EL PAíS › ALBERTO WERETILNECK Y MIGUEL PICHETTO LE PIDIERON A OMAR GOYE QUE RENUNCIARA

Con invitación de salida

El gobernador de Río Negro y el senador del Frente para la Victoria advirtieron que “perdió sustento social”. Cuestionan su actuación frente a los saqueos que hubo en la ciudad antes de Navidad. El jefe comunal dijo que no renunciará y habló de “golpe institucional”.

San Carlos de Bariloche hierve, pero no por el calor de la temporada estival. Las altas temperaturas políticas se deben al conflicto desatado tras los saqueos de fin de año, que han puesto en jaque la continuidad del jefe comunal: el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, y el senador nacional por esa provincia Miguel Pichetto se reunieron ayer con el intendente Omar Goye y le pidieron que se apartara de su cargo para descomprimir la situación. El mandatario local dijo que no se irá “porque me votó la ciudadanía” y añadió que va a “resistir cualquier intento de golpe institucional”.

“Le pedimos el apartamiento del cargo porque el intendente es responsable de lo ocurrido en Bariloche”, contó Pichetto de lo que junto a Weretilneck conversaron con Goye y explicó: “Una salida ‘acordada y ordenada’ no implica un acto antiinstitucional o antidemocrático”.

La reunión con Goye fue en el salón VIP del aeropuerto de Bariloche y duró más de una hora. Weretilneck y Pichetto se trasladaron hasta esa ciudad frente a la negativa del intendente de viajar el jueves a Viedma, la capital rionegrina, para celebrar allí el encuentro. Además de charlar con el intendente, el gobernador rionegrino y el jefe del bloque de senadores del Frente para la Victoria se reunieron durante la jornada con integrantes del Concejo Municipal, con la conducción del sindicato municipal y con legisladores a quienes les hicieron saber que consideraban que “la mejor salida para Bariloche sería que el intendente diera un paso al costado”.

Pichetto advirtió que Goye actuó con “negligencia e impericia” frente a los saqueos. Remarcó que “el día que ocurrieron no estaba en Bariloche” y que se trató de “una profecía autocumplida”. “La semana previa convocó a empresarios para pedir recursos para evitar saqueos que luego iban a ocurrir”, prosiguió y sostuvo que aquellos que no accedieron a hacerlo “fueron marcados y fueron los que sufrieron los mayores daños”.

“Perdió sustento social”, analizó Pichetto sobre el jefe comunal. En ese punto coincidió Weretilneck. “Es imposible gobernar una ciudad como Bariloche sin el respaldo de la población”, planteó el gobernador, quien aseguró que “la comunidad responsabiliza a Goye”.

En un comunicado que difundió luego del encuentro de Weretilneck y Pichetto, la gobernación señaló que el intendente “se comprometió a evaluar las alternativas y a ofrecer una respuesta en los próximos días para definir la situación”. Entonces el intendente también fue consultado sobre lo hablado en la reunión y el pedido de renuncia y manifestó que “no fue planteado con esa integridad de palabras”, sino que “se dio por entendido”. Agregó que “en estos días se está hablando de golpe institucional y de cuestiones que traen muy malos recuerdos a la gente y principalmente a los barilochenses”. Y expresó que “como humano uno tiene la posibilidad de rectificar algunos rumbos y nosotros estamos trabajando para que la ciudad empiece a cambiar algunos paradigmas que la tienen postrada desde hace muchos años y no sólo desde el gobierno de Goye”, en alusión a su propia administración.

Con el correr de las horas, endureció su posición en una conferencia de prensa con la que puso un cierre a una jornada tensa, en la cual ratificó que no tiene pensado renunciar a su cargo. “No me voy a ir porque me votó la ciudadanía”, declaró y anticipó que va a “resistir cualquier intento de golpe institucional”. Dijo también que “la primera salida institucional es en 2015”, aludiendo a la fecha que culmina su mandato iniciado el 10 de diciembre pasado, y le solicitó a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner que fuera “la garantía de la institucionalidad” en el gobierno barilochense.

Más allá de lo que Goye diga o tenga intención de hacer, Pichetto fue claro sobre su futuro cuando habló de su pérdida de sustento social: planteó que el Concejo Deliberante de Bariloche “tendrá que evaluar” la situación y, en función de eso, adoptar las medidas del caso. “La salida es una de las alternativas más concretas”, admitió Pichetto en referencia al alejamiento del intendente.

Compartir: 

Twitter
 

Weretilneck y Pichetto se reunieron con Goye en el salón VIP del aeropuerto de Bariloche.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.