EL PAíS › TRES DETENIDOS Y UN PROFUGO POR EL CRIMEN DE UNICENTER

El empresario y el barrabrava

Tres hombres, entre ellos un empresario farmacéutico y un ex barrabrava de Boca Juniors, fueron detenidos el viernes por la noche acusados de haber tenido vinculación con el doble crimen de dos colombianos en el shopping Unicenter, en 2008. Al mismo tiempo, la Justicia pidió la detención de un cuarto hombre que permanecía prófugo. Los detenidos son el empresario Martín López Magallanes, el ex barrabrava Richard “el Uruguayo” Laluz Fernández, quien cumplía prisión domiciliaria por otra causa, y Jorge Moreira. El cuarto imputado, que sigue prófugo, fue identificado como Víctor Hugo Ovejero Olmedo.

Las detenciones fueron ordenadas por la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado, quien desde marzo tiene a su cargo la investigación por el doble homicidio de los colombianos Jorge Alexander Gartner, de 35 años, y Héctor Edilson “Monoteto” Duque Caballos, de la misma edad. Desde la apertura de la causa los cuatro hombres mencionados fueron investigados por los fiscales de San Isidro Diego Grau y Luis Angelini, quienes trabajaron con la hipótesis de que el doble crimen estaba vinculado al narcotráfico y que los sicarios eran barrabravas de Boca Juniors.

La hipótesis que maneja la Justicia es que López Magallanes fue quien contrató a “El Uruguayo” para que cometiera el doble crimen de los colombianos. El empresario farmacéutico fue socio de Sebastián Forza, una de las víctimas del triple crimen de General Rodríguez. En 2008, López Magallanes era dueño de la empresa Unifarma y según los fiscales, habría tenido motivos para ordenar ese crimen. Los autores materiales serían el ex barrabrava de Boca, Moreira y Ovejero Olmos.

El abogado Rodrigo González, que representa a López Magallanes y a Moreira, dijo que el empresario se sorprendió cuando su mujer lo llamó para avisarle que agentes de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal estaban allanando su casa, en un country de Escobar. La detención fue coincidente con la acusación por “encubrimiento” y el pedido de detención que el fiscal de Brandsen Mariano Sibuet hizo contra el ex barra de Quilmes Marcelo Mallo y de un hombre llamado Leandro Giso. El pedido fue realizado luego de que se determinara que un arma hallada en poder de Mallo y que pertenece a Giso, fue usada para asesinar a los colombianos en el Unicenter.

Sin embargo, ni Mallo ni Giso se encontraban en los domicilios en los que la Policía Bonaerense fue a buscarlos y ayer seguían prófugos. El arma, una pistola Tanfoglio calibre 40, había sido secuestrada en la casa de Mallo en enero por Sibuet, en el marco de la búsqueda de los hermanos Martín y Cristian Lanatta, y Víctor Schillaci, los condenados por el triple crimen de General Rodríguez que se habían fugado del penal de General Alvear el 27 de diciembre.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.