EL PAIS › GABRIELA MICHETTI TRATARA DE CONVENCER A MACRI DE QUE LO MEJOR ES POSTULARSE EN LA CIUDAD

Una candidata que no se quiere bajar

La senadora le dirá al jefe de Gobierno que lo mejor para su proyecto es que el PRO haga una alianza a nivel nacional y que ella sea candidata local. Cree que le costará convencerlo.

 Por Santiago Rodríguez

“Ya nos vamos a juntar. No te dejes llevar por los microclimas”, fue la devolución de Mauricio Macri al último mensaje que Gabriela Michetti le mandó para recordarle que deben juntarse a hablar de su futuro político. Michetti no sabe cuándo se sentarán finalmente a conversar, pero sí tiene claro lo que le dirá: que quiere ser candidata a jefa de Gobierno porque ése es el mejor aporte que puede hacerle a su campaña presidencial. Tiene todo un discurso armado y una fundamentación política de por qué su candidatura en la ciudad de Buenos Aires sería lo más conveniente para Macri, pero aun así no está segura de poder convencerlo porque percibe que otros –empezando por Horacio Rodríguez Larreta y Jaime Duran Barba– ya lo han convencido de que le daría más rédito electoral sumarla en su boleta como candidata a vicepresidenta. “En ese caso, la alternativa sería ir a la guerra”, le proponen en su entorno, aunque a Michetti no la entusiasma tanto esa idea.

En el menú de candidatos PRO, la única duda es justamente Michetti. Rodríguez Larreta –su archirrival en la interna macrista– trabaja desde el día mismo en que llegó a la Jefatura de Gabinete de la Ciudad con el objetivo final de hacerse del sillón que hoy ocupa Macri; de campaña desde hace tiempo, ahora redoblará sus apariciones ya formalmente como precandidato. Los otros que salieron a ratificar que están en carrera son Diego Santilli y Christian Ritondo.

El intercambio de mensajes en el que Michetti le recordó a Macri que se debían una charla fue el viernes. El jefe de Gobierno estaba en Londres y le planteó que a su regreso a Buenos Aires tenía una agenda complicada. La idea que le transmitió fue que tampoco había tanto apuro en juntarse.

Desde ese momento no volvieron a abordar el tema. Estuvieron juntos en la cena del centenario del Partido Demócrata Progresista y también en la Asamblea Nacional del PRO, pero no se dijeron ni una palabra del asunto. Tampoco lo hicieron luego de que Macri decidiera que los porteños votarán a su sucesor el 5 de julio. Si ningún candidato –como se presume– consigue entonces la mitad más uno de los votos, habrá segunda vuelta el 19 de julio. Las primarias serán el 26 de abril.

“Cuando se junten a hablar, se va a encontrar con una pared. A Macri le han taladrado la cabeza con que le conviene llevarla de vicepresidenta”, analizó ante Página/12 un operador político de Michetti sobre lo que será su encuentro con el líder PRO, y apuntó contra Rodríguez Larreta y Duran Barba, a quien le reprocha un doble juego: “Asesora a Macri pero también a Rodríguez Larreta en su campaña como candidato a jefe de Gobierno. Es lógico que le diga a Macri que Michetti debe ir de vice, porque sacarla del escenario de la Ciudad es lo que le conviene a su cliente”.

El argumento de Michetti para tratar de convencer a Macri de rever una decisión que ella supone que ya tiene tomada es de índole política. “Tenés que liderar algo más amplio que el PRO y eso debe expresarse en la fórmula presidencial”, cuentan que será su planteo en la charla. Su expectativa de máxima es que Ernesto Sanz logre encolumnar al radicalismo y acompañe a Macri en la boleta. Sabe que es difícil que el mendocino saque los pies del plato de la UCR si sus correligionarios no lo acompañan. La alternativa en la que piensa en ese caso es el cordobés Oscar Aguad, a quien ve menos atado a su partido. Michetti le dirá a Macri que en ese esquema lo suyo es la Jefatura de Gobierno. “Le puede dar un triunfo contundente en la Ciudad, instalar la idea de que es posible ganar la nacional y pegársele en los tres meses de campaña que quedarán para las presidenciales. Eso es mejor que acompañarlo en la fórmula”, fundamentan los estrategas políticos de la senadora.

Si Macri insiste en pedirle que lo acompañe en la boleta, Michetti buscará postergar la definición. Su percepción es que el paso del tiempo puede jugarle a su favor, que lanzarse dos meses antes o dos meses después no le cambia mucho porque ya está instalada y que mientras tanto puede madurar un acuerdo nacional del que surja el segundo de la fórmula. Lo otro que le queda es darle el sí a Macri o “ir a la guerra”.

Compartir: 

Twitter
 

Gabriela Michetti tiene una charla pendiente con Mauricio Macri para definir su futuro.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared