EL PAIS › TRAS EL GIRO DISCURSIVO

Macri, el intimista

 Por Werner Pertot

De la mano de la estrategia de acercar a Mauricio Macri al electorado que evidencian sus spots, se publicó en la web del jefe de gobierno porteño un texto en el que cuenta en primera persona su secuestro. “Con el tiempo, llegué a estar convencido de que la libertad que recuperé después de mi secuestro fue mucho mayor de la que tenía antes”, escribió en un relato en el que también hay fotos de las hijas de su primer matrimonio, de Juliana Awada y de su hija Antonia para reforzar el carácter intimista. El texto –titulado “El gran desafío”– es profuso en citas y lecturas: Sin novedad en el frente, de Erich María Remarque, Francisco de Asís (en un giro laico, no escribió “San Francisco”), Doris Lessing y una letra de Gustavo Cerati encabezan los cuatro apartados del post que se dedican a su secuestro, su presidencia en Boca, su familia y una explicación de por qué quiere ser presidente.

“Cuando fui a abrir la puerta de mi casa, uno de los tipos me agarró por atrás y otro me golpeó en la cara con el puño”, relató Macri, que fue subido a un auto y metido en un ataúd. “Me ataron las manos y los pies con alambre y me pusieron una capucha en la cabeza. Me empezó a faltar el aire. Tenía miedo”, describió. “En la profunda oscuridad del cajón de muertos, algo en mi interior cambió para siempre”, relató.

“Boca me educó para la vida con enseñanzas que aún hoy guían mis actos”, señaló Macri. “No sé muy bien cómo explicarlo, pero aprendí que la realidad no es algo estático que no podemos modificar. Boca me enseñó que nada es imposible”, compartió su revelación el candidato presidencial del PRO.

En el tercer apartado, Macri respondió una pregunta que, según Macri, le hizo “una señora”: ¿por qué quiere ser presidente? “Es una pregunta que me formulo con frecuencia”, admitió el jefe de gobierno. “Nadie quiere ser presidente por una sola razón. Quiero ser presidente porque estoy convencido de que puedo ayudar a que todos los argentinos tengan una vida feliz.” Macri sostuvo que dice esa meta “con simpleza” (no escribió “simplicidad”, que remite a lo simple, sino “simpleza”, que remite, según la RAE a “bobería, necedad”). También se preguntó si podía ganar las elecciones: “La respuesta no está en mi. Si los argentinos creen que no estamos condenados a un país frustrado, postergado, deprimido, enfrentado entre hermanos, malignamente cíclico, las condiciones están dadas”. Se ve la costura de Jaime Durán Barba en el apartado en el que Macri afirmó que las elecciones no se ganan con “llenar actos con gente que llega en micros”, ni con “hablar a los gritos en contra de nadie”. Son algunos de los ejes del libro El arte de ganar, escrito por el consultor ecuatoriano.

El último apartado se refiere a sus hijos, siguiendo la consigna de Durán Barba de emocionar al lector. Relata cómo los vio crecer a los primeros tres y ahora a Antonia Macri, y concluye: “La vida es cambio”.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.