EL PAíS › LAS MOVIDAS DE LIJO Y LA DEFENSA DE BOUDOU

Juego de posiciones

El juez no convocó al vicepresidente para que amplíe su declaración y la defensa tampoco hizo ninguna presentación. La defensa de Ciccone elevaría varios pedidos de nulidad.

El juez Ariel Lijo y la defensa de Amado Boudou jugaron ayer a una especie de juego del gato y el ratón. Formalmente, el magistrado no firmó ninguna convocatoria para que el vicepresidente amplíe su indagatoria este viernes, tal como lo pidió, antes de que Lijo lo procesara. La defensa tampoco hizo ningún movimiento porque, como se sabe, Boudou está en Panamá, en la asunción del nuevo presidente, y los abogados recién conversarán hoy sobre la posibilidad de que vaya a declarar el viernes. Todo indica que Lijo hoy va a enviar un oficio a los letrados de Boudou diciéndoles que, si quieren, tienen un horario fijado para la ampliación de la indagatoria. En forma paralela, los defensores de la familia Ciccone anticiparon que hoy presentarán varias nulidades, entre ellas una clave, que Nicolás Ciccone haya declarado como testigo y que eso haya sido fundamental para armar la acusación posterior del juez.

Desde un punto de vista legal, la ampliación de la indagatoria no tiene ningún efecto, por cuanto el procesamiento ya se concretó y los argumentos los usarán Boudou y su defensa en la apelación ante la Cámara Federal. Es más, una citación tajante del juez sonaría a ironía, algo así como “lo voy a escuchar ahora, pero, lo siento, ya lo procesé”.

Del lado de las defensas de Boudou, seguramente van a opinar que técnicamente no tiene ningún sentido ahora ampliar la indagatoria. Los abogados Diego Pirota, Eduardo Durañona y Déborah Lichtman ya están trabajando en la apelación que, todo indica, entregarán el viernes. De manera que lo que tienen para decir se lo dirán no al juez, sino a la Cámara. Habrá que ver la opinión de Boudou, que llega desde Panamá. Vía telefónica ya manifestó que quiere hacer una defensa pública frente al procesamiento, pero habrá que ver si sirve hacerla delante del juez que, por otra parte, ya impidió anteriormente que ingresen cámaras y micrófonos.

El abogado de Nicolás Ciccone, Maximiliano Rusconi, presentará hoy varios pedidos de nulidad y también prepara la apelación al fallo de Lijo. La principal objeción es que el magistrado –contra la opinión del fiscal Jorge Di Lello– le tomó declaración como testigo, por lo que tuvo que prestar juramento de decir verdad, lo que no corresponde a un imputado. La cuestión es que –según Rusconi– el juez tomó partes del testimonio de Nicolás Ciccone para armar la acusación: por ejemplo, que hubo una reunión entre Ciccone y Boudou en Telefe y en un restaurante de Puerto Madero. Por lo tanto, el letrado pide la nulidad de aquella testimonial y del procesamiento dictado por el juez el viernes. A esto se agregará el pedido de nulidad de otros testimonios de la familia Ciccone: de Olga, la hija de Nicolás, y de las sobrinas del empresario, Silvia y Graciela. Es que si las cosas se encuadran como las plantea el juez, que los Ciccone le pagaron una coima a Boudou y su grupo para que salven la empresa, las hijas de los fundadores habrían declarado contra sus padres, algo que –según Rusconi– viola las disposiciones del código.

Compartir: 

Twitter
 

Boudou estuvo ayer en la asunción del presidente de Panamá.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.