquilidad, de familia. Hubo grupos que irrumpieron violentamente y no a reclamar socialmente, por eso fueron detenidos bajo la figura de robo agravado; estaban armados. Fue un grupo minoritario en un área donde viven doce millones de personas. La actuación del ministro (de Justicia y Seguridad, Ricardo) Casal y de nuestra policía para controlar la situación fue ejemplar.

–Su conjetura de lo que hay detrás de los saqueos, ¿cuál es?

–Se está conjeturando y hablando mucho sobre lo que hay detrás de todo esto. Nosotros todavía tenemos 140 detenidos que tendrán muchas respuestas que dar a las preguntas que plantee la Justicia.

–Desde el Gobierno se apuntó contra Hugo Moyano. La misma Presidenta responsabilizó esta semana a sectores vinculados con el moyanismo.

–La respuesta va a estar en la investigación judicial, que va a dar más claridad en todo esto. Hay mucha información alrededor de esto; hubo convocatoria en redes sociales y autos que estarían identificados.

–¿Qué piensa del pase de Moyano a la vereda de la oposición?

–No soy un analista ni un comentarista de todo lo que anda dando vueltas, se dice o se hace. Mi trabajo es gobernar la provincia y estar muy atento a todo lo que son la prioridades de la gente.

–¿Cuál es hoy su relación con Moyano?

–Tengo una manera abierta para trabajar, que hace a mi función y que me lleva a hablar y vincularme con todos los sectores. Hablo con los secretarios gremiales de todas las áreas con influencia en la provincia. Con Facundo Moyano hablo de las autopistas, con Oscar Lescano sobre los problemas con las eléctricas, con Andrés Rodríguez por los estatales.

–Sobre su reunión con los peronistas opositores al gobierno nacional usted dijo que es algo “normal” porque “la democracia es diálogo”...

–... Es que hace a mi responsabilidad institucional. Si diputados nacionales me piden una reunión, ¿cómo no los voy a recibir? Aparte varios de ellos podrán tener a veces sus puntos de vista en disidencia, pero son del Frente para la Victoria.

–¿Con quién no se sentaría a hablar?

–Si tienen una representación institucional, no tengo problema en sentarme con nadie. Yo respeto las representaciones institucionales, las dio el pueblo y han llegado ahí por la voluntad de la gente. Respetarlas es respetar a la gente.

–¿Siente que eso le genera roces con el gobierno nacional?

–Depende con quiénes. La Presidenta habla muchas veces de la unidad nacional y hace referencia a la importancia de eso. A veces una cosa es el pensamiento de ella y otra el de algunos que quieren sobreactuar. Fíjese el gesto que tuvo la Presidenta con la Iglesia. A pesar del documento crítico de la Iglesia, se sentó y habló, y hace unos días recibió al enviado del Papa. Hubo algunos que salieron enseguida a atacar a la Iglesia, a cuestionar el documento y ella los recibió... Ahí veo una brecha, una diferencia...

–¿Diría que hay kirchneristas más kirchneristas que la Presidenta?

–Algunos a veces no con mala fe, pero sí con alguna actitud de querer ayudar o pensando en congraciarse, en definitiva no terminan facilitando las cosas y las nuevas demandas de la sociedad que tienen que ver con la mejor convivencia democrática, con la armonía, el respeto y el diálogo.

–En aquel encuentro estuvo Francisco de Narváez. ¿Pueden confluir en un mismo espacio en el 2013 o en el 2015?

–El está en una posición crítica con una identificación peronista. Pero a la vez ha tenido una actitud constructiva cuando hubo dificultades institucionales y de gobernabilidad en la provincia, cuando se necesitaron leyes que hubo que consensuar. Nobleza obliga, hay que reconocerlo. También otras fuerzas políticas han tenido una actitud de colaboración.

–¿Cómo le cae que Macri diga que usted es candidato del kirchnerismo?

–Si me lo quiere achacar como una chicana política, allá él. A mí me genera mucho orgullo haber sido vicepresidente de Néstor Kirchner e impulsado a la gobernación por él y por Cristina. En todo momento decido pensando en la gente, no en mi ego personal o en un proyecto individual. Tengo que tratar de tener la mejor relación posible con la Nación para favorecer a la gente de la provincia.

–¿El enfrentamiento por la basura es un asunto superado?

–Dos veces dije que la Ciudad tenía que cumplir la ley de basura cero y reducir los residuos que enterraba en la provincia. No lo planteé como un tema político, sino como un tema de gestión. Como no tenía una respuesta acorde con la dimensión del problema, lo planteé en forma más contundente y dije que mi paciencia tiene un límite y los rellenos también. Ahí hubo una reacción, una propuesta que se mejoró y una agenda de trabajo y un compromiso de trabajo que se protocolizó en un acta en el Ceamse y que empieza a ejecutarse después de la semana que viene.

–¿Algún otro tema vinculado con la Ciudad está por colmarle la paciencia?

–El tránsito me parece terrible, está insoportable la Ciudad. Ahora vamos a contribuir en parte cuando se abra el puerto de contenedores privados acá, que es una gran inversión privada de más de 300 millones de dólares, que va a descomprimir el puerto de Buenos Aires y por ende los camiones que entran al puerto y alteran el tránsito en esa zona de la Ciudad.

–¿La DOS, la Daniel Osvaldo Scioli, es la contracara de La Cámpora?

–Yo hago cosas por la positiva. Celebro que se esté nutriendo de muchos espacios políticos el proyecto nacional que lleva adelante la Presidenta, que tiene un montón de matices con ese espíritu frentista que siempre caracterizó al peronismo.

–¿Qué opina de la situación que se ha planteado con la ley de medios y la resistencia del Grupo Clarín a adecuarse a la nueva legislación?

–Esta es una ley constitucional y es la Justicia la que va a definir su aplicación.

–¿Lo dejó conforme la decisión de la Corte de rechazar el per saltum y convalidar la extensión de la medida cautelar que impide la aplicación de la ley para el Grupo Clarín?

–Tarde o temprano la Corte es la que va a tener la definición.

–Si fuera presidente, ¿impulsaría algún cambio a la ley?

–Es una ley sancionada por la mayoría del Congreso que se venía evaluando y trabajando desde hace tiempo. Si cumple su objetivo, que es fortalecer la libertad de expresión y abrir canales de participación, no hay por qué cambiarla. Se han ido dando un montón de lecturas y distorsionando lo que es el sentido de la ley. La libertad de expresión es un pilar de la democracia. Tiene que haber libertad de expresión absolutamente garantizada y consolidada y tiene que haber la mayor cantidad y pluralidad de voces. No puede haber pluralidad de voces sin libertad de expresión, ni libertad de expresión a costa de medios concentrados. Tiene que haber un equilibrio y lo que se va a ir implementando va a tener que avanzar en esa dirección. No puede ser que a la ley se le dé una interpretación de que es a favor o en contra de un diario, porque el diario va a seguir existiendo. La gente es la que decide si compra un diario o no lo compra.

–¿O sea que discrepa con los que adhieren al argumento del Grupo Clarín de que está en juego la libertad de expresión?

–Yo la interpreto en ese sentido y creo que en la implementación tiene que quedar muy claro eso. Las democracias van madurando y la gente está muy atenta a estas cuestiones. Hay que encuadrar objetivamente que en la práctica la ley significa fortalecer la libertad de expresión con mayor participación. Hace meses dije que en el marco del Estado de Derecho este era un tema que se iba a ir ordenando. El sistema en que elegimos vivir, gracias a Dios y en buena hora, es el democrático, en una República y con una Constitución, que tiene un Estado con tres poderes. Cada Poder tiene su responsabilidad. El Judicial tiene la responsabilidad de interpretar las leyes. Y la Corte es la última instancia que deberá resolver la aplicación de la ley.

–¿Comparte la idea de que es necesario democratizar la Justicia?

–Quiero ver el contenido de esa democratización. En la provincia, se avanzó en el tema del juicio por jurados. El proyecto para su implementación ya tiene media sanción y, de acuerdo con lo que hablé con el vicegobernador, la voluntad es sancionar la ley el año próximo.

–¿Con Gabriel Mariotto termina el año mejor de lo que empezó?

–Sí, y eso es bueno para la provincia, es bueno para él, es bueno para mí, para la gente y para la Presidenta, que nos confió esta responsabilidad.

–¿Qué hizo que el vínculo mejorara?

–Lo que anticipé en su momento, que el tiempo era un gran ordenador. Los dos, cada uno con su matiz y sus diferencias, hicimos el esfuerzo, la autocrítica y la voluntad para que esto sea así. Yo soy el gobernador, él es el vice y preside el Senado, yo respeto y quiero que me respeten. El respeto, como la lealtad, es un camino de ida y de vuelta.

–¿Hubiera anulado la venta del predio de Palermo a la Sociedad Rural?

–No soy opinólogo de todo lo que anda dando vueltas. Cuando a veces se me quiere cuestionar sobre mi ideología o mi pensamiento, digo que se fijen lo que hago. La policía judicial está en la Constitución y estuvo catorce años dando vueltas, ¿quién la implementó? ¿Quién sacó los presos de las comisarías? ¿Quién formó la policía en las universidades? ¿Quién logró que hoy el Ministerio de Justicia y Seguridad tenga tres subsecretarios civiles y que haya un fiscal a cargo de Asuntos Internos? Fortalecimos la Secretaría de Derechos Humanos con delegaciones en todos los municipios, la ley de derecho de nueva generación como la de fertilización asistida. Son políticas progresistas, de inclusión social, adaptadas a los tiempos modernos. ¿Quién promovió los juicios por jurados?

–Usted reconoce tener su propio estilo y hace unos días dijo que por compartir un proyecto político no todos tienen que ser iguales. ¿Cuáles diría que son sus diferencias con CFK?

–Las que están a la vista. Tengo diferencias con Cristina y me llevo bárbaro; tengo diferencias con Karina y hace treinta años que la conozco. Tener diferencias es bueno porque uno se complementa y se potencia.

–Siempre remarca que Kirchner lo eligió cinco veces para cargos de responsabilidad, que Cristina lo respaldó como su candidato a gobernador y que es eso lo que hay que observar. ¿Por qué cree que muchos kirchneristas pasan eso por alto y no terminan de confiar plenamente en usted?

–Hace diez años que es así y mirá todo lo que pasó. Son matices, puntos de vista... Por ahí a alguno le gusta lo que yo hago y no lo que hace el gobierno nacional. Respeto la libertad de opinión.

–Usted dijo que si Cristina se postulara otra vez para Presidenta, no la enfrentaría. Si ella propusiera impulsar una reforma de la Constitución para habilitar su re-reelección, ¿usted la apoyaría?

–Las definiciones políticas que yo tenía que dar las di y la respuesta a esa pregunta la dio ella en Estados Unidos; no hay más nada que agregar.

–¿Cómo piensa manejar el tema de la integración de las listas de candidatos para el 2013?

–Me sentaré y lo hablaré con la Presidenta, siempre fue así.

–¿Le parece que Sergio Ma-ssa se sumará a su armado político o lo imagina en una alternativa distinta de la suya?

–Habría que preguntárselo a él. Siempre integró las listas del Frente para la Victoria, si está pensando otra cosa no sé.

–La Presidenta advirtió que hay muchos que están preocupados por el 2015 y no se ocupan de las cosas que están pasando ahora. ¿Coincide?

–Nosotros miramos el día a día. El trabajo que nos ha encargado la gente por segunda vez es muy importante. Eso no significa que mis dirigentes no militen, ni que cuando tenga que dar definiciones políticas las dé con toda claridad, ni que yo no tenga voluntad, pero lo prioritario es atender esto.

–Algo de cara al 2015 estará pensando...

–En el deporte, en el campeonato mundial de Futsal, porque juego fútbol 5.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Bernardino Avila
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared