EL PAíS

La CGT se reúne con el Gobierno para ganar puntos

Daer irá hoy a encontrarse con Alberto Fernández. La central oficial quiere armar una agenda que vaya más allá del PAMI.

 Por Diego Schurman

Cansada de ser noticia por el conflictivo tema del PAMI, la CGT negocia por estas horas un encuentro formal con el Gobierno para hablar de cambios en la política laboral y salarial. La idea de forzar una modificación de la agenda se profundizó luego del traspié que significó la permanencia de los polémicos sindicalistas Domingo Petrecca y Reynaldo Hermoso en la obra social de los jubilados, pese a que la conducción cegetista los había conminado a dejar sus cargos de directores.
“Tenemos que cambiar el eje de la discusión. No puede ser que cada vez que nos mencionan en la Casa Rosada sea para pegarnos por lo que pasa en el PAMI”, señaló a este diario un conspicuo miembro del consejo directivo de la CGT.
Según el sindicalista, apenas asumió el poder Néstor Kirchner se comprometió a un encuentro con la cúpula gremial. El mercantil Armando Cavalieri difundió públicamente esa posibilidad luego de una visita a Balcarce 50.
El tiempo pasó y la cita nunca se concretó. Hubo excusas formales. Los gordos del sindicalismo encontraron en el largo viaje a Ginebra, donde participaron de la asamblea anual de la OIT, el mejor argumento. El Gobierno habló de problemas de “agenda”.
Lo cierto es que en el medio se produjo la gran polémica por el PAMI y la resistencia de Petrecca y Hermoso, estrechamente vinculados a Luis Barrionuevo, a dejar sus poltronas del directorio. Luego de varios dimes y diretes, la conducción de la CGT accedió al pedido de Kirchner y anunció la remoción de los dos gremialistas.
La decisión trasladó la polémica hacia el seno del sindicalismo, que terminó dividida entre los que apoyaron la resolución del titular de la CGT, Rodolfo Daer, y los que la repudiaron, un arco de gremios ligados al barrionuevismo.
Sin embargo, ese gesto conciliador de los gordos de la CGT no se tradujo en hechos: el martes, dos semanas después del comunicado cegetista anunciando la remoción de Petrecca y Hermoso, se comprobó que ambos dirigentes se mantenían firmes en sus oficinas del PAMI. A tal punto que Daer reconoció ayer que debió remitir nuevamente la comunicación de las renuncias.
Ante semejante escenario, ahora la CGT apura una negociación con el Gobierno para aparecer como interlocutor en todas y cada una de las discusiones relacionadas al ámbito laboral y salarial. El titular de la Unión Personal Civil de la Nación, Andrés Rodríguez, reconoció ayer a la agencia DyN que existen contactos informales para garantizar una inminente cumbre con Kirchner.
Página/12 confirmó además que hoy mismo el Gobierno recibirá en la Casa Rosada a un representante sindical para intercambiar posiciones sobre un cúmulo de temas. Entre ellos, la intención de CGT de incorporar los 200 pesos al valor remunerativo del salario de los trabajadores, la generación de fuentes de empleo y una fuerte embestida contra el trabajo en negro.
No se dijo, pero obviamente el PAMI será uno de los temas centrales de la conversación. La CGT no quiere hacer demasiadas olas. Está convencida que el tema los perjudica y que no hay margen para entrar en conflicto con un gobierno de signo peronista y con apenas un mes en el poder.
Por el otro, temen que la continua difusión de las irregularidades que se descubren en la obra social no responde únicamente a una política de transparencia de la administración de Kirchner, sino que lo traducen como una estrategia oficial que tiene como objetivo ir preparando el terreno para una intervención, que el propio Gobierno reconoce como altamente probable.

Compartir: 

Twitter
 

El PAMI ha significado un nuevo descrédito para la CGT.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.