EL PAíS

La batalla de Las Heras ya se cobró su primera baja política

Renunció el ministro de Gobierno, Claudio Dalle Mura, que estaba a cargo de las negociaciones con los manifestantes. Mientras tanto, se escaparon tres presos de la alcaidía baleada.

Por Martín Piqué
Desde Las Heras, Santa Cruz


No tiene cine ni shoppings. Tampoco centros culturales, y el polideportivo está a medio construir. Pero a Las Heras igual le sobran sorpresas. Ayer se escaparon tres presos de la alcaldía que está en la comisaría 2ª, la misma que sufrió la balacera la noche de la manifestación por la liberación del petrolero Mario Navarro. El escape de los presos parece una broma surrealista. Se habrían escapado en la noche del jueves, a pesar de la gran cantidad de efectivos –aunque la mayoría son gendarmes y éstos no se encargan de controlar las comisarías– que custodian la ciudad. Mientras se producía la fuga, en Río Gallegos se producía la primera renuncia (podrían ser varias) producto de la batahola que terminó en tragedia: el ministro de Gobierno, Claudio Dalle Mura, quien tuvo a su cargo la negociación en el terreno con los manifestantes, se alejó del cargo. A nadie le sorprendió.

En la ciudad conviven casi 280 gendarmes; la Brigada de Investigaciones de la zona norte, con asiento en Caleta Olivia; el Grupo de Operaciones Especiales de la policía provincial, y los “invisibles” agentes de la SIDE. A ellos hay que sumarles los 40 –muy pocos para los 14 mil habitantes de Las Heras– policías locales, que ahora sí están acompañados. Semejante despliegue no impidió que tres presos se escaparan de la alcaldía, una pequeña cárcel que está en la parte de atrás de la comisaría. Según la agencia de noticias local OPI, allí se encuentran detenidos unos cincuenta presos. El escape es muy extraño: quienes conocen la cárcel dicen que es posible fugarse sólo si se abre la puerta.

Página/12 se comunicó anoche con las comisarías 1ª y 2ª (donde fue la fuga) para conocer las últimas novedades. Hasta ese momento no se había logrado recapturar a los tres presos. Quien se salvó de estar en el terreno en el momento de la fuga fue el secretario de Seguridad Interior, Luis Tibiletti. Ya está de regreso en Buenos Aires. Su reemplazante es el director de Seguridad, Ricardo Colombo, un especialista que conoce de cerca la seguridad petrolera: a principios de los ’80 fue director de Seguridad de la YPF estatal. ¿Estará preparado para buscar presos por las calles? La situación, por otra parte, no parece muy fácil para el jefe de la policía, Wilfredo Roque. A pesar de ser bastante amigo del Presidente, Roque ya había sido cuestionado por la forma en que actuó la policía en la refriega con los manifestantes. Otro cuestionamiento –realizado por sus subordinados en estricto off the record– se concentraba en la supuesta falta de chalecos antibala. ¿Seguirá Roque el camino de Dalle Mura? En Santa Cruz ya comenzaron las apuestas.

Compartir: 

Twitter
 

De la tragedia a la comedia con el mismo escenario. Tres presos consiguieron fugar de la hipercontrolada comisaría.
Imagen: Bernardino Avila
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.