EL PAíS › SIETE DE CADA DIEZ PERSONAS SE OPONEN AL ENVIO DE TROPAS A HAITI

El fantasma de la guerra del Golfo

Por R. K.

Siete de cada diez ciudadanos se oponen al envío de tropas argentinas a Haití. El rechazo al involucramiento del país en cualquier conflicto armado es casi una tradición en la opinión pública argentina. Por lo general, a la gente no le gusta que militares argentinos participen en guerras, algo que ya viene de la época del conflicto de Malvinas, pero que se extendió notoriamente a raíz del envío de naves a la guerra del Golfo. Según coinciden la mayoría de los consultores, el ciudadano común cree que, además, ese tipo de intervenciones derivan en represalias, que se arriesga la vida de argentinos y existe una creencia de que el país termina peleando la guerra de otros, habitualmente de Estados Unidos.
Las conclusiones sobre el rechazo a la participación de tropas argentinas en Haití surgen de una encuesta realizada por la consultora Telesurvey, que lidera el sociólogo Heriberto Muraro. En total se entrevistaron a 600 personas, a lo largo de dos semanas, en Capital Federal y el Gran Buenos Aires. El estudio se hizo por teléfono, respetándose las proporciones por edad, sexo y nivel económico-social.
Desde hace al menos 20 años, las encuestas siempre reflejaron un rechazo a la participación de tropas argentinas en conflictos internacionales. En primer lugar, porque suele haber una reacción pacifista: el ciudadano común valoriza la paz, en muchos casos por influencia religiosa, pero también por su rechazo a la idea de que seres humanos mueran en un conflicto bélico. Esto se percibe claramente cuando se habla de Malvinas: una abrumadora mayoría considera que son argentinas, que deben recuperarse, pero el 80 por ciento afirma que sólo por vía diplomática.
En años posteriores al atentado contra la AMIA, los sondeos de opinión pública marcaban que más del 70 por ciento de los consultados sostenía que los ataques fueron producto de la decisión del gobierno de Carlos Menem de enviar naves a la guerra del Golfo en 1990. Esa concepción de las represalias está ahora más instalada: una amplia mayoría rechaza la invasión a Irak, las consecuencias que trae y esa misma mayoría recuerda nítidamente el ataque a las Torres Gemelas como otra represalia a la presencia norteamericana en distintos países del mundo islámico.
Respecto de Haití, la gente no tiene conocimientos precisos de lo que ocurre en allí, ni quién interviene en el conflicto y menos todavía qué papel jugarán las tropas argentinas junto a las brasileñas y chilenas. El ciudadano común nunca escuchó hablar de la polémica sobre si las fuerzas irán a instaurar la paz o a preservar una paz supuestamente existente. También desconoce el debate respecto del ex presidente haitiano Jean Bertrand Aristide, si fue depuesto por un golpe auspiciado por Estados Unidos o si él mismo se había convertido en una figura despótica. En la encuesta de Muraro, el ciudadano común sólo se pronuncia sobre lo que percibe: que el país va a intervenir en un conflicto armado en Centroamérica. Por lo tanto, el 70 por ciento que rechaza esa idea no lo hace de forma sofisticada, sino básicamente porque se opone a que argentinos corran el riesgo de perder la vida por una guerra que perciben como ajena y lejana. Además, se percibe –aunque sea cierto o no– que en este tipo de operaciones, el auspicio decisivo es el de Washington.
Tomando en cuenta la falta de conocimiento detallado sobre las polémicas que existen en torno al envío de tropas a Haití, no faltan quienes sostienen que no es válido hacer encuestas sobre políticas tan complejas como ésta. Consideran que es como preguntarle a un ciudadano común si debe hacerse una operación cardiovascular o no. En la otra vereda están quienes creen que es válido encuestar sobre cualquier política gubernamental, porque aunque el ciudadano no tiene información precisa, refleja una forma de pensar y ver las cosas. El caso de Haití es otro capítulo en esta polémica.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.