EL PAIS › IBARRA, JUEZ, LIFSCHITZ Y BINNER CON KIRCHNER

Una Rosada a la transversal

Los jefes de Gobierno de la Capital, de Rosario y de Córdoba llevaron su apoyo al Presidente, aunque “con agenda propia”. Ese espacio progresista prepara un nuevo encuentro en mayo.

 Por Santiago Rodríguez

Anoche fueron a ver a Néstor Kirchner y le contaron de sus planes de apoyarlo en lo que viene haciendo, pero a la vez impulsar la incorporación de nuevos temas en la agenda nacional, como la reforma política y la redistribución del ingreso. Los tres están hoy parados en la centroizquierda y en conjunto conducen en el plano local los destinos de cinco millones y medio de argentinos. Son Aníbal Ibarra, Luis Juez y Miguel Lifschitz, quienes desde los gobiernos de la Ciudad de Buenos Aires, Córdoba y Rosario se proponen, junto a Hermes Binner, articular con ese objetivo un espacio que reúna a las diferentes expresiones que hoy tiene el progresismo. Kirchner los escuchó más tiempo del que ellos mismos esperaban y los alentó a continuar con esa construcción política, que comenzará a consolidarse durante un encuentro que a fines de mayo se realizará en Rosario.
Todos quedaron conformes con el encuentro: los anfitriones –además de Kirchner, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández– y los visitantes, entre quienes se contó también el ex intendente rosarino Binner.
“Hubo muchos puntos de coincidencia”, comentó Fernández y en particular destacó que quedó de manifiesto “la vocación de seguir aportando a la construcción de la Argentina y que ese proceso se puede encarar desde la pluralidad”.
De parte de Ibarra, Juez, Lifschitz y Binner el mensaje fue más o menos el mismo. “Coincidimos –subrayó el jefe de Gobierno porteño– en construir una nueva Argentina plural, donde derribemos las barreras partidarias y las lógicas que la propia sociedad ha dejado de lado.”
El porteño, los rosarinos y el cordobés comenzaron a trabajar hace tiempo en la construcción de un polo progresista que tenga como eje las gestiones de las ciudades que conducen. La piedra fundamental la pusieron el 5 de marzo pasado en un encuentro que tuvo lugar en Córdoba. Allí no estuvo Lifschitz, sino que en su lugar participó Binner, quien ya está prácticamente resuelto que se va a desempeñar como una suerte de coordinador de ese espacio político.
La decisión de llegarse hasta la Casa Rosada y ver a Kirchner tiene mucho que ver con el próximo paso que Ibarra, Juez, Lifschitz y Binner se plantean dar: a fines de este mes organizarán en Rosario un nuevo cónclave. Allí prometen ser más y anticipan que habrá otros intendentes con los que han estado hablando en los últimos tiempos y también actores sociales, económicos e intelectuales.
El objetivo final de ese encuentro en Rosario es empezar a dotar de contenido político al espacio y a establecer una agenda propia, en la que ya está decidido que hay dos temas que serán los centrales: la reforma política y la redistribución del ingreso. “La idea –explican los colaboradores de los intendentes– es apoyar a Kirchner en la agenda que ha planteado, pero también aportar elementos propios y ésas son dos cuestiones en las que su propia base de sustentación política no le permite avanzar.”
“¿Y Kirchner qué les dijo?”, preguntó Página/12. “Que sigamos adelante”, aseguraron los mismos voceros a la salida del encuentro, que se prolongó casi dos horas y en el cual la charla combinó política con cuestiones propias de la gestiones de Buenos Aires, Córdoba y Rosario y hasta alguna que otra broma en torno de la negativa de Carlos Menem de presentarse a la Justicia, como que “el caso de Ibarra (quien se quebró jugando al fútbol) demuestra que se puede estar en la Argentina con el brazo enyesado”.
También hubo un momento en el que Kirchner, el jefe de Gobierno porteño y Juez festejaron: cuando les anunciaron que finalmente Boca había empatado. El santacruceño es de Racing, Ibarra de River y Juez de Talleres y claro está que ninguno deseaba que los dirigidos por Carlos Bianchi se alzaran con un nuevo triunfo que los afianzara en la punta del campeonato.
Ibarra, Juez, Lifschitz y Binner dejaron la Casa Rosada más que satisfechos. Según contaron, Kirchner se “comprometió” a colaborar con sus respectivas gestiones y les explicó que lo hacía porque estaba convencido de que el éxito del país dependía también de que a esas ciudades –por cierto las más importantes del país– les fuera bien. La lectura política del encuentro aumentó su satisfacción. “Está claro que Kirchner decide darles impulso a gestiones que están agrupadas por un posicionamiento político ideológico. Al recibirlos juntos, y no por separado, los está reconociendo como espacio político”, analizaron en sus entornos.
Las palabras de Fernández en la conferencia posterior a la reunión fueron claras al respecto. “Ellos están llevando adelante un espacio político que nosotros desde nuestro lugar, en mi caso puntual desde el peronismo, vemos con simpatía”, sostuvo el jefe de Gabinete y después abonó la tan mentada transversalidad: “La Argentina se construye entre todos, no desde un partido político, sino con unión y confluencia con otros sectores que pueden tener otra pertenencia, pero tienen la misma vocación de que en el país imperen valores que se han caído.”

Compartir: 

Twitter
 

Binner, Lifschitz, Juez, Kirchner, Ibarra y Alberto Fernández ayer, tras la reunión en la Rosada.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared