EL PAíS › LA OPOSICION ANTE LOS CAMBIOS EN INTELIGENCIA

Entre críticas y cautela

Algunos pidieron tiempo para estudiar el proyecto y otros como Cobos (UCR) y Pinedo (PRO) anticiparon su rechazo. La mayoría ya se había opuesto antes de conocer el texto.

Hermes Binner, Julio Cobos, Federico Pinedo y Sergio Massa

Algunos legisladores opositores se tomaron cierta reserva para analizar y luego opinar sobre el proyecto que el Ejecutivo envió ayer al Senado para disolver la actual Secretaría de Inteligencia (SI) y formar la nueva Agencia Federal de inteligencia (AFI). Otros, mantuvieron su postura de rechazar la iniciativa del Ejecutivo. Desde el radicalismo no hubo postura oficial, sólo el precandidato presidencial Julio Cobos reiteró que “es un error” que las escuchas queden a cargo de la procuración y propone que sea la Corte Suprema la que maneje el tema, al tiempo que reclamó que la oposición tenga la presidencia y la mayoría en la bicameral de Fiscalización de los Organismos de Inteligencia. El massismo se excusó de emitir opinión hasta analizar el texto con su jefe político, Sergio Massa, para pronunciarse. Los senadores macristas guardaron silencio, en cambio sus diputados ratificaron su rechazo. “Sólo es un cambio de nombre”, dijo el jefe de la bancada PRO Federico Pinedo. “El Gobierno no tiene ninguna legitimidad para proponer nada”, sumó Laura Alonso.

El presidente de la UCR, senador mendocino y precandidato presidencial, Ernesto Sanz, dijo que el Gobierno “todos los días inventa algo” para “tapar” la muerte del fiscal Alberto Nisman, aunque no hubo pronunciamientos de los senadores radicales sobre el texto del proyecto. En cambio, el diputado y adversario de Sanz por la precandidatura presidencial, Julio Cobos, se mantuvo activo en las redes sociales.

Cobos compartió en su cuenta de Facebook “opiniones sobre los cambios en la SI”. Allí, sostuvo que “el problema no es la ley, el problema es el oficialismo” y coincidió con Sanz al afirmar que con la iniciativa “intenta correr el eje del problema”, en referencia a la denuncia de Nisman contra el Gobierno y su posterior muerte. “Es un error transferir la Dirección de Observaciones Judiciales del área de Inteligencia a la procuración, cuando debería quedar bajo el ámbito de la Corte Suprema”, sentenció Cobos sobre las escuchas judiciales. Luego reclamó que el oficialismo ceda la presidencia y la mayoría de la comisión bicameral de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia.

Sin senadores propios, los diputados massistas se excusaron ante este diario de opinar sobre el texto del proyecto oficial que ayer ingresó al Senado. “Seguramente, primero lo van a analizar con Sergio (Massa) para luego emitir opinión”, sostuvieron sus voceros ante Página/12. El senador cordobés del Frente Cívico, Luis Juez, también prefirió pronunciarse cuando llegue de regreso al país tras sus vacaciones y se encuentre con el texto de la iniciativa en el Senado. Su compañera de bancada, Norma Morandini, dijo que la “nueva SIDE es una provocación”, antes de que se conociera el texto oficial cargó contra la procuradora general Alejandra Gils Carbó al rechazar que las escuchas queden en manos de la procuración.

El diputado socialista y precandidato presidencial del FA-Unen, Hermes Binner, expresó a través de un comunicado su opinión política. “La Presidenta pretende tapar con el ruido de los aplaudidores el problema acuciante de la Argentina de hoy, que es la muerte del fiscal Nisman y su necesidad de un urgente esclarecimiento”, sostuvo el presidente del PS, que se refirió a su recorrido de campaña por la villa cordobesa de Carlos Paz pero no se manifestó sobre el proyecto que ayer ingresó al Senado. Los dos senadores macristas ayer no se pronunciaron sobre el proyecto que comenzará a discutirse el martes en la Cámara alta. Pero los diputados PRO se encargaron de denostar la iniciativa. “Es un cambio de nombre”, dijo Pinedo y sostuvo que la SI “debería ser un organismo democrático, que se preocupe por defender los derechos de las personas, como la privacidad, y no meterse adentro de su casa y su teléfono”, sin reparar que su jefe político, Mauricio Macri, está procesado por escuchas ilegales.

“Cristina no tiene autoridad moral” para reformar la SIDE en el último año de su mandato, sostuvo la beligerante Alonso. La diputada PRO, una de las últimas personas que hablaron con Nisman, insistió en que “el contexto” para apartar al fiscal de la causa AMIA “estaba echado” y aseguró que la Presidenta es “políticamente responsable” de su muerte. Luego reclamó que la aprobación de los nuevos jefes de la AFI requiera de dos tercios del Senado y no “mayoría simple” como deja entrever el texto y al igual que Cobos reclamó que la oposición tenga mayoría en la bicameral fiscalizadora.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.