EL PAíS › LA PRESIDENTA ANUNCIó DOS ESCULTURAS EN LA PLAZA DE LA REPúBLICA PARA RECORDAR A “LOS DOS GRANDES LíDERES DEL SIGLO XX”

Un homenaje que unió a Perón con Yrigoyen

A los 40 años de su muerte, Cristina Kirchner recordó a Perón y sumó a Yrigoyen, cuyo aniversario es mañana. Destacó que ambos fueron derrocados y dedicó duras críticas al Poder Judicial por convalidar los golpes de Estado.

La presidenta Cristina Kirchner encabezó ayer en la Casa Rosada el acto de homenaje a Juan Domingo Perón al cumplirse 40 años de su fallecimiento, al que sumó la figura del ex presidente radical Hipólito Yrigoyen, de quien mañana también se cumple el aniversario de su muerte. Los unió como los “dos grandes líderes populares del siglo XX”, que además tienen en común que “fueron hostigados por los grandes medios de comunicación y los intereses dominantes”. De Perón en particular, recordó que “fue acusado de haberse robado todo y tener cuentas en Suiza, hasta de estupro”, y dedicó más de un párrafo al Poder Judicial. “El único poder que nunca sufrió ningún derrocamiento, que se fue sedimentando en capas y que estableció como doctrina judicial que los golpes de Estado eran válidos y legítimos en la República Argentina”, dijo CFK al destacar que ambos presidentes sufrieron golpes militares.

En el acto, realizado en el Salón de las Mujeres Argentinas, la Presidenta descubrió una maqueta con las dos esculturas de Yrigoyen y de Perón que entregará al Gobierno de la Ciudad para que, si la Legislatura lo aprueba, sean emplazadas en la Plaza de la República. Las imágenes son en hierro, al estilo de las de Eva Perón en el Ministerio de Desarrollo Social o la del padre Mugica.

La Presidente definió que fue el “yrigoyenismo” –lo llamó así, distinguiéndolo del radicalismo– el que se caracterizó por “la defensa irrestricta de los intereses del pueblo y de la Nación” y que fue el peronismo –lo diferenció del justicialismo– “con mayor profundidad, el que siguió ese legado histórico”. Según el proyecto oficial, las figuras de los ex presidentes se erigirían a ambos lados del Obelisco, “como custodiando el legado histórico del siglo XX”, imaginó Cristina Kirchner. Comentó que los diseños serán a “escala humana”, porque consideró que el monumentalismo aleja a los grandes hombres y mujeres, por lo que prefería imágenes más próximas.

“Fueron hombres formidables, pero fueron hombres con virtudes y defectos, hombres normales, con un coraje especial y responsabilidades muy especiales. Por eso hemos querido brindar este homenaje y le vamos a entregar esto al Gobierno de la Ciudad para que, si su Legislatura lo aprueba –que descuento lo hará–, con espíritu democrático, podamos brindárselos a ellos, que fueron derrocados por dos golpes militares”, subrayó. El acto de ayer contó con la presencia de ministros, legisladores, intendentes, historiadores, representantes de organismos de derechos humanos, de organizaciones empresariales, sindicales y sociales.

La Presidenta leyó fragmentos de libros escritos por Félix Luna y Norberto Galasso describiendo las circunstancias que rodearon esos golpes, el “hostigamiento” al que se refirió CFK de los medios e intereses dominantes. “Cualquier semejanza con la realidad es pura casualidad, como dicen las leyendas”, ironizó. Enumeró las acusaciones que sufrió Perón. “No le faltó ningún ingrediente, pero ahí está, en la historia, y de todos los que hablaron de esos nombres no se acuerda nadie, no porque se los haya suprimido por ley, no se necesitó ley ni decreto para suprimir esos nombres, es la historia la que sepulta a los mediocres y a los traidores a la Patria”, sostuvo.

La parte más picante, sin duda, fue la referente al Poder Judicial, que arrancó recordando que la doctrina de los golpes que comenzó con el de 1930 “fue convalidada por la Corte Suprema de Justicia”. Hizo mención a que en el recordado desfile del Bicentenario había una carroza con la Constitución Nacional, las urnas y el sillón de Rivadavia en llamas, pero que la balanza de la Justicia no, aunque “estaba como oscura, porque fue el único poder que nunca sufrió ningún derrocamiento”.

“No fueron los partidos políticos populares, no fuimos los políticos –tan denostados, vilipendiados, calumniados–, fueron jueces, fueron fiscales, fue el Poder Judicial de la Nación el que convalidó la doctrina de los golpes de Estado”, remarcó la Presidenta. “Esto es bueno recordarlo en todos los tiempos, porque siempre los que tenemos que revalidar títulos somos quienes estamos en la primera magistratura o quienes ocupan sus bancas en las cámaras de Diputados o de Senadores, en los concejos deliberantes, en las intendencias, que validan sus títulos cada dos años o cada cuatro, según dure su mandato, es el pueblo el que los elige y los pone. Esto no siempre fue así en la República Argentina, y fue convalidado por el Poder Judicial, el único poder que se autogobierna y se autoelige también a partir de mecanismos que algún día deberán cambiar”, reflexionó.

Respecto de estos cambios en la Justicia consideró que “no me tocará a mí, no le tocará al próximo, pero la historia es indetenible, avanza, y los cambios estructurales y sociales tienen que verse reflejados en el conjunto de la sociedad, porque si no la sociedad termina focalizando adecuadamente dónde está la verdadera raíz de sus problemas. Y finalizó: “Tardará más o tardará menos, pero ese momento en definitiva siempre llega, y sobre todo cuando afortunadamente en la Argentina vivimos períodos de democracia y de institucionalidad como nunca antes se habían vivido en el Poder Legislativo y en el Poder Ejecutivo en toda su historia”.

Compartir: 

Twitter
 

La presidenta Cristina Kirchner encabezó ayer el acto de homenaje a Perón junto a ministros, legisladores y sindicalistas.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.