EL PAíS

Solá estudia un viaje a Estados Unidos para apoyar al Presidente

El gobernador está dispuesto a acompañar la pulseada del Gobierno con los acreedores privados. Le ofreció a Kirchner viajar al Norte y tuvo un guiño. Y hay dos actos en carpeta.

 Por Martín Piqué

“Tenemos que hacer docencia”, propuso Néstor Kirchner el miércoles, cuando viajaba en camioneta hacia el barrio María Elena, en Laferrere. Lo escuchó un atento Felipe Solá. El gobernador quería saber cómo le iba a la esposa del Presidente en su cruce con los representantes del establishment estadounidense. Kirchner contó que todo iba bien, e insistió en que había que explicar en todos los ámbitos internacionales por qué la Argentina sólo puede pagar el 25 por ciento de la deuda con los acreedores privados. La apelación a “hacer docencia” terminó de convencer a Solá y al PJ bonaerense. Inspirados en esa frase, en la provincia barajan alternativas para apoyar el apoyo a la quita del 75 por ciento: desde la firma de un documento –que redactará el gobernador– hasta una movilización al Congreso el 1º de marzo, cuando Kirchner inaugure las sesiones ordinarias. Pero Solá también sorprendió con una propuesta personal: ofreció viajar a Estados Unidos para defender la posición argentina ante los bonistas.
El gobernador presentará el documento –que podría derivar en una solicitada que se publique en los diarios– el martes próximo en la reunión del Consejo del PJ bonaerense. En ese encuentro se debatirán las dos propuestas que existen sobre la posibilidad de hacer un acto público para apoyar al Presidente. La primera es la marcha al Parlamento, que impulsan varios intendentes del conurbano y tiene el guiño de Eduardo Duhalde. Hace quince días, Duhalde bendijo la idea en un asado en la casa del intendente de Avellaneda, Baldomero “Cacho” Alvarez. La otra alternativa es movilizar el 11 de marzo próximo, aniversario de la victoria electoral de Héctor Cámpora en 1973. Una desventaja en ese caso sería que el acto se realizaría dos días después del vencimiento de la segunda revisión del acuerdo con el FMI, previsto para el 9 de marzo.
Otro problema que complicaría la convocatoria del 11 de marzo es que en esa fecha el kirchnerismo que encabeza Carlos Kunkel lanzará el Frente de la Victoria con un acto en el Parque Norte. Según los organizadores, Kirchner cerrará el encuentro con un discurso redactado especialmente para la ocasión. En el PJ bonaerense son conscientes de que si realizaran una marcha ese día aparecerían compitiendo con la corriente que impulsa el llamado Grupo Michelángelo. La mayoría de los bonaerenses, y especialmente Solá, quiere evitar cualquier confrontación con ese sector. Algunos hasta sueñan con hacer algo conjunto para aplacar la desconfianza que generó el debate por el supuesto desembarco de Cristina Kirchner en la provincia.
Por todo esto, la propuesta que tiene más quórum es concentrarse ante el Congreso el 1º de marzo para acompañar al Presidente en la apertura de las sesiones ordinarias. En los últimos días, Solá analizó estas ideas con intendentes, diputados y senadores por la provincia de Buenos Aires y algunos legisladores bonaerenses. Ayer se reunió con Chiche Duhalde, Graciela Camaño, Antonio Cafiero, Mabel Müller, José María Díaz Bancalari, entre otros, en el piso 19º de la sede porteña del Banco Provincia. Allí se decidió postergar cualquier decisión para la reunión partidaria del martes próximo. De cualquier forma, los bonaerenses saben que la última palabra la tiene Kirchner, quien quiere llegar al 9 de marzo con la máxima fuerza posible aunque sin “enturbiar” la negociación.

Embajador ad hoc

Mientras en la provincia se discute de qué forma respaldar al Presidente (la idea es no sólo mostrar que el PJ respalda la posición ante la deuda sino tratar de evitar que el protagonismo se lo lleven otros), el propio Solá imagina para sí un rol activo en el tiempo que falta hasta que el Fondo apruebe o no la segunda revisión del acuerdo con la Argentina. Con buena relación con el ex embajador estadounidense James Walsh, Solá se jacta de tener amigos en el BM en EE.UU. Por eso, en su última conversación cara a cara con Kirchner, se le ocurrió viajar a Washington para defender la quita del 75 por ciento. El diálogo ocurrió cuando el Presidente viajaba en una camioneta a Laferrere.
–Hay que hacer docencia, viajar y explicar –dijo Kirchner luego de contar los pormenores de la gira de su esposa por Washington y Nueva York.
–Yo podría viajar y explicar, como gobernador de Buenos Aires, y mostrar también la reactivación de la provincia –le contestó Solá.
La respuesta fue breve pero no demasiado enfática. “Dale, está bien.”
La propuesta aún no fue informada oficialmente a la Cancillería. Esta cartera debería intervenir sí o sí para facilitar el viaje de Solá. Desde el Palacio San Martín confirmaron que el canciller y el gobernador se reunieron ya varias veces. Si la propuesta se concretara, Solá tratará de aprovechar lo que considera una ventaja considerable –aunque tal vez no decisiva– para la posición del Gobierno. “En el Departamento de Estado le dan mucha importancia a la transparencia, a la lucha contra la corrupción. Y este gobierno se convirtió en un ejemplo para los americanos en ese aspecto”, argumentaban cerca del gobernador.
Claro que el viaje de Solá al Norte respondería también a intereses de su provincia, como el crédito pendiente del BM de 300 millones de dólares que depende de la aprobación del acuerdo con el Fondo.

Compartir: 

Twitter
 

Felipe Solá decidió ir de gira para defender la posición del Gobierno tras hablar con Kirchner.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.