EL PAíS

El oficialismo hizo cola para responderle a Castro

El primero en reprochar el gesto de la diputada opositora fue Eduardo Duhalde. Luego se sumaron Guelar, Amadeo y Atanasof. La respuesta de Alicia Castro.

La irritación de los hombres del oficialismo por la aparición de la bandera norteamericana en el recinto de la Cámara de Diputados, produjo un enojo que, ciertamente, no habían logrado generar el secretario del Departamento de Estado norteamericano, Collin Powell, ni la número dos del Fondo Monetario, Anne Krueger, ni el titular del Tesoro de los Estados Unidos, Paul O’Neill, con sus duras declaraciones en las que juzgaron de “corruptos” a los gobiernos argentinos, sugirieron que faltaba todavía más sufrimiento, o que se debía tocar fondo para obtener la ayuda del organismo de crédito multinacional. Eduardo Duhalde calificó de “escena de película” y “bochornoso”, al gesto de la diputada Alicia Castro. La legisladora reivindicó su actitud porque, dijo, “permitió generar una discusión” inexistente.
No fue el debate sobre los temas de fondo el que se desarrolló en todas las apariciones mediáticas de los hombres del Presidente. Casi todos, incluido Duhalde, eligieron poner el acento en el dato simbólico de la bandera yanqui sobre el estrado desde el que Eduardo Camaño preside las sesiones de la Cámara baja.
El Presidente criticó a la legisladora de Frente para el Cambio, pero se cuidó de no irritar a otros diputados. Sabe que los necesita y lo reconoció. “Necesitamos acuerdos parlamentarios que posibiliten sacar las leyes que nos exigen no sólo los organismos financieros internacionales sino también Europa, Canadá y Brasil”, dijo sin detenerse a pensar si el listado de los que se alinean para reclamar condiciones al default argentino estaba completa o no. Se dejó llevar por el impulso que había sofrenado durante la semana y calificó como “injustificables” y “muy duras” a las declaraciones de Krueguer. Igualmente su mayor dureza la empleo para referirse al gesto de Castro, sobre el que dijo que “colma todo lo imaginable”.
Luego de la aparición de Duhalde en Radio Diez, sus escuderos lo imitaron. “Gesto teatral”, fue el calificativo empleado por el Jefe de Gabinete, Alfredo Atanasof frente a las complacientes cámaras televisivas en una conferencia de prensa realizada en la Casa Rosada. Contrastó la actitud de Castro con el del resto de los legisladores: “Afortunadamente fue una excepción frente a la madurez del resto de los legisladores”, concluyó.
“Es una forma lamentable de hacer política”, fue el calificativo más suave empleado por el vocero presidencial Eduardo Amadeo que aprovechó para exhumar algunos de sus fantasmas políticos del pasado, al comparar el gesto de la titular del gremio de los aeronavegantes con algunos de los legisladores del Grupo de los 8. Se acordó de Carlos “Chacho” Alvarez para asimilar al hecho de ayer con las denuncias del ex líder del Frepaso. Para el ex funcionario de Carlos Menem y hoy vocero de Duhalde el punto en común es el “show político”. Castro no se quedó callada y recordó la polémica televisiva en la que falleció el histórico dirigente de los democristianos, Carlos Auyero. Lo hizo para decir que quien califica su conducta “como una canallada”, era el autor de otra: la de endilgarle al Frepaso la responsabilidad por la muerte de Teresa Rodríguez en Neuquén.
“Payasesca”, fue el diligente calificativo empleado por el embajador argentino en los Estados Unidos, Diego Guelar. El hombre que presentó sus cartas credenciales a George W Bush con un bastón en una mano y un torito de peluche en la otra, agregó que “esta gran Nación no merece este gesto payasesco”. Todos hacen leña de la bandera a la que le faltó piolín.

Compartir: 

Twitter
 

Alicia Castro le cambió la cara al oficialismo en lo que era una soporífera sesión.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.