EL PAIS › SE SUSPENDIO ANOCHE LA CUMBRE DE LOS PRESIDENTES TABARE VAZQUEZ Y NESTOR KIRCHNER

Parece que el mate no está listo

A pesar de la expectativa en Argentina y Uruguay, anoche se decidió postergar hasta la semana próxima el encuentro de los presidentes para encaminar las negociaciones sobre la instalación de las papeleras en Fray Bentos. Dicen que por cuestiones técnicas.

 Por Miguel Jorquera
y Diego Schurman

Ya estaba todo listo en Colonia para el encuentro que hoy reuniría a los presidentes Néstor Kirchner y Tabaré Vázquez en busca de una salida al conflicto diplomático generado por la instalación de las dos plantas de pasta de celulosa en Fray Bentos. Pero la cumbre se postergó. “Las partes necesitan más tiempo para ajustar detalles del documento conjunto que está en elaboración”, decía el escueto comunicado que el gobierno uruguayo dio a conocer ayer por la noche en su página de Internet y que confirmó el aplazamiento de la reunión. Desde el gobierno argentino se le intentó quitar dramatismo a la suspensión “por una semana”, que le adjudicaron a la falta de “definiciones técnicas” sobre el estudio de impacto ambiental.

Ayer fue un día agitado para los funcionarios encargados de ultimar los preparativos de la frustrada cumbre. Los negociadores designados desde ambas márgenes del Plata –el jefe del Gabinete argentino, Alberto Fernández, y el secretario general de la Presidencia uruguaya, Gonzalo Fernández– les transmitieron a sus respectivos cancilleres el borrador de trabajo que acordaron el lunes y estuvieron comunicados a lo largo de toda la jornada. Hasta ayer por la tarde reinaba el optimismo y un numeroso grupo de periodistas de ambos países ya se había instalado en la ciudad uruguaya de Colonia, ante la expectativa que generaba la anunciada reunión. Hasta allí llegaron las primeras versiones de la suspensión.

El primero en confirmar la postergación del encuentro entre los presidentes Kirchner y Vázquez fue el gobierno de Uruguay a través de su página oficial en Internet. El escueto comunicado generó inquietud y no pocas versiones sobre el aplazo del encuentro.

Avanzada la noche, en Buenos Aires voceros del Gobierno dieron su explicación después de la prolongada reunión que mantuvieron el jefe de Gabinete y el canciller Jorge Taiana en la Casa Rosada. “Teníamos referencias muy laxas sobre lo que tenían que discutir los técnicos, pero a la hora de precisar lo que iban a debatir nos dimos cuenta de que teníamos que pedir auxilio”, admitieron ante Página/12. “Había que precisar los términos de referencia del panel sobre el que debía expedirse el informe de impacto ambiental y esto requiere de un trabajo previo de los especialistas, a quienes hay que consultar.”

Las fuentes gubernamentales le quitaron dramatismo a la resolución de postergar el encuentro, que según aseguraron “fue consensuada” con los funcionarios del gobierno uruguayo en “innumerables” conversaciones telefónicas durante todo el día de ayer. “Tenemos todo para llegar al acuerdo, pero privilegiamos arribar a la reunión con todo listo para evitar cualquier inconveniente posterior”, insistieron y remarcaron que “son los gobiernos los que tienen que decirles a los expertos sobre qué tienen que discutir y no que lo deban resolver ellos”.

Durante el día también hubo especulaciones sobre lo que cada país expondría en la mesa de la cumbre de Anchorena, la residencia presidencial que el gobierno uruguayo tiene a 30 kilómetros de Colonia. Funcionarios del gobierno uruguayo dejaron trascender que la propuesta que Tabaré plantearía ante Kirchner sería “el control conjunto (de ambos países) de las plantas de celulosa” de Fray Bentos, aunque ampliaría la propuesta a la participación de los miembros de la Comisión Administrativa del Río Uruguay (CARU) en el estudio de impacto ambiental y la sanción de un protocolo ambiental para el Mercosur.

Desde el gobierno argentino, la actitud fue más cautelosa y evitaron filtraciones. Sin embargo, nadie ponía en duda que el punto en que Kirchner más insistiría sería la conformación de la comisión que realizará el estudio de impacto ambiental, que los representantes argentinos reclamaron en la Comisión Técnica Mixta del Río Uruguay y que exigen los ambientalistas entrerrianos.

A la suspendida reunión se llegaba tras un trabajoso cumplimiento de los acuerdos firmados por ambos presidentes en Santiago de Chile. El gobierno argentino llevó la propuesta a los asambleístas de Gualeguaychú, que resolvieron abandonar momentáneamente el corte de la ruta internacional a Uruguay después de dilatada votación que llevó varios días de debates. Luego presionó a los ambientalistas de Colón que, aunque con menor convocatoria, habían expresado posiciones más intransigentes.

El gobierno uruguayo también tuvo que lidiar en las negociaciones con las compañías papeleras, en medio de las críticas de la oposición política por haber “cedido a las presiones” de Argentina. La finlandesa Botnia ya había anunciando la paralización por 90 días de la planta que más rápidamente avanza frente a los ojos de los entrerrianos. Mientras que Ence –que saludó el fin de los cortes sobre los pasos internacionales a Uruguay– comunicó oficialmente ayer que se pliega a la tregua por el mismo lapso, tras una reunión que mantuvo con altos funcionarios en el Palacio Libertad, la sede gubernamental uruguaya.

Sin embargo, Tabaré aún tiene por delante cómo garantizar la continuidad de las fuentes laborales de los trabajadores empleados por las papeleras a lo largo de estos 90 días. El ministro de Trabajo de Uruguay, Eduardo Bonomi, afirmó que el tema se discutiría en una comisión tripartita que incluiría al Gobierno, el gremio de la construcción que agrupa a los trabajadores y las compañías. El problema más grave es el de la finlandesa Botnia, que emplea en la construcción de su planta a casi 1800 trabajadores. En tanto, la española Ence adelantó que reubicaría a los 200 trabajadores que realizan tareas en el tramo que va desde su propio puerto sobre el río Uruguay hasta donde estaría ubicada la planta, en las otras empresas que la empresa tiene desde hace más de quince años en Uruguay: la forestal Eufores, que se instaló cuando comenzó la promoción de la forestación de eucaliptus y la terminal logística de M’Bopicuá, ubicada a unos 50 kilómetros, río arriba, de Fray Bentos.

Compartir: 

Twitter
 

La foto del encuentro de Néstor Kirchner y Tabaré Vázquez tendrá que esperar hasta la semana próxima.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared