libero

Lunes, 13 de octubre de 2014

FUTBOL › PERDIA 1-0 Y SE CAIA DE TODO, PERO LO DIO VUELTA EN EL SEGUNDO TIEMPO

A los tumbos, Boca sigue en carrera

Central se imponía con un gol del Trencito Valencia y le pegaba un golpe de nocaut a Boca; pero dos defensores, Echeverría primero y Marín después, lograron torcer la historia en tres minutos. En los rosarinos fueron expulsados Acevedo y el DT Russo.

 Por Juan José Panno

Boca perdía el tren, se bajaba definitivamente del campeonato. Iban 20 minutos del segundo tiempo, perdía 1-0 (gol del Trencito Valencia a los 45 minutos) y no le encontraba ninguna vía para acercarse con peligro a la estación Caranta. La gente alentaba casi por inercia y, de pronto, uno de los defensores de Central, Lucas Acevedo, fue a buscar una pelota dividida con Gigliotti y medio brazo, medio codo lo sacó de la jugada. El joven árbitro Darío Herrera (29 años) lo sacó a Acevedo de la cancha. Tal vez alcanzaba con la amarilla para castigar la infracción, pero la exagerada caída de Gigliotti le marcó a Herrera que debía ser roja directa. Fue la clave del partido, el punto de partida de cualquier análisis para entender cómo fue que Boca dio vuelta la historia y encarriló otra vez la ilusión de dar pelea. Es que los jugadores de Central, en inferioridad numérica, abrumados por el marco que desde ese momento se hizo infernal, agotados físicamente por el esfuerzo (no se debe olvidar que el jueves se habían enfrentado a River por la Copa Argentina) se fueron arrinconando contra su propio arco, se olvidaron de Orion y se entregaron. Arruabarrena llenó la cancha de delanteros y volantes ofensivos (Calleri por Castellani, Martínez por Erbes) y Russo sacó a Becker, Niell y Montoya para sumar gente y, con la cancha convertida en una caldera, llegaron los goles.

Primero Echeverría, con un zurdazo después de un cabezazo de Calleri; y sobre el pucho Marín, conectando un centro de Chávez en una jugada de flipper. Fuera de contexto, llama la atención que estando en la cancha Chávez, Martínez, Gigliotti, Calleri y Acosta, los goles hayan sido conquistados por defensores. Pero lo real es que, en las dos jugadas, el área rosarina estaba superpoblada y cualquier podía haberla empujado a la red. Los hinchas, que en los primeros diez minutos habían dedicado toda clase de cantos a River y que en el entretiempo parecían planchados, explotaron con los goles y terminaron montando un ruidoso festejo, natural en estos casos.

Cuando se iban de la cancha, todavía eufóricos, algunos escucharon las declaraciones del Vasco Arruabarrena que ponía todo en su lugar. “Está muy bueno eso de ganar con el corazón, el resultado siempre importa, pero para que los resultados lleguen en continuidad hay que mejorar, nosotros tenemos que levantar mucho”. Cuando en la conferencia de prensa lo sacaban de la línea, volvía una y otra vez: “Tenemos que mejorar, tenemos que mejorar”. Y es rigurosamente cierto. El primer tiempo de Boca no puede quedar en el olvido para el DT y los jugadores ni, mucho menos, para quienes lo miran con frialdad desde afuera.

Boca, con la complicidad de su rival, produjo uno de los peores fragmentos de partido de este torneo. No podía dar tres pases seguidos, los jugadores pegaban por llegar a destiempo, cometían toda clase de errores conceptuales y exasperaban perdiendo pelotas fáciles o haciendo todo lo contrario de lo que aconsejaba la jugada. Una sola vez, en esos 45 minutos iniciales, Boca armó una jugada asociada con cinco o seis pases precisos y Meli, que llegaba de frente, la mandó a la tribuna. Una sola vez Central había producido un circuito de toques que empezó con un error de Carrizo y terminó con el pase de Becker y el cabezazo de Valencia, sobre el final del primer tiempo.

El cambio cantadísimo de Luciano Acosta por Carrizo (su peor actuación desde que llegó a Boca) empezó a mejorar la imagen del equipo de Arruabarrena, pero lo que terminó de inclinar la cancha y el resultado fue la expulsión de Acevedo.

Boca sigue en carrera; pero a los tumbos no va a llegar muy lejos.


Estadio: Boca.

Arbitro: Darío Herrera.

Goles: 44m, Valencia (C); 74m, Echeverría (B); 77m, Marín (B).

Cambios: 46m, Acosta (6) por Carrizo (B); 62m, Calleri por Castellani (B); 64m, Gómez Andrade por Becker (C); 68m, Encina por Niell (RC); 71m, Martínez por Erbes (B); 76m, Barrientos por Montoya (C).

Incidencia: 61m, expulsado Acevedo (C).

Compartir: 

Twitter
 

n Echeverría festeja su primer gol con la camiseta de Boca. Acosta se suma para la celebración del empate parcial. Tres minutos después llegó el tanto de Marín.
Imagen: Julio Martín Mancini
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.