EL PAIS › SEGUNDO NUMERO DE LA REVISTA HORIZONTES DEL SUR

“Una aspirina cotidiana”

El politólogo Edgardo Mocca presentó otro número de la revista que dirige junto a Hebe de Bonafini y Víctor Hugo Morales, quien la definió como un antídoto frente a los que tergiversan la realidad.

“Está en nuestras manos formar observatorios en todos los lugares, así cuando (Daniel) Scioli se quiera correr un poquitito le vamos a decir ‘señor, por ahí no’.” La frase de Hebe de Bonafini, presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, interrumpió el discurso del politólogo Edgardo Mocca durante la presentación del segundo número de su revista Horizontes del Sur, anoche en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Pocos minutos antes Mocca había afirmado: “Vamos a hacer lo posible, y también lo imposible, con toda la voluntad y toda la fuerza, para que la fórmula Scioli y Zannini gane las elecciones, no puede haber en esto la más mínima duda”. Y recogió un aplauso aislado.

“Es una expresión real de una relación de fuerzas que surge de cualquier binomio que no contenga a Cristina Kirchner, pero podemos utilizar esta gambeta de la política, este hecho de que Cristina no se puede reelegir para impulsar nuevas formas orgánicas, generar nuevos cuadros y que los que se formaron en estos años hagan una experiencia por ocupar cargos dirigentes en organismos representativos. Es un paso atrás para dar dos o tres adelante”, agregó el anfitrión de una mesa que también integró el periodista Víctor Hugo Morales. A su criterio, la fórmula Scioli-Zannini “sintetiza de manera magistral la anulación del plan de la derecha argentina, que era que el gobierno de Cristina saliera en medio de un gran incendio, y estamos en vigilia porque lo van a seguir intentando”. Mocca describió que ese proyecto tenía “tres patas” e incluía “la desestabilización económica, generando corridas, forzar devaluaciones y ajustes, luego que la calle se volviera incontrolable, con ciertos saqueos y pseudoparos organizados por Moyano, Miceli y el impresentable de Barrionuevo”. En ese momento, Hebe le acotó que habrían contado “con la izquierda que los ayuda”, a lo cual Mocca replicó “mal llamada izquierda”. Para el politólogo, la intención era “producir una grieta para que el kirchnerismo retrocediera o se convirtiera en una secta progresista biempensante, pero eso se cortó con la conducción de Cristina y la fórmula Scioli-Zannini, que nos permite tener un punto de partida para mirar con optimismo el futuro”. Ahí intervino Bonafini por segunda vez para expresar la necesidad de controlar al gobernador bonaerense y candidato a presidente del Frente para la Victoria, y provocó una ovación. Entre los invitados estuvo el dirigente alfonsinista Leopoldo Moreau, el arquitecto Rodolfo Livingston;la presidenta de la Cámara de Casación, María Laura Garrigós de Rébori, y el presidente de la Afsca, Martín Sabbatella.

Pero Bonafini, que estaba sentada a su lado, ya había hecho anteriores acotaciones. Como cuando Mocca estaba hablando sobre el papa Francisco y ella le dijo “pregunto porque quiero saber, si te convertiste al catolicismo yo también”, y causó risas en el auditorio colmado del aula 300 de la sede de Sociales en Constitución. “Cuando uno lee la exhortación apostólica del Papa o la encíclica Laudato Si va a encontrar una coherencia y un mensaje que apunta a lo mismo que todas y cada una de las páginas de la revista Horizontes del Sur”, afirmó Mocca.

En su discurso, Bonafini preguntó “cuántos de ustedes fueron a ver a un pibe a una villa, o a una cárcel”, porque “ellos son los que necesitan que los escuchemos”. Tras describir las condiciones infrahumanas que viven los chicos y chicas en los institutos de menores, dijo: “Estar en este lugar es un privilegio, este libro es revolucionario y provocador pero la filosofía hizo que en este libro no se hablara de los chicos pobres”.

Poco antes, Víctor Hugo Morales había repasado varios de los conceptos que surgen de las notas de esta publicación, donde “una nota sale de otra como el día sale de la noche”. Se detuvo en mencionar la “visión escéptica de Jorge Alemán, que sostiene que el neoliberalismo parece el crimen perfecto, a la esperanzadora de Alvaro García Linera, para quien ‘el mundo va a cambiar porque nos estamos jugando el destino’, o en citar a Jristóforos Soumilas, que habla de que ‘el objetivo estratégico sigue siendo superar al capitalismo y formar una sociedad socialista’” para recuperarnos. El relator y conductor de radio y televisión dijo que la revista es como “una aspirina cotidiana para tomarse si acaso uno se ve sometido a las noticias que tergiversan la realidad o mienten, un refugio de gente que todavía piensa para que podamos entender mejor”.

Mocca había elogiado a Morales al expresar que “es la voz más potente de la batalla cultural y comunicacional”. En el cierre instó a que “no nos saquen la fe de que esto que hemos empezado se puede continuar, hay mucho pragmatismo cínico que menosprecia el debate de ideas, el próximo gobierno será nuestro pero lo que importa es lo que nosotros vamos a hacer, y esta revista es un granito de arena”. El final lo volvió a poner Bonafini, que instó al público, ante la inminente visita del presidente de Bolivia Evo Morales, “a apoyar el reclamo de salida al mar, hagan una carta a la señora (Michelle) Bachelet diciéndole para qué quiere tanto mar, que le dé a Bolivia ese cachito que pide”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.