EL PAíS › EL MINISTRO DE TRABAJO DEFENDIó EN DIPUTADOS EL PROYECTO DE PRIMER EMPLEO

Hicieron fila para criticarlo

Los legisladores de origen sindical de las distintas bancadas opositoras rechazaron la iniciativa oficial y la emparentaron con la política de flexibilización laboral de los 90. Reclamaron volver a discutir la ley para frenar despidos que vetó Macri.

 Por Miguel Jorquera

A pesar de su insistencia en replicar el discurso oficial de la “pesada herencia”, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, no sólo tuvo que reconocer ante un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados que en los primeros nueve meses de la gestión del Gobierno de Mauricio Macri se perdieron 120 mil puestos de trabajo sino que vio como se desploma el proyecto “flexibilizador” de Primer Empleo que el Ejecutivo envió al Congreso. Los diputados de origen sindical de las distintas bancadas opositoras fueron los encargados de rechazar la iniciativa oficial: la emparentaron con la política de flexibilización laboral del menemismo en los 90, que apunta a que los empresarios reemplacen trabajadores calificados y mejor remunerados por jóvenes con empleos “precarizados”, que con las exenciones impositivas que se ofrecen a las empresas se “premia a los evasores” y desfinancia el sistema provisional. Además, le reclamaron al ministro que se vuelva a discutir la ley para frenar despidos que vetó Macri y le advirtieron sobre el futuro de los más de 114 mil contratos de empleados públicos que el Gobierno tiene “bajo análisis”, como reveló Página/12. Los diputados acordaron invitar la semana próxima a la CGT y las CTA, que ya adelantaron el rechazo al proyecto del Gobierno.

Aunque el diputado del Bloque Justicialista y dirigente petrolero Alberto Roberti, que presidió el plenario, volvió a recibir al ministro como un par (por su fallecido padre Jorge Triaca, sindicalista plástico y dirigente menemista), no fue una jornada feliz para Triaca hijo. “En los últimos meses se han creado alrededor de 35 mil puestos de trabajo y 120 mil se han perdido”, admitió el funcionario y se refirió al proyecto oficial. La iniciativa apunta, según dijo, a crear, por año, a través de exenciones impositivas, 240 mil “oportunidades” de empleo para jóvenes de entre 18 y 24 años: “120 mil en NOA y NEA y 120 mil en el resto del país”. Es el “sector más vulnerable de la población económicamente activa”, remarcó Triaca.

“No están dadas las condiciones para aprobar el proyecto pero tampoco para rechazarlo in limine”, sostuvo un conciliador Roberti.

Para Abel Furlán, diputado del Frente para la Victoria y dirigente de la UOM, el proyecto es una herramienta de los empresarios para “reemplazar trabajadores de mayor categoría, mayor experiencia y costo laboral, por uno dócil, para poder formarlo de acuerdo a sus necesidades”. “Es parte del inicio de la flexibilidad laboral”, sentenció y recordó que “alguna experiencia tenemos con estos proyectos de ley. En los noventa hemos sido castigados con estas mismas iniciativas con la excusa de darle oportunidad al trabajador joven”. “Lo que va a darle oportunidad de trabajo al pueblo argentino y a los trabajadores jóvenes es si somos capaces de aumentar el consumo”, insistió Furlán y propuso que para eso hay que modificar el modelo económico que propone Macri.

“Las decisiones políticas del Gobierno nacional son las que verdaderamente ponen palos en la rueda, son las que destruyen puestos de trabajo”, dijo el diputado massista Facundo Moyano para referirse a la apertura de las importaciones, el tarifazo y el Impuesto a las Ganancias, además de asegurar que ese tributo ahora alcanza a más trabajadores pese a la promesa de Macri de eliminarlo. El líder del sindicato de peajes cuestionó el proclamado “dialogo” del oficialismo. “¿De qué sirvió todo ese diálogo, consenso, si la propia realidad nos termina dando la razón?”, se preguntó Moyano para afirmar que a pesar que el ministro reconoce los despidos, Macri vetó la ley que los prohibía.

“Ministro, nos puede ayudar con una decisión: no despida más a ningún trabajador estatal”, agregó el diputado del FpV y dirigente de ATE Edgardo Depetri y señaló que –como reveló Página/12– “tiene en revisión 140 mil contratos”.

El diputado Néstor Pitrola (FIT-PO) y dirigente del sindicato gráfico también cuestionó el proyecto: “Si fracasó la ley votada en 2014 impulsada por Cristina Kirchner y Kicillof de ‘blanqueo laboral’ en estos mismo términos de amnistía e incentivo al capital negrero ¿por qué insistir?”, le dijo al ministro.

“Estamos en un momento donde se está perdiendo aceleradamente empleo; ese es un diagnóstico común. Hoy lo reconocen y vienen con esto. Yo lo que les propongo es volvamos a aprobar la ley anti-despidos y que Macri no la vete”, le espetó ex ministro Axel Kicillof a Triaca.

Para la socialista Alicia Ciciliani el proyecto “no da respuestas a las soluciones complejas que necesitamos” y señalo que “en esta fase recesiva, lo que se impone es cuidar los empleos existentes”.

Los diputados de Cambiemos salieron en auxilio del ministro. Y se destacaron sus aliados incondicionales. “No es verdad que este proyecto tiene el espíritu de precarizar”, afirmó la diputada Myriam Juárez, del Frente Cívico catamarqueño y dirigente de UATRE, el gremio de los peones rurales que dirige el macrista Gerónimo “Momo” Venegas. “Está muy bien ministro que fomente la cultura del trabajo”, dijo el diputado salteño Alfredo Olmedo y recordó que su padre de avanzada edad y su hijo trabajan el campo. “Hay una Argentina que trabaja y una que descansa”, agregó empresario sojero acusado de “trabajo esclavo” en sus fincas riojanas, quien se jactó de haber sido “uno de los tres diputados” que votaron en contra de la ley antidespidos.

Compartir: 

Twitter
 

El ministro Jorge Triaca reconoció que se perdieron cerca de cien mil puestos de trabajo.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.