EL PAíS › LOS GORDOS NO FUERON A LA CGT,
PERO NO LES DA LA FUERZA PARA ROMPER

Moyano será consagrado por los suyos

El colectivero Juan Manuel Palacios anunció que en la CGT se terminaron las internas y que Hugo Moyano será el secretario general. Los “gordos”, blanqueados por Susana Rueda, no asistieron, pero se limitaron a repetir que no ocuparán cargos directivos. De la fractura, ni hablaron.

 Por Laura Vales

“En la CGT se terminaron las internas. El consejo directivo ratificó que el 14 de julio Hugo Moyano será el secretario general. Ya está resuelto”, anunció ayer Juan Manuel Palacios. En una conferencia de prensa en la sede de la central obrera, rodeado de dirigentes del sector, Palacios dio así por finalizada la discusión con los “gordos” sobre la renovación de autoridades. La decisión había sido tomada minutos antes en la reunión del consejo directivo, encuentro al que faltaron los desplazados, incluida Susana Rueda. La medida, aprobada con los votos del moyanismo y del sector que encabeza Luis Barrionuevo, implica una fractura de la conducción sindical, aunque esto no debería confundirse con una ruptura de la CGT. Gordos, moyanistas y menemistas seguirán conviviendo en el mismo espacio, sólo que los primeros, dicen, renunciarán a los cargos directivos.
La sesión del consejo directivo había sido antecedida por versiones de que los caciques sindicales podrían llegar a un acuerdo para “evitar la ruptura” prorrogando el mandato tripartito de Rueda, Moyano y José Luis Lingeri. Sin embargo, tal posibilidad fue rechazada por los moyanistas.
De los 33 integrantes del consejo, en el cuarto piso de la CGT ayer se reunieron 25. Con una cantidad de votos superior a los dos tercios, ratificaron la designación de Moyano y resolvieron también que no van a convocar al congreso que debería tratar el tema de la sucesión. Los hombres de Moyano no quieren regalarle a Rueda una tribuna donde ella pueda mostrarse como una víctima. Piensan, por el contrario, en nombrar al camionero como máxima autoridad de la CGT mediante un trámite interno, sin escándalos, realizado por el propio consejo directivo.
Su argumentación es que en el congreso sindical que reunificó a la CGT, realizado en Obras Sanitarias en el 2004, se convino formar el triunvirato con la condición de que cumplido un año se volvería a la fórmula tradicional de un solo secretario general. Por esto el tema, para ellos, ya fue debatido: si los “gordos” lo desconocen es problema de ellos.
“La base es lo que se pactó en el congreso de Obras Sanitarias. No hay posibilidad de un nuevo candidato”, resumió Lingeri, quien ayer fue el encargado de comunicar las novedades en la conferencia de prensa.
–¿Va a haber otra vez una CGT oficial y otra rebelde? –le preguntó un movilero.
–¿Rebelde? –dijo él–; los rebeldes se terminaron. Ocurre que algunos buscan el brillo y el bronce en la polémica, pero como dicen en el Ejército, en la CGT lo que hay es vocación de servicio.
Palacios explicó que Lingeri –quien representa al sector de Barrionuevo– será a partir de julio adjunto de Moyano, mientras que a Rueda le ofrecerán el lugar de secretaria administrativa de la CGT.
Los moyanistas dicen descreer de las advertencias de ruptura que podría provocar este desplazamiento: “Ellos no tienen apoyo del Gobierno, ni tienen mayoría en la CGT, ni tienen respaldo de las bases. No se van a ir a ningún lado”, definió anoche uno de los hombres de consulta de Moyano.
Los “gordos” salieron al cruce de la ofensiva. “Si van a designar a Moyano antiestatutariamente, sin llamar a un congreso, como único secretario general, nosotros nos vamos del consejo directivo de la CGT”, dijo Carlos West Ocampo (Sanidad) a Página/12.
El dirigente anticipó que la estrategia de su sector consistirá en hacerle el vacío a Moyano: dejarlo gobernar la central solo para que quede en evidencia que el camionero no expresa a toda la CGT: “La conducción va a quedar debilitada, no va a tener la legitimidad del conjunto de las organizaciones sindicales y la legalidad de sus actos va a quedar cuestionada. Porque el consejo de directivo de ninguna manera puede reemplazar a un congreso en decisiones electorales”.
¿Cuándo formalizarán su renuncia los “gordos”? Anoche todavía no estaba definido. Ni siquiera si habrá, formalmente, una presentación de renuncias. Podría suceder, simplemente, que dejaran vencer este mandatosin hacer nada. Palacios y Lingeri indicaron que si los representantes de los gremios de servicios “se retiran voluntariamente” de la CGT, esos cargos serán cubiertos por hombres propios.
También anticiparon cuál será las próxima movida de su sector. En principio, Palacios adelantó que en la próxima reunión de conducción, al regreso de los sindicalistas que participan en Ginebra en la Asamblea Anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el respaldo a Moyano y Lingeri “será ratificado”.
La de ayer no es la primera ausencia de los “gordos”. El sector no participa desde hace un mes en ninguna convocatoria realizada por moyanistas y barrionuevistas. Los “gordos” no fueron al plenario del
Consejo del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo junto a empresarios y el Gobierno, y no integraron la delegación que viajó a Ginebra.
Los 25 integrantes del consejo directivo que sesionaron ayer tomaron durante la reunión un par de resoluciones formales, como respaldar lo actuado en el Consejo del Salario. La ratificación de Moyano como único conductor fue la única medida de fondo del día. El anuncio pofundiza la situación de crisis interna, pero en rigor nadie ve que en ella exista una posibilidad real de ruptura.

Compartir: 

Twitter
 

Juan Manuel Palacios, de la Unión Tranviarios Automotor, fue el encargado de anunciar el “triunfo” moyanista.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.