EL PAIS › FALLECIO ENRIQUE PETRACCHI, INTEGRANTE DEL MAXIMO TRIBUNAL DE JUSTICIA DESDE 1983

El juez de las tres décadas en la Corte

El ministro de la Corte Suprema murió a los 78 años. Se definía como “un liberal al estilo inglés” y reconocía su afinidad con la justicia social del peronismo. Había sido nombrado por Alfonsín junto a Carlos Fayt y, en los ’90, se opuso a la mayoría automática.

A los 78 años murió Enrique Petracchi, ministro de la Corte Suprema de Justicia. Hacía tiempo que sufría de una grave enfermedad que le afectaba el páncreas, y aunque en marzo se había hablado de la posibilidad de que tomara una licencia, finalmente el máximo tribunal había aclarado que seguiría en su cargo mientras pudiera cumplir con sus funciones. Afín al peronismo, Petracchi integró la Corte durante los últimos treinta años, donde se opuso a la mayoría automática que secundó a Carlos Menem, defendió el derecho al divorcio y respaldó el reclamo de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) a tener personería jurídica. La muerte de Petracchi se sumó al deceso, en mayo pasado, de la también jueza de la Corte Carmen Argibay, y al anuncio del juez Eugenio Zaffaroni acerca de que éste será su último año en el máximo tribunal (ver aparte).

Por disposición de su familia, los restos de Petracchi son velados en una sala privada y serán inhumados hoy en el cementerio de Recoleta.

Petracchi había sido nombrado como integrante de la Corte Suprema de Justicia en 1983 por el entonces presidente Ricardo Alfonsín, tras la recuperación de la democracia. Junto con Carlos Fayt, era uno de los miembros más antiguos del máximo tribunal.

Había nacido en una familia de abogados. Su padre, Enrique Carlos Petracchi, fue procurador del Tesoro de la Nación, y su abuelo, César Petracchi, titular de una de las primeras escribanías de la Argentina. El continuó esa tradición familiar. Ingresó al Poder Judicial a los 20 años, como auxiliar de un juzgado civil, mientras hacía la carrera de Abogacía en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, donde se graduó con honores.

Identificado políticamente con el justicialismo, fue promovido a la Procuración General de la Nación en el último gobierno de Juan Domingo Perón; cuando renunció, la Justicia electoral lo designó veedor del Partido Justicialista. Como ministro de la Corte, la presidió en dos oportunidades, entre 1989 y 1990, durante la gestión de Carlos Menem, y entre 2004 y 2006, durante la presidencia de Néstor Kirchner.

Petracchi se definía a sí mismo como “un liberal al estilo inglés”. A fines del año pasado, contó: “A mí se me consideró siempre peronista no porque fuera del partido peronista, sino porque hay una única cosa del partido peronista que yo acepto, que es la justicia social”. Y agregó: “Una vez, un juez norteamericano me dijo: ‘Doctor, usted acá tiene fama de peronista y liberal y eso es una contradicción’. Entonces yo le dije: ‘Doctor, yo veo que usted es liberal y sin embargo tiene un crucifijo colgando, y eso también es una contradicción”.

Una de sus definiciones más recordadas es la que rechazó el estereotipo del juez sin ideología. “Se dice que los jueces no son políticos, pero ¡cómo no van a ser políticos! Son políticos les guste o no. A lo sumo, les va a pasar lo que al cangrejo, que es crustáceo pero no lo sabe”, dijo en 1988 a la revista de la UBA Lecciones y ensayos.

Durante el menemismo se enfrentó a la mayoría automática que comandaba su par Julio Nazareno. Petracchi puso así su firma a muchas de las disidencias a los fallos más cuestionables dictados por los cinco jueces alineados con el gobierno de Menem, aunque sin llegar a ser una oposición cerril.

En el año 2002 enfrentó un pedido de juicio político, aunque la acusación fue desestimada por mayoría de votos de la Cámara de Diputados. El ministro había superado los 75 años, edad dispuesta como tope por la Constitución para integrar el cuerpo, aunque reclamó –siguiendo el antecedente de Fayt– continuar en su despacho. Obtuvo una sentencia favorable que le permitió seguir en la Corte.

Su muerte fue informada durante la mañana de ayer con un comunicado de prensa de los jueces de la Corte, publicado en la página del Centro de Información Judicial (CIJ). Luego, el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, escribió a su vez una despedida que dio a conocer tanto en su nombre cono en el de sus colegas. “Personalmente he podido valorar su entereza frente a la enfermedad que sabía irreversible, y lo pudimos acompañar, como también haremos con su familia en momentos tan tristes”, señaló. “Este año ha sido muy penoso por la pérdida de dos queridos colegas, pero también sabemos que tenemos una responsabilidad frente al pueblo de la nación, que es la de brindar confianza, seguridad y protección a los derechos de los ciudadanos, y así lo haremos.”

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak, también lamentó la muerte de Petracchi, al que recordó como “un jurista brillante, un demócrata moralmente honesto, y valiente”.

“Siempre interpretó la ley teniendo en cuenta la Constitución, la voluntad del legislador y los intereses populares, especialmente los sectores más desprotegidos y vulnerables”, expresó. Alak sostuvo que Petracchi “deja un legado ejemplar, un modelo de juez honorable que estuvo siempre al servicio de los intereses de la Patria y del pueblo”.

Compartir: 

Twitter
 

“Se dice que los jueces no son políticos, pero ¡cómo no van a ser políticos!”, dijo alguna vez.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.