EL PAíS › LA DENUNCIA SOBRE LA SUPUESTA PRESENCIA DE EL CHAPO GUZMAN EN EL PAIS

Obra de un denunciador serial

Quien dijo que el narco estaba en la Argentina es un neuquino que acostumbra a realizar denuncias falsas. Antes había denunciado que en el país estaban los ya fallecidos Pablo Escobar y hasta Jimi Hendrix, a quien vinculó además al negocio de la droga.

 Por Raúl Kollmann

El individuo que llamó a la Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires para denunciar que el narco Joaquín “El Chapo” Guzmán estaba en la Argentina resultó ser un neuquino habitué de las denuncias falsas. El sujeto es un vendedor de autos usados que, según parece, utiliza las denuncias para arremeter contra personas a las que les debe dinero o con quienes está en negociaciones turbias. Antes de El Chapo Guzmán, el neuquino ya había denunciado que en la Argentina estaba Pablo Escobar, el colombiano que fuera el mayor narco de la historia, y hasta Jimi Hendrix, guitarrista norteamericano fallecido en 1979, pero sobre el que también dijo que estaba oculto en el país e involucrado en el negocio de la droga. Semejante denuncia puso en marcha a las fuerzas federales y todo un operativo en la zona de Río Negro y Neuquén, así como en los pasos con Chile. La justicia ahora investiga al individuo para saber qué hay detrás: si una maniobra para enturbiar el ambiente electoral o una denuncia falsa por cuestiones que tienen que ver con algún delito.

Tal como adelantó en exclusiva Página/12, el origen de la movida por la supuesta presencia de El Chapo Guzmán en la Argentina fue una llamada recibida en la Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires. La persona que se comunicó, no dijo quién era, pero su teléfono quedó registrado. La versión que dio en aquel llamado fue confusa: que un lugareño le dijo que el Chapo estaba a punto de pasar de la Argentina a Chile o de Chile a la Argentina, y que iba en una caravana en la que utilizaban dos camionetas 4x4.

El Chapo Guzmán se escapó de la cárcel de máxima seguridad de El Alto, cerca del Distrito Federal de México, en julio de este año. Tras la espectacular fuga, se lo ubicó en distintos lugares del planeta, pero siempre se trató de versiones falsas. El país más cercano a la Argentina en que se rastreó al narco mexicano es Uruguay: la Justicia de ese país viene investigando desde hace años un campo en el departamento de Lavalleja, propiedad de una empresa llamada Genética del Sur que supuestamente está en manos de Jorge Milton Cifuentes Villa, un socio de El Chapo. El juez Néstor Vilatti investigó a la empresa en 2011, cerró la causa, pero la volvió a abrir este año.

Tras la llamada desde Neuquén, la embajada norteamericana llamó a Interpol Buenos Aires, que es una oficina de la Policía Federal, notificando que había recibido la comunicación desde el sur. Como es obvio, la Federal informó al Ministerio de Seguridad que, mientras chequeaba los datos del llamado, judicializó los hechos mediante una denuncia realizada en el juzgado federal de Zapala, a cargo de María Silvia Domínguez. La magistrada dispuso un operativo en Río Negro y Neuquén, la zona mencionada en el llamado anónimo, y también que se hiciera más riguroso el control en los pasos con Chile. La judicialización derivó en que la información se filtrara a través del diario La Mañana de Neuquén.

Unas horas más tarde, las fuerzas federales ubicaron al neuquino que hizo la llamada a la embajada de Estados Unidos. El individuo resultó ser un vendedor de autos usados pero que, además, realiza otras actividades poco claras. En su relato mencionó que estando arriba de un puente, mientras negociaba por unos campos en Neuquén con unas personas de nacionalidad mexicana, pasó otro mexicano rodeado de varias personas, por lo que los primeros le dijeron que ese era El Chapo Guzmán. Sin embargo, cuando le pidieron precisiones de quiénes eran los mexicanos con los que negociaba y en qué consistía el trato, el individuo no pudo explicar nada ni ubicar a nadie. Una mirada a los antecedentes del individuo indicó que registraba denuncias anteriores de todo tipo, entre ellas una en la que decía que Pablo Escobar, el llamado Patrón del Mal, muerto en 1993, estaba con vida en la país y traficando estupefacientes. La más descabellada de las versiones indica que hizo una llamada del mismo tipo señalando que el guitarrista Jimi Hendrix también estaba vivito y coleando en la Argentina e involucrado en el tráfico de drogas. Hendrix murió en Londres en 1979. La jueza de Zapala, que ya descartó la veracidad de lo dicho por el individuo, empezó a investigar ahora qué es lo que hay detrás de una movida que pareció orientada a introducir de otra forma la cuestión del narcotráfico en la campaña electoral. No por nada llegó a ser noticia destacada el viernes pasado. Sin embargo, la magistrada no descarta para nada que el sujeto haya hecho la llamada para que la policía o la Gendarmería se vuelquen sobre algunas de las personas de la zona con las que el hombre mantenía algún tipo de negocio. Finalmente, tampoco se puede descartar que se trate de un mentiroso compulsivo.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

El Chapo Guzmán se escapó de una cárcel mexicana en julio pasado.
Imagen: AFP
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.