EL PAíS › IGNACIO GUIDO MONTOYA CARLOTTO FUE DECLARADO CIUDADANO ILUSTRE DE CAñADóN SECO

En el sur, en el nombre del padre

El nieto de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo viajó a la ciudad santacruceña de Cañadón Seco para visitar a su familia paterna y festejar el cumpleaños de su abuela Hortensia Montoya. “Es una máquina de sabiduría”, la definió el joven.

El nieto de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, Ignacio Guido Carlotto Montoya, se autodefinió como “el más privilegiado” ayer en Cañadón Seco, lugar donde creció su padre, Walmir “Puño” Montoya, asesinado en la última dictadura cívico-militar. “Hasta hace dos meses tenía una vida fenómena y ahora más fenómena, ya que sumé dos nuevas familias”, apuntó en una breve conferencia de prensa que ofreció para medios locales. Las autoridades de esa ciudad santacruceña aprovecharon su visita para destacarlo como ciudadano ilustre.

El nieto recuperado viajó el fin de semana a la ciudad patagónica de sus orígenes paternos. Además de conocer la tierra de Puño, el monumento a la memoria que el gobierno local construyó en homenaje de él y de otros dos jóvenes militantes asesinados por el terrorismo de Estado y visitar Bahía Lángara, el espacio en donde los Montoya decidieron esparcir las cenizas del joven luego de que sus restos fueran identificados, en 2009, Ignacio quiso compartir el cumpleaños de Hortensia Montoya, Tenchi, su abuela paterna.

“Es una máquina de sabiduría”, la definió el joven durante la conferencia de prensa que ofreció ayer, poco antes de regresar a su Olavarría de crianza. Según explicó, el viaje a Cañadón Seco tiene como objetivo “reconstruir una línea de afecto que fue suspendida durante tanto tiempo”. En ese sentido, describió así el fin de semana: “48 horas húmedas en las que estuvimos muy bien comidos y bien bebidos”. También comparó la sensaciones que lo atraviesan con lo que vivió aquellos días de encuentro con su familia materna, los Carlotto: “Ver la felicidad de ellos y tener la sensación de no haber hecho demasiado, ser yo y con eso alcanza”.

En la conferencia también aprovechó para agradecer el homenaje “innecesario” que las autoridades locales le dedicaron al declararlo ciudadano ilustre de Cañadón Seco. El jefe comunal de la ciudad, Carlos Soloaga, definió la visita del nieto recuperado 114 como “un día histórico”, una apreciación a la que Ignacio Guido le bajó el tono con humildad: “No hice nada, el cariño y las muestras de afecto entiendo que corresponden a mi papá, me siento agradecido. Es movilizante, soy muy parecido y verme en la foto golpea”, apuntó.

“Me voy con la firme promesa de volver y estar todo lo que podamos acá para poder disfrutar de una persona tan linda y tan sabia”, añadió. “Hoy me siento el más privilegiado. Hasta hace dos meses tenía una vida fenómena y ahora más fenómena. No me siento atravesado por la desgracia, son instantes de felicidad”, consideró cuando la prensa lo consultó sobre los cambios que había sufrido su cotidianidad a partir de que supo que es el hijo que, apenas nacido, le arrebataron a Laura Carlotto, la hija de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo.

Compartir: 

Twitter
 

Ignacio Guido Montoya Carlotto volvió a hablar sobre el reencuentro con su familia.
Imagen: AFP
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.