EL PAíS › HIEREN AL RESPONSABLE ANTISECUESTROS DE LA POLICIA FEDERAL

Balazo para un jefe policial

El jefe de Secuestros Extorsivos participaba de un operativo cuando se produjo un tiroteo. Terminó herido, fue intervenido y se encuentra fuera de peligro. Patricia Bullrich aprovechó para pedir penas más duras a quienes hieran o maten a policías.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, al salir del Hospital Churruca, donde visitó al jefe herido.
Imagen: Télam.

El jefe del Departamento Secuestros Extorsivos de la Policía Federal Argentina, Gustavo Santos Díaz, fue herido de un escopetazo cuando participaba de un operativo para detener a integrantes de una banda de secuestradores en la localidad bonaerense de Villa Martelli. Tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en el hospital Churruca y se encontraba fuera de peligro. Después del hecho, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, aseguró que le pedirán al presidente Mauricio Macri que “se modifique el Código Penal para que los delincuentes que hieran o maten a policías reciban penas más graves”. Uno de los delincuentes que se tiroteó con las fuerzas de seguridad fue detenido más tarde cuando ingresó herido de bala a un hospital. Los investigadores seguían buscando al resto en el partido de San Martín.

El jueves por la noche, efectivos de la brigada Antisecuestros seguían de manera encubierta los pasos de un grupo de secuestradores que actuaba en Capital Federal y el conurbano. Como parte del operativo se encontraba el jefe de la unidad, comisario inspector Santos Díaz. Al llegar a la esquina de Talcahuano y Carlos Francisco Melo, de Villa Martelli, personas que se trasladaban en un Bora gris dispararon contra el Fiat Siena con vidrios polarizados en el que iba el jefe policial, que se encontraba en el asiento del acompañante y a causa del impacto de las balas de escopeta sufrió heridas en el cuerpo y en el rostro.

Por su parte, los policías también dispararon e hirieron al menos a uno de los delincuentes antes de que éstos huyeran hacia el interior de la Villa Loyola, en San Martín. Poco después, uno de ellos ingresó al Hospital de José C. Paz con una herida en el abdomen y quedó a disposición de la Justicia. Asimismo, el auto que había usado la banda apareció horas más tarde en ese mismo partido y era sometido a peritajes para dar con huellas que permitieran identificar al resto de los sospechosos.

Durante una conferencia de prensa brindada a las puertas del hospital Churruca, donde acababa de visitar al jefe de Antisecuestros herido, la ministra Bullrich, acompañada por el secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco, y el jefe de la PFA, Néstor Roncaglia, reportó que “Díaz presenta un estado delicado, pero muy controlado; ha recibido perdigonadas de una escopeta en el rostro, esperemos que evolucione bien”.

Con respecto a los atacantes, la funcionaria explicó que se trataba de una “banda de secuestradores que ya tenía antecedentes de dos secuestros y el mismo modus operandi: secuestraba en Capital y luego intentaba el cobro en la zona de José C. Paz”. En esa línea, la ministra aseguró que las fuerzas de seguridad ya están “a punto de detener a las otras personas que estaban en el auto”, porque “fue un enfrentamiento fuerte y (los presuntos secuestradores) están heridos”,

A renglón seguido, aseguró que propondrá al presidente de la Nación “el cambio en el Código Penal, para que aquellos que hieran o maten a policías tengan condenas mucho más agravadas de las que tienen hoy. Tenemos que cuidar a nuestras fuerzas de seguridad; y los delincuentes la van a pagar más”.

Si bien el artículo 80 del Código Penal ya contempla el agravante de prisión perpetua para quien mate “a un miembro de las fuerzas de seguridad pública, policiales o penitenciarias, por su función, cargo o condición”, la funcionaria insistió en que el proyecto se presentará “pronto” y que se focalizará más en “la operatividad” que en la cantidad de años de pena.

Consultada por este diario, la abogada Claudia Cesaroni, especialista en Criminología y Derechos Humanos, manifestó su “asombro” por los dichos de Bullrich, porque “constata la inutilidad de ese tipo de medidas; con eso no se soluciona ningún problema”. La letrada afirmó que “la política de agravar penas es una decisión puramente demagógica, ineficaz y siempre es consecuencia de un hecho particular. Por lo demás, no se me ocurre qué otra medida se puede aplicar que sea más alta que la de prisión perpetua, porque la pena de muerte acá es ilegal. Las últimas modificaciones que se incorporaron al Código Penal se hicieron a partir de la muerte de dos o tres policías. Pero es sabido que la mayoría de los uniformados no muere en ejercicio del deber sino cuando no está de servicio, pese a lo cual están obligados a portar su arma reglamentaria y hasta intervenir en algún hecho que se suscite”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.