EL PAíS › UNA SUSPENSIóN PARA CONFORMAR A LOS BLOQUES OPOSITORES ALIADOS

La sesión pasó para el martes

Desde el massismo y el peronismo disidente reclamaron conocer antes de votar el dictamen del procurador del Tesoro y las opiniones de los abogados. El kirchnerismo prepara una movilización frente al Congreso.

 Por Miguel Jorquera

Con algunas concesiones para sumar voluntades, Cambiemos logró el dictamen de mayoría en el plenario de comisiones de la Cámara de Diputados para derogar las leyes cerrojo y de Pago Soberano que exige la Justicia estadounidense para avalar el acuerdo que el Gobierno selló con los fondos buitre. De todas maneras, el macrismo postergó hasta el martes próximo la sesión que quería apurar para mañana ante el reclamo de los flamantes aliados. El Frente para la Victoria (FpV) y el diputado aliado Carlos Heller preparan sus propios dictámenes pensando en vencer la resistencia de algunos gobernadores peronistas a la estrategia parlamentaria de la bancada. La izquierda del FIT, en tanto, defenderá su propuesta de desconocer la deuda de los fondos buitres. Para el martes, el kirchnerismo prepara una movilización frente al Congreso.

Cumpliendo con la premisa de dividir al frente opositor, el macrismo consiguió el respaldo y los votos que sellarán en el recinto de la Cámara baja –luego deberá pasar por el Senado– el acuerdo que el Gobierno pactó con los fondos buitre. Aunque Cambiemos tuvo que archivar su intención de darle al proyecto un trámite super express, postergó la convocatoria para sesionar mañana y la trasladó para el martes próximo en una sesión especial a pedido de las bancadas aliadas que respaldaron su postura, como el massismo y los disidentes del Bloque Justicialista.

Ambos plantearon –como exigieron también otros bloques opositores– que querían conocer antes de la votación el dictamen del Procurador General del Tesoro sobre el acuerdo con los buitres y las traducciones de las opiniones de los abogados contratados por el Gobierno sobre la peligrosidad de futuros litigios en los tribunales estadounidenses. El oficialismo retaceó estos informes y se excusó de exponerlos ante los diputados “por problemas de tiempo”.

“Las traducciones se incorporarán al dictamen de mayoría y el dictamen de la procuración se conocerá mucho antes de la sesión”, se justificó ante los periodistas el macrista Luciano Laspina que preside la comisión de Presupuesto. Laspina fue el encargado de negociar la redacción del texto final con massistas y peronistas disidentes a los acuerdos que no sólo se negociaban en el Congreso.

Estos bloques, que se supone que apoyarán el proyecto en el recinto, mostraron diversas posiciones en el debate en comisión. Por ejemplo, en un discurso ambiguo, el massista Felipe Solá cuestionó a los negociadores del Gobierno con los fondos buitre al considerar que “se humillaron” ante la sus exigencias del MNL pero renglón seguido afirmó que el nuevo gobierno “tiene derecho a equivocarse”. Su compañero de bloque, el economista Marcos Lavagna, se encargó de explicar los cambios conseguidos a la propuesta que garantizarán su conformidad (veraparte).

Más o menos por el mismo lado fue el ex titular de la Anses, Diego Bossio, en representación del bloque que rompió con el FpV. Desde Cambiemos afirmaron que esa bancada acompañará el proyecto en la sesión. Lo mismo los bonaerenses de la bancada “socialcristiana” que conduce Darío Giuztozzi, que comparte un interbloque con los diputados puntanos comandados por los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá.

Vereda opuesta

Anoche, un equipo encabezado por el ex ministro de Economía, Axel Kicillof, trabajaba contrarreloj para presentar el dictamen del bloque del FpV. La propuesta de la principal bancada opositora apuntaría a mostrar no solo los cuestionamientos al proyecto aprobado sino también a explicar que existe otra forma de negociar con los fondos buitres, como expusieron ayer varios diputados del bloque. Los argumentos apuntarán, además, a vencer la resistencia de algunos gobernadores peronistas que se oponen a la estrategia parlamentaria del bloque de no dar quórum.

Incluso, diputados de distintas provincias tendrán en las próximas horas encuentros con sus gobernadores para explicarles lo motivos por los que no acompañarán la propuesta oficialista. Incluso, en términos políticos, algunos integrantes del bloque del FpV argumentan que de aprobar el dictamen macrista también dará por tierra la intención de algunos gobernadores de negociar por separado con el gobierno central porque –después de eso– “ya no los necesitará para nada”.

“Ganó Paul Singer, ganó Griesa, perdió la Argentina pero hay otro camino”, afirmó Kicillof durante el plenario de comisiones. El diputado aseguró que la “urgencia” del Gobierno en aprobar el acuerdo con los holdouts “no está fundada”, adelantando los argumentos que el kirchnerismo exhibirá en el recinto. El aliado del Partido Solidario, Carlos Heller, presentará su propio dictamen y explicó los motivos para oponerse al argumento oficial.

“Si hay quórum, habrá movilización para repudiar la maniobra”, sostuvo Adrián Grana que integra el FpV como parte del sabbatellista Nuevo Encuentro. Una propuesta en el que ya trabajan NE y La Cámpora, y que proponen extender a otras organizaciones políticas, gremiales y sociales.

El FIT también tendrá dictamen propio. Mientras que el Partido Obrero propone desconocer la deuda con los fondos buitres y armar una comisión investigadora, el PTS propone una consulta popular vinculante, algo que también impulsan otras fuerzas (ver recuadro).

Con los números en la mano, en Cambiemos ya se muestran confiados en que no habrá inconvenientes para sortear el primer escollo en el Congreso para sellar el acuerdo con los buitre, y comienzan a pensar en el Senado.

Compartir: 

Twitter
 

Cambiemos debió hacer algunas concesiones para conseguir el apoyo de bloques opositores.
Imagen: Bernardino Avila
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.