EL PAíS › PARTE DE PROYECTO SUR Y LA UP ROMPIERON CON EL FRENTE AMPLIO UNEN

Una alianza que pierde socios

La conducción bonaerense del partido liderado por Solanas rechazó acordar con “los cómplices del saqueo y la desigualdad”. Lo mismo ocurriría en otras provincias. Unidad Popular construirá su propia alternativa electoral en 2015.

 Por Miguel Jorquera

Mientras los integrantes del Frente Amplio Unen discuten la expansión de la alianza electoral hacia el centroderecha, ex y posibles aliados de centroizquierda clausuraron definitivamente la opción de integrar esa coalición en 2015. A Fernando “Pino” Solanas se le sublevó parte de su propia tropa en la provincia de Buenos Aires, donde la conducción de Proyecto Sur acordó que “no integrará el Frente Amplio Unen” en el estratégico territorio bonaerense. “No seremos parte de ninguna alianza con los aparatos del bipartidismo, que han sido responsables y cómplices del saqueo y la desigualdad”, afirmaron sus dirigentes. Un camino que seguirían otros distritos que tampoco comparten la sociedad de Solanas con Elisa Carrió y el radicalismo. En tanto, la Unidad Popular que encabezan los diputados Víctor De Gennaro y Claudio Lozano ratificó la conducción partidaria a nivel nacional que consagrará en un congreso la decisión de construir su propia alternativa electoral para la próxima disputa presidencial, alejada del FAP y su alianza con la UCR.

Los sectores disidentes con la política de alianzas que Solanas le impuso a Proyecto Sur intentaron sin suerte dar el debate dentro de la estructura partidaria. El primer síntoma de rebeldía fue no sumarse a la campaña del porteño Unen y negarse a reproducir el mismo esquema en otras provincias. Con la posibilidad remota de disputarle la estructura partidaria a Mario Cafiero –presidente del partido provincial y uno de los armadores de la política aliancista de Solanas– en medio de una dura pelea por la tenencia de las fichas de afiliación para el reconocimiento electoral en el distrito, ahora los disidentes bonaerenses están dispuestos a romper con Pino. Se proponen comenzar su propio camino en la construcción de un frente electoral para 2015, que “conserve los principios –afirman– que le dieron origen” a Proyecto Sur.

La resolución de los bonaerenses, encabezados por el secretario general de Proyecto Sur, Claudio Giorno, y otros dirigentes, también despierta simpatía en otros distritos. El ex candidato a vicepresidente Jorge Cardelli es uno de los principales referentes de los disidentes a nivel nacional y quien lidera la rebelión en la Ciudad de Buenos Aires. El mismo camino seguirían las conducciones partidarias en provincias como Neuquén, que dirigen Juan José González (asesor económico de la ex Zanon y otras empresas recuperadas) y el concejal en Cutral-Có Carlos Moraña; Misiones, con el referente del Movimiento Pedagógico de Liberación Rubén Ortiz, y Tucumán, entre otras.

Esta situación dejaría al cineasta sin estructura y militancia partidaria en varias provincias, y en desigualdad de condiciones para negociar en el interior de la coalición electoral a la que Solanas decidió tributar. Enrolados en la Corriente de Emancipación Nacional, los militantes de Proyecto Sur “decepcionados” con Pino ya trabajan en la construcción de un frente junto a otros partidos y organizaciones de centroizquierda que se alejaron del FAP por los mismos motivos.

La Unidad Popular también se encamina a clausurar definitivamente la posibilidad de confluir en la alianza FA-Unen. Pese a su condición de fundadora del FAP, la UP decidió abandonar el frente electoral cuando el PS y el GEN privilegiaron su alianza con el radicalismo. El sábado pasado, con una elección de lista única en diez distritos –ciudad y provincia de Buenos Aires, Neuquén, Catamarca, Tierra del Fuego, Jujuy, Corrientes, Salta, Santa Fe y San Juan–, la UP terminó el proceso de conformación como partido nacional, que presidirá De Gennaro. Su segundo paso será un congreso nacional, donde confirmará el camino de construir su propia alternativa electoral para 2015 “por fuera de las caducas estructuras del PJ y la UCR”.

Los afiches que proponen en la paredes de la Ciudad a “De Gennaro presidente” son en referencia a la conducción partidaria, pero también a instalar al diputado y dirigente de la CTA opositora como posible cabeza de una fórmula presidencial para 2015. Mientras tanto, siguen articulando una política de alianzas con Marea Popular, que junto al Frente Popular Darío Santillán decidieron fusionarse en el intento de conformar otro partido de alcance nacional. Otro posible aportante a ese frente sería el Partido del Trabajo y el Pueblo (PTP), que conduce el dirigente piquetero de la CCC Juan Carlos Alderete. Y no descartan que los disidentes de Proyecto Sur –con los que ya trabajan en Capital– también confluyan en el nuevo frente. La idea de la futura coalición es abrir las candidaturas a los movimientos sociales y ecologistas que libran batallas regionales y locales y que nunca antes adhirieron a fuerzas partidarias ni participaron en compulsas electorales.

Lo cierto es que ni la UP ni los disidentes de Proyecto Sur serán parte de la alianza electoral que integran la UCR, el FAP, la CC y Solanas.

Compartir: 

Twitter
 

Diversos sectores de Proyecto Sur marcaron su disidencia con las alianzas tejidas por Solanas.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.