EL PAíS › MACRI ANUNCIO QUE SANZ SERIA SU MINISTRO DE JUSTICIA Y CARRIO, EMBAJADORA EN EUROPA

Con un destino listo para cada socio

El líder del PRO adelantó el rol que ocuparían los jefes de la UCR y la Coalición Cívica en un eventual gobierno de Cambiemos. Además, ratificó a Bullrich como ministro de Educación nacional. El próximo sábado realizarán un acto en el microestadio de Argentinos Juniors.

Mauricio Macri ya tiene elegido un destino para sus dos principales socios políticos. El candidato presidencial de Cambiemos anunció ayer, durante una recorrida por localidades bonaerenses, que en caso de ganar la presidencia, el titular de la UCR, Ernesto Sanz, será su nuevo ministro de Justicia. A la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, en cambio, la tendrá un poco más lejos: en una embajada europea. Sin dar muchas precisiones, el jefe de Gobierno porteño anticipó además que creará nuevos ministerios y ratificó otro nombre de su eventual gabinete: el actual ministro de Educación de la Ciudad, Esteban Bullrich, quien pasaría a ocupar esa cartera a nivel nacional.

A un mes de las elecciones nacionales, el frente Cambiemos sigue con dificultades para mejorar su desempeño de las primarias del 9 de agosto, cuando entre sus tres postulantes obtuvo el 30 por ciento. Según la encuesta que publicó Página/12 en su edición de ayer, el jefe de Gobierno contiene una buena parte de ese voto, pero se cae unas décimas debajo de la barrera de los treinta puntos. El sondeo de la consultora CEOP ubica, por otro lado, a Daniel Scioli por encima de los 41 puntos, convirtiendo a la fórmula del FpV en vencedora en primera vuelta.

En ese contexto, tratando todavía de reponerse del golpe que significó el escándalo del caso Niembro, ayer Macri sorprendió con la propuesta para Sanz, quien en las PASO sacó el 3,5 por ciento. “Ya anuncié a Esteban Bullrich como ministro de Educación”, dijo ante las primeras consultas periodísticas. Pero ante la pregunta sobre otros nombres agregó: “Sí, hay uno que está presente. Ernesto Sanz como ministro de Justicia”. El radical, que compartía la recorrida por Azul, Tandil y Olavarría, prefirió no hacer comentarios al respecto. Estaba junto al ministro de Gobierno y armador político del PRO, Emilio Monzó, y la candidata a gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.

Para escapar de alguna definición política, el titular del Comité Nacional recurrió al humor. “No me ofrecieron nada de comer, tengo más hambre que en una interna de la UCR”, ironizó el senador por Mendoza, que culmina su mandato el 10 de diciembre. Al referirse al tema de la gobernabilidad, Sanz consideró que “el elemento aglutinador del próximo gobierno no será la pertenencia partidaria sino las políticas”. Según el radical, “habrá políticas que beneficien al interior y los gobernadores no podrán oponerse a eso”. Macri, en cambio, reconoció que no tendrá mayoría parlamentaria, pero adelantó que la aprobación de sus proyectos serán “un ejercicio de diálogo”. En busca de diferenciarse de la actual gestión, adelantó que realizará “reuniones de gabinetes temáticos”.

En referencia a otros cargos, Macri anunció que “todos los nombramientos políticos” del kirchnerismo “no van a continuar” en el Estado. Se refirió así a cargos como el de la procuradora Alejandra Gils Carbó, el titular del Banco Central, Alejandro Vanoli, o el de la AFIP, Ricardo Etchegaray. En la misma línea, Macri consideró que el Estado “se ha transformado en un aguantadero de La Cámpora” y aseguró que no van a “tolerar” que le “boicoteen la gestión”. En el caso de YPF y su presidente, Miguel Galuccio, en cambio, aclaró que al tratarse de “una empresa mixta, se evaluará cómo fue su labor”.

Con el reloj de la campaña apurando los tiempos, desde la conducción del PRO dejaron trascender que se buscará darle un papel más activo a los aliados radicales. De hecho, el jefe del Comité bonaerense, Ricardo Alfonsín, participó de la visita de Macri ayer a un hospital de Tandil. El próximo sábado 3 de octubre habrá un acto en el microestadio de Argentinos Juniors para relanzar el tramo final de la campaña de Cambiemos, con toda la dirigencia radical, incluidos los candidatos de las distintas provincias.

En uno de los tramos de la recorrida, a bordo del “Macrimóvil”, el líder del PRO ensayó un acercamiento hacia el frente UNA, que encabeza Sergio Massa. Sostuvo que están “listos” para establecer un “diálogo razonable” de cara a una supuesta segunda vuelta. “Debe haber diálogo razonable entre UNA y Cambiemos después del 25 de octubre. Y también con otros sectores, de la izquierda, intelectuales, artistas. Cambiemos va a estar en el ballottage y tiene que tener la responsabilidad de representar al resto de las fuerzas que quieren un cambio”, afirmó.

Compartir: 

Twitter
 

Macri le prometió al titular del radicalismo el Ministerio de Justicia, en caso de llegar a la Casa Rosada.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.