EL PAIS › FRENTE A LA CASA ROSADA SE REALIZO LA TERCERA JORNADA PARA CELEBRAR LA REVOLUCION DE MAYO

Una plaza ocupada por la música y los jóvenes

 Por Sergio Sánchez

La tercera jornada para celebrar el 205º aniversario de la Revolución de Mayo se vivió como una verdadera fiesta popular, al igual que los días anteriores. Frente a miles de personas que acompañaron desde muy temprano, se subieron al imponente escenario montado frente a la Casa Rosada artistas que representan las expresiones musicales más significativas del país: tango, folklore y rock, un género que ya nos pertenece. Así como el tango tuvo un lugar privilegiado la primera jornada y el sábado fue el turno de las propuestas más cercanas al rock, ayer el eje estuvo puesto en la música de raíz folklórica y la canción latinoamericana. Durante el fin de semana, en la grilla no sólo hubo lugar para músicos de larga trayectoria, sino que pudieron mostrar lo suyo artistas de las nuevas generaciones, como Tanghetto (tango), Utopians (rock), Raíz y Canto (folklore). Hoy, entre otros, cerrarán los cubanos de Buena Vista Social Club.

Pese al frío que se empezó a sentir en los últimos días, la Plaza de Mayo estaba copada por jóvenes, familias enteras y vendedores que aprovechaban para hacerse el mango. Un clima de alegría y celebración se respiró durante todo el día. Cerca de las cuatro de la tarde, el grupo de música infantil Bigolates de Chocote fue el primero en ponerle baile y color al escenario principal. Los más chiquitos, acompañados por sus padres, abrían grandes los ojos y protagonizaban un hecho cultural que tal vez quedará marcado en su memoria. Luego llegó el turno de Raíz y Canto, una de las bandas ganadoras del concurso Maravillosa Música, impulsado por el Ministerio de Cultura. Los músicos apelaron al folklore más tradicional y se lucieron con un par de chacareras. Desde un enfoque más rockero, los chicos de Karavana mezclaron el folklore latinoamericano con reggae, ska y guitarras al palo. En esta misma línea, Arbolito, uno de los precursores del rock folklórico, realizó un set musical que conectó con el público joven. Además de canciones propias, como “Baila baila”, “Este abrazo” (dedicada a Néstor Kirchner) y “Pachamama”, sorprendieron con una versión de “De igual a igual”, de León Gieco.

Después de los conciertos de Mariana Baraj y María y Cosecha, se subieron al escenario dos de los mejores dúos del folklore argentino: los mendocinos Orozco Barrientos (con sus clásicos “Celador de sueños” y “Los ojos del amor”) y los santiagueños radicados en Córdoba Dúo Coplanacu. “Los que vengan (a gobernar) tendrán que pensar en lo que se hizo y ustedes serán los guardianes de esa memoria”, interpeló Liliana Herrero y un aplauso ensordecedor se adueñó de la Plaza. La cantante le puso su sello original a “Tu nombre y el mío” (Lisandro Aristimuño) y “Confesión del viento” (Juan Falú y Roberto Yacomuzi). Y se despidió con unos versos a capella de “El tiempo está después”, del uruguayo Fernando Cabrera: “Un día nos encontraremos en otro carnaval”.

Luego, el segmento musical se dividió en dos grandes bloques: un homenaje a Mercedes Sosa, llamado “Traigo un pueblo en mi voz”, y “Se trata de nosotras”, un concierto colectivo que reúne a artistas disímiles entre sí que hacen causa común para prevenir y denunciar la trata de personas con fines de explotación sexual. Con la dirección musical de Luciana Jury, el colectivo –que cuenta con un disco– puso en escena a intérpretes y compositoras que se caracterizan por abordar una canción generosa en estilos. Lejos de la tradición o la pureza musical, transitan sin rodeos por el folklore, el reggae, el hip hop, la cumbia, el tango, el rock y la electrónica. De esta manera, Hilda Lizarazu hizo suya “Como la cigarra” (María Elena Walsh), Jury emocionó con “Post-crucifixión” (Spinetta) y todas juntas acompañaron a Sofía Viola en “Respirar el alba”. También se presentaron Miss Bolivia, Sara Mamani, Soema Montenegro, Barbarita Palacios, Camila López, Andrea Alvarez, Georgina Hassan y Roxana Carabajal, entre otras.

Otro canto colectivo tuvo lugar en el homenaje a Mercedes Sosa, la cantora tucumana que se convirtió en la voz de Latinoamérica. Un nutrido grupo de folkloristas y cantantes repasó las composiciones que La Negra inmortalizó en su vasto y diverso repertorio. Sonaron así en la voz de Liliana Herrero y Nahuel Penissi “Yo vengo a ofrecer mi corazón”, de Fito Páez. A su turno, el uruguayo Rubén Rada se le animó a “Toda cambia”, Julia Zenko interpretó la chacarera “Dejame que me vaya”, el jujeño Bruno Arias viajó a Santiago del Estero con “Entra a mi pago sin golpear” y Zenco y Baraj se unieron en “Barro tal vez”, de Spinetta. También participaron Horacio Fontova, David Lebon y Raúl Porchetto.

Las actividades de la Semana de Mayo culminarán hoy con los conciertos de los cubanos Buena Vista Social Club, Víctor Heredia, Agarrate Catalina, Ana Prada, Banda de Zamba junto a La Colmena del Sur, DJ Diamante, Támesis y la presentación del Combinado Argentino de Danza, entre otros. Y habrá un segmento llamado “Canciones prohibidas”, en el que sonarán composiciones censuradas por el antiguo Comfer durante la dictadura. En esta parte se subirán al escenario Chino Laborde, Pablo Dacal, Gabo Ferro, Tonolec, Faauna + Alika, Fabi Cantilo + David Lebón + Fer Isella, Javier Malosetti, Emilio del Guercio, Ignacio Montoya Carlotto + Palo Pandolfo, Leo García + Litto Nebbia y Bersuit.

Compartir: 

Twitter
 

Pese al frío, durante toda la jornada se respiró un clima de alegría y festejos.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared