EL PAíS › ANTONIO STIUSO NO SE PRESENTó A SU CITACIóN EN LA EX SIDE

El faltazo del ex espía

El abogado Santiago Blanco Bermúdez informó que su cliente no está en el país y dijo que no tiene posibilidad “de ubicarlo”. Lo convocaron para que explique demoras en la causa AMIA.

El ex director de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia (SI) Horacio Antonio Stiuso pegó el faltazo y no cumplió con la citación que le enviaron las autoridades del organismo, quienes lo habían requerido para que explique supuestas “conductas dilatorias e irregulares” en su accionar en la investigación de la causa AMIA. Su abogado, Santiago Blanco Bermúdez, informó que su cliente no asistió porque no está en el país y negó tener posibilidad “de ubicarlo”. Para el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, Stiuso y Nisman formaban parte de una “confabulación” para ocultar que “no trabajaban”.

La citación del ex espía para que se presentase ayer en la sede de la SI fue informada por su actual titular, Oscar Parrilli, en conferencia de prensa. Parrilli y el subjefe del organismo, Juan Martín Mena, buscan explicaciones sobre una conducta “dilatoria e irregular” que presuntamente se percibe en un pedido de entrecruzamiento telefónico que el fiscal Alberto Nisman le había solicitado, en el marco de la causa AMIA, hace diez años.

En esa conferencia, Parrilli señaló que en 2005, Nisman y el entonces fiscal (Marcelo Martínez) Burgos remitieron a Stiuso “entre 24 y 30 discos compactos con llamadas internacionales entrantes y salientes de la Argentina realizadas entre 1991 y 1996 para efectuar un entrecruzamiento”. Tal como informó este diario el pasado jueves, tal situación fue advertida por los flamantes fiscales a cargo de la Unidad de Investigación especial sobre el atentado a la sede de la mutual judía, Sabrina Namer, Roberto Salum y Patricio Saladini.

Al parecer, Stiuso ni nadie dentro de la ex SIDE que respondiera a él realizaron ese informe. El fiscal que murió en circunstancias dudosas el pasado enero lo reclamó en 15 notas, enviadas entre ese año y 2013. En sus respuestas, Stiuso advertía que el trabajo estaba a punto de resolverse, pero nunca entregó nada. “Al momento de su jubilación, Stiuso no hizo entrega de documentación alguna ni refirió sobre la existencia de tareas en curso, pendientes de respuesta o de importancia y urgencia en relación a la investigación”, dijo Parrilli, y agregó que tampoco “se han encontrado en las distintas áreas notas o documentos que avalen estas tareas”.

Según los funcionarios nacionales explicaron la semana pasada, Stiuso “está jubilado y por ley está obligado a asistir” a su llamado. Indicaron también que, el día anterior, habían enviado la citación legal a “todos los domicilios” del ex agente, incluido el de su abogado, el único que se presentó ayer en la SI.

“Se encuentra en el exterior”, informó a la prensa, en la puerta del edificio donde funciona la central de espías, ubicado en 25 de Mayo 11. “No tengo contacto con él y no tengo cómo ubicarlo”, precisó, aunque reclamó, frente a los micrófonos de la prensa, que su cliente “no está notificado de la citación que se libró el último día hábil” de la semana anterior.

Del gabinete nacional, el único que opinó sobre el tema fue Fernández, quien durante los minutos matinales que dedica a la prensa, antes de ingresar a la Casa Rosada, criticó a Stiuso y a Nisman, a quienes acusó de integrar una “confabulación” para demostrar que trabajaban “denodadamente”, cuando “en realidad no lo hacían”.

Para Fernández, hubo “una suerte de cartón pintado” en la investigación sobre el atentado a la AMIA liderada por el fiscal hallado muerto en el baño de su vivienda, en enero pasado: “Nada que tenga criterio y situaciones ordenadas de lo que tendría que haber sido la investigación y con un presupuesto de 34 millones de pesos, con 40 empleados y un sistema de inteligencia a su disposición, entre otras ventajas”, consideró. En ese sentido, descalificó la tarea del fiscal como “endeble y ligada a un manejo discrecional e insensato de los fondos que se le asignaron y que quieren que uno se calle la boca y escuche a un periodista chiquitito que anda por ahí preocupado porque critico a Nisman” y, por último, concluyó: “Hay muchas cosas que están siendo investigadas en este momento y que exhiben una desidia y una anomia absoluta en cualquiera de las acciones, pero sobre todo a gastos que no se justifican”, destacó.

Compartir: 

Twitter
 

El abogado de Antonio Stiuso, Santiago Blanco Bermúdez, en la puerta de la SI.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.