EL PAíS

Macri y López Murphy presentaron propuestas pero sin candidatos

Las caras de PRO convocaron a la prensa para anunciar los ejes de su proyecto 2007: mayor presupuesto para seguridad, financiamiento educativo por escuelas y alumnos y críticas a los superpoderes.

“A ver si nos sentamos. Empecemos, porque ser puntual es PRO.” No era un spot, pero Mauricio Macri sonrió al comenzar un acto de su fuerza con tono de campaña. ¿Para qué cargo? “Debatamos qué país queremos y después veremos cuál es el mejor candidato”, esquivó el diputado part-time, que sigue sin definir si irá por la ciudad o por la Nación. Mientras tanto, junto a su socio de PRO, Ricardo López Murphy, presentó una plataforma con diez propuestas para la campaña de 2007 que hacen énfasis en inseguridad y en la “apertura al mundo” (ver aparte). “No hay libertad sin seguridad. Vamos a enfrentar la delincuencia”, se envalentonó el efímero ministro de Economía de la Alianza. En tanto, Macri dijo que está buscando la “kryptonita para terminar con los superpoderes”.

El empresario eligió para presentar la plataforma el tradicional Hotel Nogaró, al que asistieron una decena de dirigentes, entre los que estaban el segundo de Macri, Horacio Rodríguez Larreta, y la jefa del bloque porteño, Gabriela Michetti. A los legisladores jóvenes el lugar les recordó una antigua interna que existía entre los dos bloques del macrismo, llamados “Festilindo” y “Nogaró”. El segundo bloque, más conservador, se reunía en ese hotel, que ahora se modernizó. “Ahora está remodelado, no sé si será un símbolo de un cambio”, recordó uno de los ex festilindos.

Ante su nueva aparición junto a López Murphy, Macri intentó preservar su relación con el gobernador de Neuquén, Jorge Sobisch, a quien cada vez se ve más lejos de encabezar una candidatura presidencial del macrismo. Durante meses, el empresario intentó aplacar la antipatía mutua entre el neuquino y el Bulldog, sin éxito. “Sobisch tiene una aspiración legítima a que PRO apoye su candidatura. Nuestra expectativa es que si no afianza un proyecto alternativo, apoye nuestro espacio”, consideró Macri. López Murphy dijo que “no está en disputa” esa opción.

Esta semana se desató un vendaval en PRO cuando la legisladora (ex menemista devenida macrista) Silvia Majdalani lanzó la propuesta de que el ex ministro de Economía Roberto Lavagna sea el candidato a presidente de PRO y que Macri opte por la ciudad. Los teléfonos se pusieron al rojo para desmentir que el empresario esté pensando en esa posibilidad. Cerca de Macri, también negaron que pueda haber una doble candidatura a la ciudad y a Nación, como habían sugerido algunos de sus seguidores.

Ante las disputas de distintos sectores sobre cuál debería ser su candidatura, el líder de Compromiso para el Cambio no se corre ni una línea de la frase que diseñaron sus asesores para gambetear la indecisión: “Estoy listo para ser presidente. Pero la decisión final surgirá de PRO”, dijo en el acto, en el que prefirió reiterar sus propuestas de mano dura. “Recuperemos la seguridad y volvamos a ser una comunidad libre”, remarcó.

Como una muestra más de su preocupación por la inseguridad, el lunes compartió un almuerzo en el Hotel Sofitel, con Juan Carlos Blumberg, el padre de Axel, cuyo juicio comenzó ayer. Luego de que una versión lo señalara como candidato PRO a gobernador bonaerense, Blumberg les dejó en claro que no iba a hablar de política hasta después del juicio de su hijo. Pero no pudo con su genio. “Está obsesionado con la reforma del Código Penal del oficialismo. Habló casi todo el almuerzo de eso. Dice que si no la frenan, hará otra marcha. También se mostró preocupado por los superpoderes”, comentó a Página/12 uno de los comensales.

Además de coincidir con la obsesión por la seguridad, a López Murphy le tocó apuntarle al Gobierno. “La nuestra no es una propuesta mirando el ayer, es para construir un país próspero”, disparó en dirección a la política de derechos humanos del presidente Néstor Kirchner, al que aludió cuando habló de un “rictus amargo del que busca pelea todo el tiempo”. Uno de sus diputados, Carlos Araujo, propuso a López Murphy para jefe de Gobierno porteño. “No estoy pensando en eso”, aseguró el Bulldog, aunque su cara decía otra cosa. El otro hipotético candidato es Rodríguez Larreta, que está haciendo tres recorridas por semana en la ciudad mientras Macri deshoja la margarita.

Informe: Werner Pertot.

Compartir: 

Twitter
 

El diputado Mauricio Macri y el ex ministro Ricardo López Murphy, cordiales y sin fórmula.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.