EL PAíS

El oficialismo piensa en anular los indultos

La semana pasada, el ARI introdujo en el Congreso un proyecto para anular los indultos, pero el oficialismo lo rechazó porque se debatía la declaración del feriado el 24 de marzo. Ahora, más tranquilos, los kirchneristas debaten la anulación mediante un proyecto propio.

 Por Adriana Meyer

Más allá de haber repudiado el intento del ARI por “chicanero”, el oficialismo en la Cámara de Diputados está debatiendo de qué manera dar impulso a la anulación de los indultos a los jefes de la dictadura. El miércoles, cuando empezaba la sesión, el partido de Elisa Carrió propuso que sea tratado sobre tablas –es decir, introduciendo una iniciativa que no está en el temario del día– el proyecto de ley que declara la nulidad de los indultos. Una vez que salió de su sorpresa, el kirchnerismo de la Cámara baja se opuso enérgicamente a avanzar sobre un tema tan medular de los derechos humanos a propuesta y con los tiempos de un sector de la oposición. De todos modos, pasada la bronca inicial, analizan cómo generar rápidamente un hecho político en torno del asunto y darle sello propio. El diputado kirchnerista Remo Carlotto anticipó a Página/12 que “cuando se terminen de conformar las comisiones y los legisladores nuevos hayan tomado conocimiento de los proyectos existentes, el tema se va a tratar”. Y agregó que “el planteo (del ARI) fue hecho contraponiendo el feriado a la impunidad y no hay tal contraposición, porque tampoco la hay en los conceptos de memoria, verdad y justicia”.

El argumento del ARI fue marcar la presunta “paradoja” de establecer feriado el día del golpe del ’76 sin haber avanzado antes en la nulidad de los indultos, para eliminar una de las trabas que persisten a la hora de juzgar a los ex comandantes que Carlos Menem benefició en el inicio de su primer mandato. El presidente del bloque, Eduardo Macaluse, dijo en el recinto que era contradictorio “un feriado en el almanaque mientras todavía andan sueltos algunos de los que secuestraron, torturaron y desaparecieron personas”.

La diputada Marcela Rodríguez había sido la encargada de pedir el tratamiento sobre tablas del proyecto de los ex diputados Patricia Walsh y Gerardo Conte Grand, que cuenta con dictamen de las comisiones de Justicia y de Asuntos Constitucionales. Desde el estrado, el presidente de la Cámara, Alberto Balestrini, objetó que el dictamen no estaba vigente. La legisladora volvió a ofrecer el nuevo proyecto que sí tiene estado parlamentario, y es el de Walsh repuesto por ella. Rodríguez recordó que el dictamen emitido el año pasado obtuvo el consenso de todos los sectores políticos, a excepción de la derecha.

En ese momento, el kirchnerismo reaccionó con una vehemente negativa. “No está bien plantear esto como una reacción a nuestra iniciativa (la del feriado del 24 de marzo), el tema es suficientemente importante como para ser objeto de una chicana política”, respondió el presidente del bloque oficialista, Agustín Rossi. E inmediatamente instó a los diputados a rechazar la propuesta del ARI. La kirchnerista Diana Conti dijo entonces: “Que nadie tenga vergüenza, ni tampoco (José María) Díaz Bancalari (quien objetó la propuesta por ‘desconocer’ el proyecto) de votar en contra de esto que proponen otros bloques que nos chicanean por izquierda.”

Cuando Balestrini sometió el tema a votación, los números fueron aplastantes: el oficialismo y sus aliados sumaron 139 contra 60 a favor de tratar en esa sesión la anulación de los indultos. Tres diputados se abstuvieron, entre ellos Remo Carlotto. Y se alinearon con la idea del ARI los kirchneristas Rafael Bielsa, Francisco “Barba” Gutiérrez, Juan Carlos Díaz Roig y Alberto Herrera.

Es a partir de la inquietud de estos legisladores que el bloque Frente para la Victoria (PJ) empezó a estudiar la cuestión, según reveló a Página/12 una alta fuente de ese sector. Habría idea de hacer algo, el punto a establecer si tomarían los proyectos existentes, el inicial de Walsh y el de consenso de Conte Grand, o elaborarían uno nuevo. “No vamos a responder a esta clara chicana del ARI y menos cuando su jefa habla en forma pública de la ‘violencia de los dos bandos’”, agregó la fuente. Pero confirmó que en estos días surgirá del oficialismo en Diputados una propuesta propia sobre los indultos.

Tras la anulación de las leyes de obediencia debida y punto final, los indultos de Menem siguen en la lista. El jefe del Ejército, Roberto Bendini, se había pronunciado a favor de esto apenas fueron anuladas las leyes de impunidad. El argumento consiste en que se generó un desequilibrio al interior de las Fuerzas Armadas en tanto pueden ser juzgados los cuadros bajos y medios, pero persiste el perdón a los altos jefes de la dictadura. Con los tres decretos de indulto de 1990, fueron beneficiados 46 represores de alto rango, 38 con los dos primeros y 8 con el último, en el cual aparecen los nombres de los condenados durante el Juicio a las Juntas.

Compartir: 

Twitter
 

Con los decretos de indulto fueron beneficiados 46 represores.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.