EL PAíS

Por primera vez, Duhalde mencionó la convocatoria a un plebiscito

Fiel a su costumbre, el Presidente habló sobre todo. Defendió la idea de reformar la Constitución, aunque asumió que aún no es el tiempo. Qué dijo de Moyano, del FMI, de los senadores del PJ.

Como si con la crisis económica y social no alcanzara, Eduardo Duhalde salió ayer a instalar un tema institucional en la agenda pública. Por primera vez, el Presidente defendió la idea de convocar a un plebiscito y una reforma constitucional que permita elegir todos los cargos en el 2003, aunque admitió que “aún no es el momento”. Además, el Presidente pasó en limpio una serie de temas: criticó el paro convocado por Hugo Moyano, dijo que el acuerdo con el FMI estaría listo dentro de 30 o 45 días y, en un nuevo giro de su estrategia, felicitó a los senadores peronistas que votaron la derogación de la Ley de Subversión Económica.
“Una vez que estemos en aguas calmas, la Argentina tiene que ir hacia una nueva institucionalidad en la que la gente elija si quiere seguir viviendo en un sistema presidencial o parlamentario. Creo que el año que viene habría que elegir todos los cargos electivos porque debemos fundar una segunda república, pero eso no puede hacerse sin reforma constitucional”, sostuvo Duhalde en declaraciones a Radio Continental y Radio 10. Sin embargo, se preocupó por aclarar que “el momento se irá dando una vez que salgamos de estos problemas”. No fue la única definición del Presidente, que se refirió también a otras cuestiones:
u Paros: “Los dirigentes gremiales están en todo su derecho de convocar medidas de fuerza, lo que no parece que la gente esté con ganas. A pesar de las tremendas dificultades que tenemos, la conflictividad social ha bajado porque la gente sabe que la solución no viene ni por cortar rutas ni por hacer paros”. Así respondió a las huelgas convocadas por la CGT de Moyano para el martes que viene y la CTA para el 29 de mayo.
u Situación: “Mi situación es extremadamente compleja. Cuando la situación es difícil, quien está gobernando tiene que tratar, si no puede mejorarla, de no empeorarla. Tienen razón quienes me critican por las marchas y contramarchas. Pero tengo que tomar decisiones y a veces las opciones en que me ponen son todas malas. Uno toma la decisión sabiendo en definitiva que quizás no pueda mantenerlas mucho tiempo”.
u FMI: “Hay expresiones que muchas veces molestan, son inoportunas, en un ambiente tan sensible como el bancario y financiero, y no vienen bien para nada. Hay que soportar, aguantar muchas cosas, no solamente internas, también externas”.
u Plan Bonex: “Se demora porque se busca apoyo. Estamos trabajando en eso. La idea es que los bancos aporten una parte de la garantía para que sea clara y visible y permita que los bonos tengan más valor”.
u Senadores: “Los llamé para agradecerles el esfuerzo que hicieron para que no se cayera una ley porque si no no puede ser tratada en todo el año. Veo cómo son injustamente tratados por haber hecho un esfuerzo patriótico de mantener la ley. Al andar nos dimos cuenta de que la derogación implicaría un problema de impunidad para gente que está siendo procesada por ese tema. Se resolvió modificarla. Era uno de los puntos en el que estábamos todos de acuerdo. Los senadores llevan adelante ese proceso de modificación y se dan cuenta a las tres de la mañana que perdían la votación. Se caía la ley. Entonces optan por el mal menor que es darle media sanción a un proyecto que no era el de ellos, pero que posibilita que se siga analizando la ley en Diputados para hacer la modificación”.
u Camino: “Argentina es el único país que no paga sus compromisos internacionales y el mundo nos está exigiendo actitudes serias. Nos reunimos con los gobernadores y los líderes parlamentarios para firmar 14 puntos. Uno de ellos es trabajar para la reinserción de la Argentina en el mundo. Para gobernar se necesitan acuerdos parlamentarios que posibiliten sacar las leyes que son exigidas, no sólo por organismos internacionales sino también por los países europeos y hasta Brasil. Es razonable (el plazo de 30 o 45 días que calculó el ministro de Economía, Roberto Lavagna, para que esté listo el acuerdo con el FMI)”.
u Soledad: “En esta instancia me he sentido apoyado por la alianza que me ha elegido, pero por supuesto que ante medidas difíciles, uno se va quedando un poco más solo”.

Compartir: 

Twitter
 

Eduardo Duhalde tuvo ayer al menos una buena noticia: Córdoba firmó el acuerdo bilateral.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.