SOCIEDAD › OPINION

Linchamiento de mujeres

 Por Horacio Cecchi

Para el análisis del papel de los medios, que la violenta respuesta a la muerte de Catherine Moscoso haya sido producto de una acción vandálica organizada con la pretensión de desestabilizar, o haya consistido en el estallido de un supuesto magma social, poco importa. En realidad una u otra posibilidad se montan en ancas de la acción mediática.

¿Qué dijeron los medios sobre lo ocurrido en Monte Hermoso? Dijeron que se trató de un “descontrol”; que “unas 200 personas se encontraban en estado de furia”; que se trató de “un desborde inigualable”; que “se trató de una violenta pueblada” y hasta llegaron a describirlo pretenciosamente como “una protesta popular”. También mencionaron que el abuelo de un sospechoso “fue linchado” y que falleció más tarde en un hospital. “Linchado.” Llama la atención que hayan dedicado tan mínimo espacio a un tema que hace un año ocupó las tapas de los matutinos y llevó horas de despliegue en la tevé.

Invito a los lectores a asociar ideas sin intentar avanzar sobre si hay trasfondo político o no, porque creo que podría cegar el análisis de lo que están diciendo en el fondo de los fondos.

Digamos que el “descontrol” se encuentra en la misma línea argumental que el “estado de furia” de las indeterminadas “unas 200 personas”. O lo irruptivo y desacostumbrado de un “desborde inigualable”. También la “violenta pueblada” (¿alguien conoce una pueblada pacífica?). Mi hipótesis es que todas estas descripciones de los acontecimientos de Monte Hermoso corren en el mismo nivel que el “linchamiento”. Hace un año las noticias definían al linchamiento como un desborde injustificable pero obligado por la situación de personas que sin ser violentas habitualmente quedan a merced de la injusticia y en su defensa se “descontrolan”.

Desde mi perspectiva, el linchamiento es un eufemismo periodístico que permite instalar la idea de venganza solapada bajo la definición de “justicia por mano propia”, que de justicia no tiene nada, sólo es violencia consentida por de quien viene. Si estamos de acuerdo, el linchamiento (o sea, el homicidio agravado por indefensión), opera en esa línea como un efecto del “descontrol”, del “desborde popular”, la “pueblada” y demás.

¿Qué están haciendo los medios cuando describen estos hechos vandálicos de Monte Hermoso como un “descontrol”? Están diciendo que el linchamiento forma parte de ese desborde, malo pero justificado. Muertes y violencia consentida.

Como respuesta a un femicidio, muerte y violencia consentidas.

¿Acaso no es ese mismo discurso el que describe al femicidio como una muerte consentida? O a qué llaman describirlo a partir de la vestimenta “provocativa”, los gestos “sensuales” que los medios suelen robar del perfil de Facebook. Actitudes que permitirán explicar al femicida, que será entonces un “loco”, que no se pudo “controlar” ante tanto “desborde”.

En lugar de pensarlo como uno más, no como un loco, ni un descontrolado, sino la generalidad de los tipo(s) a los que se les permite ser violentos porque la cultura los sostiene como su parte argumental. Si no fuera consentido por la cultura (la casi totalidad de los tipos y por una importante cantidad de mujeres), el discurso mediático no podría sostener la aberrante línea discursiva de descontrol que naturaliza el femicidio. Digámoslo con los adecuados eufemismos: se están cometiendo linchamientos femeninos.

P. D.: me llama poderosamente la atención la mínima idea deslizada de “leve retraso madurativo” de Catherine. ¿Estaremos ante otra manera de justificación solapada?

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

El cuerpo de Catherine Moscoso fue hallado sepultado en una duna.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared