EL PAíS › FUERTE AUMENTO DE LA POBREZA EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES EN EL SEGUNDO TRIMESTRE

Si la idea es llegar a pobreza cero, van mal

En su primera medición de la pobreza en el distrito, el gobierno porteño reportó que en el segundo trimestre escaló al 21,1 por ciento, desde el 17,6 del trimestre anterior. Se sumaron 107.000 nuevos pobres.

 Por Federico Kucher

La pobreza no solo creció de manera explosiva a nivel nacional. En la Ciudad de Buenos Aires, según el gobierno porteño, pasó del 17,6 al 21,1 por ciento entre el primer y el segundo trimestre del año. La Dirección de Estadística y Censos del distrito a cargo de Horacio Rodríguez Larreta reportó un aumento de 107 mil personas pobres, desde 537 mil entre enero y marzo a 644 mil entre abril y junio. Es la primera medición de la pobreza que realiza el organismo, por lo que no existe una serie que permita conocer cuántos nuevos pobres se contaron a partir de diciembre pasado, cuando el gobierno nacional avanzó con un programa de ajuste que afectó el salario, destruyó puestos de trabajo y generó mayor desigualdad de ingresos. La cantidad de personas que no son pobres ni indigentes pero presentan condiciones de vida “vulnerables” o “frágiles” alcanza a 4 de cada 10 habitantes de la ciudad.

El centro de estadísticas porteño publicó su informe Condiciones de Vida en la Ciudad de Buenos Aires para el segundo trimestre y dejó en claro que las tensiones sociales van en aumento en el centro urbano de mayor peso económico del país. La cantidad de personas en condición de indigencia subió del 5,4 al 5,8 por ciento entre marzo y el cierre del primer semestre, lo que implicó que al mes de junio se computaron 176.000 indigentes, es decir que con sus ingresos no llegaron a cubrir las necesidades básicas de alimentación. Fueron 12 mil más que en el primer trimestre.

El documento también computó que el 10,8 por ciento de las personas de la ciudad (329.000 individuos), pese a no ser pobres, se ubicaron en condición de vulnerabilidad. En el primer trimestre la cifra era de 8,7. El aumento en cantidad de personas es de 64 mil.

Una cuarta categoría es la clase media “frágil”, la cual ante episodios de crisis sostenidas puede pasar a ser pobre. En este caso hubo un descenso, del 10,4 al 8,7 por ciento, con 266 mil personas involucradas y un retroceso de 52 mil. Esto se explica porque abandonaron la clase media frágil para pasar a ser pobres.

La quinta categoría es la clase media, que bajó de 49,7 a 47,4 por ciento, con 1.510.000 personas, 9 mil menos que en el primer trimestre. Finalmente, los sectores acomodados retrocedieron del 13,6 al 10 por ciento, hasta 306 mil, con una contracción de 110 mil. De este modo, en la ciudad hay 3.054.000 habitantes, de los cuales 1.238.000 viven en situación de incertidumbre en materia de ingresos.

El aumento de la cantidad de pobres en el segundo trimestre, según el informe del centro de estadísticas porteño, fue “inevitable”. “El empeoramiento de la situación de varios sectores coincide con el trimestre más complicado en cuanto a los efectos sobre la macro del inevitable ordenamiento que requería la economía argentina a finales de 2015”, justificó. El equilibrio de la macroeconomía, pese al relato oficial, no muestra una corrección este año. El tipo de cambio real se ubica en valores idénticos a los de 2015, cuando economistas de Cambiemos aseguraban que no era sostenible, mientras que el déficit fiscal mensual alcanzó los 32 mil millones de dólares, cuando era de 16 mil millones a principios de año y el uso de emisión para financiar gastos del sector público se elevó de 12 a 24 mil millones por mes.

La Ciudad de Buenos Aires no sólo tiene 2 de cada 5 habitantes pobres sino que evidencia una fuerte disparidad distributiva. La situación se potenció con las políticas de transferencia del nuevo Gobierno, que rebajo impuestos a sectores de mayor poder adquisitivo (quita de retenciones y modificación en Ganancias) y redujo subsidios, que obligó a amplios sectores de la ciudad y el conurbano bonaerense a afrontar mayores gastos en boletas de servicios públicos.

El centro de estadísticas porteño publica un documento con el detalle de los ingresos de los hogares según deciles. El 10 por ciento de las familias más ricas de la Ciudad anota ingresos mensuales de hasta 230 mil pesos, mientras que el 10 por ciento más pobre lo hace hasta 6 mil pesos, una diferencia de 38 veces. La canasta básica para cubrir las necesidades de una familia tipo costó en junio 16.175 pesos. Otra cifra que evidencia falta de equidad es que 30 por ciento de familias de mayores recursos concentran el 60 por ciento de los ingresos.

A nivel nacional, el Indec informó en septiembre datos de pobreza e indigencia para el segundo trimestre del año. La medición registró que 32,2 por ciento de las personas y el 23,1 por ciento de los hogares son pobres, mientras que el 6,3 por ciento de individuos y el 4,8 por ciento de las familias son indigentes.

Compartir: 

Twitter
 

La indigencia creció de 5,4 a 5,8 por ciento en la Ciudad entre el primer y segundo trimestre del año.
Imagen: Martín Acosta
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.