EL PAíS › RADIO PASILLO

Misceláneas

Susanita, ándaleeee. Zulemita sigue con su rutina. Tranquilidad para D’Elía. Garré, con bajo perfil. Barrionuevo, palo y a la bolsa. Ilarregui, de vuelta. Boggiano sigue rezando. La moda en la Rosada. Zannini, interceptado. Dos miradas del pingüino. Cristina escuchó música conocida.

Por Diego Schurman *

Palos en la Rueda
“Nadie es profeta en su tierra” habrá pensado Susana Rueda. Y por eso buscó en México el poder que no encontró entre sus compañeros de la CGT. Pero las representantes americanas y la de Bahamas se opusieron y se quedó sin la presidencia regional de la UNI (Union Network International). De todos modos, Susana “wheel” –así apodada por la angloparlante– logró distenderse durante una cena con mariachis en el sindicato de sanidad mexicano. Y casi larga el lagrimón cuando los músicos interpretaron Cielito lindo. Tal fue su emoción que se entregó a las tiernas caricias de un “gordito” ante la sorpresa de los y las sindicalistas que la flanqueban. Claro, una amiga de la conductora de la CGT se encargó de aclarar: “No se equivoquen de ‘gordos’ –dijo sobre el apodo que reciben algunos dirigentes gremiales argentinos–, este es el marido que la vino a acompañar ¡¡¡eh!!!...”.

---

El huracán Zulema
Primero fue el Frances, pero no le importó. Después fue Iván. Y tampoco. Evidentemente, no hay huracán ni cambio climatológico que cambie a Zulemita Menem. Apenas se calmaron los vientos en la ciudad de Miami, la hija del ex presidente dejó a su familia en el departamento de Majestic y salió rauda a realizar la actividad que más le gusta: ir de shopping a Bal Harbour.

---

Don’t worry
Se preocupó por demás. Así al menos lo evalúan en Tribunales. Es que durante toda la semana Luis D’Elía alertó sobre su presunta e inminente detención, a raíz de su irrupción junto a un grupo de piqueteros en la comisaría 24ª de La Boca. Pero esa posibilidad estuvo lejos de ser realidad y lo será por varios días más: el juez Jorge Urso, a cargo de la causa, se encuentra desde la semana pasada en Londres junto a su colega Rodolfo Canicoba Corral, asistiendo a un curso de capacitación.

---

Silbando bajito
Sin hacer mucho ruido, entró al desbordado salón del entrepiso del Hotel Panamericano. Saludó con breves ademanes y se quedó paradita al costado del estrado, perdida entre la gente. Pocos la reconocieron, pero a ella no le importó. Quería estar presente para darle su apoyo a Alicia Kirchner, quien había llegado al lugar para encabezar un Encuentro Nacional de Mujeres Kirchneristas. Una vez finalizado el acto, la diputada Nilda Garré, quien trabajó en el Ministerio del Interior con la Alianza y ahora integra la Comisión de Juicio Político, se despidió de la ministra de Desarrollo Social sin dejar por un segundo su decidido bajo perfil.

---

Golfistas
Preocupado con lograr la aprobación del nuevo convenio colectivo de trabajo del gremio gastronómico, que traerá aparejado un aumento en la recaudación de su obra social, Luis Barrionuevo descuidó la práctica del golf, aunque su handicap se mantiene en 9 y sigue siendo todo un lujo. El que, a pesar del trabajo, no abandona ese deporte es Marcelo Longobardi, a quien se lo vio practicar con el palo y la pelotita en el club de Macri, además de participar del torneo Omega en Highland.

---

El que se fue a Santiago...
Luis Ilarregui fue secretario de Asuntos Municipales hasta que partió raudo a Santiago del Estero, para participar de la intervención de Pablo Lanusse. Cuatro meses después, tras no conciliar objetivos comunes con el ex fiscal, quedó desafectado. Pero Néstor Kirchner no quiso que volviera a su casa y le pidió que retorne a su vieja tarea en el Ministerio del Interior. La noticia fue buena a medias: al llegar a la Rosada descubrió que su despacho había sido ocupado por el flamante secretario de Seguridad, Alberto Iribarne. Y por lo tanto se tuvo que conformar con una oficina ubicada a dos cuadras del Gobierno.

---

Sólo le pido a Dios
Un par de viernes atrás, Antonio Boggiano decidió dejar su 406, chapa 16, en la puerta de Edelweiss. Adentro del restaurant céntrico lo esperaba un cura párroco, con quien se lo vio conversar amenamente, lejos de las presiones de la Corte. En esferas judiciales bromean con que el hombre del Opus Dei en el Máximo Tribunal fue a llevar un recado a Dios para que el Congreso siga manteniendo su juicio político en el congelador.

---

Despacho fashion
Algunos siguen atentamente TN. Otros prefieren el impacto de las placas de Crónica TV. Los que tienen más de una pantalla optan por los dos y, si el presupuesto les permite un tercer o cuarto televisor, se inclinan por un noticiero de canal de aire. Pero en un importante despacho de la Casa Rosada nadie quiere perderse las últimas tendencias de la moda y el diseño. Y por eso el zapping alivia la rutinaria jornada noticiosa con las hermosas modelos de Fashion TV.

---

¿Por qué no charlamo
un ratito?
Intentar no cuesta nada. Y eso habrá pensado Guillermo Cherashny días atrás cuando interceptó al secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, en el café La Biela. Presto, le entregó una tarjeta y le dijo que quería tomar un café. Zannini no dijo ni mu.

---

Neki vs.
Pingüino Emperador
A “Neki, el pingüino de las tierras blancas” le salió la competencia. El cuento pro-kirchnerista protagonizado por un cándido pingüino tiene su contracara en El tero Pike y el tordo Elía. Se trata de una fábula infantil de actualidad escrita por Juana Elisa Castillo, que repasa la historia del país caracterizando a las aves. Por supuesto que aborda los tiempos de gobierno del Pingüino Emperador y de su alianza con Pike –un tero que no pertenecía a la bandada de aves trabajadoras– para que ningún ave vuele. A ese plan, claro está, se sumó el tordo Elía. Lo desopilante es el final, donde se supone que gracias a las enseñanzas de Pocho, un ave de las verdes, el Pingüino Emperador desoyó a los Pajarones (“que fueron derrotados por los pájaros verdes y azules cuando trataron de aterrorizar a las aves del valle”) y empezó a “gobernar para todos”.

---

Paranoia
En el Gobierno están convencidos de que parte de la paranoia por la inseguridad es responsabilidad de algunos medios. Pero que no se trata de un fenómeno únicamente local. Según explicaron los socialistas chilenos a Cristina Kirchner, Alberto Fernández y Oscar Parrilli, en el país trasandino se puso en boga el neologismo “Efecto Penco” para definir una situación no real, pero que la sensación térmica impone. El trío argentino, que días atrás estuvo del otro lado de la Cordillera, prestó mucha atención, ya que –aseveró– les sonó igual a lo que sucede en la Argentina: Penco es la ciudad más segura del país, pero cada vez que se hacen encuestas la principal inquietud de sus pobladores es, precisamente, por el tema de la seguridad.

* Colaboraron: Martín Piqué, Adriana Meyer y Laura Vales.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.