EL PAIS › EL SOCIALISMO SE DEFINIO OPOSITOR, PERO SE TOMA TIEMPO

Ponerle freno a la derecha

Sin definir alianzas electorales para el 2007, el PS criticó los superpoderes y los DNU, pero también se diferenció de Lavagna.

 Por Miguel Jorquera

“No es tiempo de hablar de candidaturas, hay que hablar de programas y de propuestas.” Con esa frase, la Comisión de Acción Política del Partido Socialista postergó hasta principios de 2007 cualquier definición sobre alianzas electorales. A través de un comunicado el PS fijó su “postura claramente opositora” a los proyectos oficialistas de “superpoderes” y de Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU), aunque aclaró que esa posición “no los aleja ni los acerca” del Gobierno. También insistieron en su intención de “construir una alternativa de centroizquierda que le ponga freno al avance de la derecha”. Una ratificación que –según varios de sus dirigentes– refleja la “resistencia” de los socialistas a apoyar la candidatura de Roberto Lavagna.

“La definición sobre alianzas políticas las resolverá el congreso nacional del PS que se reunirá en los primeros meses de 2007, aunque el Comité Nacional se juntará a fines de agosto para seguir evaluando la situación nacional”, respondió Norberto La Porta a Página/12. El legislador porteño que preside la CAP fue designado como único vocero del encuentro socialista ante la prensa, con el claro objetivo de que no hubiera varias interpretaciones de la reunión.

“Los proyectos de reglamentación de los DNU junto a la delegación de facultades al jefe de Gabinete cierran el círculo de discrecionalidad en el ejercicio del poder, marcando el estilo decisionista y hegemónico que ha caracterizado esta gestión”, reza uno de los párrafos del comunicado que fijó posición ante los proyectos parlamentarios del Gobierno que “profundizan el deterioro institucional”.

La redacción del documento –de cuatro párrafos– consumió sólo una breve parte de la reunión, cuyo grueso se dedicó al “análisis de la cuestión electoral”. Del encuentro participaron el presidente del PS y senador Rubén Giustiniani, La Porta, la diputada Silvia Augsburger, los ex diputados Ariel Basteiro, Jorge Rivas, Héctor Polino y Oscar González, el titular del Partido en la Ciudad, Roy Cortina, y la legisladora porteña Verónica Gómez. El único ausente fue el diputado nacional Hermes Binner, que permaneció en Rosario ante el fallecimiento de Ricardo Suárez, rector de la Universidad Nacional de esa ciudad.

Pero la situación santafesina igual dominó el debate sobre el tema electoral en la sala de reuniones de la remozada casona del comité nacional socialista. Allí prevaleció la opinión de Binner de aplazar hasta 2007 cualquier definición sobre alianzas políticas. “La posibilidad de ganar la gobernación de Santa Fe no es poca cosa para el socialismo ni tampoco para el centroizquierda”, se justificó La Porta. Aunque otros reclamaron un “paraguas nacional” (una fórmula presidencial) que “unifique a los socialistas y empuje al PS en todos los distritos”.

La definición de trabajar para la conformación de una “alternativa de centroizquierda” fue para varios de los dirigentes socialistas una victoria de “la resistencia” que genera en el partido la candidatura de Lavagna, a pesar de la presión que ejerce en ese sentido el radicalismo, con el que los socialistas tejieron alianzas en Santa Fe y en Córdoba. “No vaya a ser que (Raúl) Alfonsín se salga con la suya”, expresó un dirigente socialista porteño a Página/12, preocupado por generar una coalición “progresista” que “frene a (Mauricio) Macri” en la ciudad de Buenos Aires.

Compartir: 

Twitter
 

Rubén Giustiniani y Norberto La Porta, entre otros dirigentes.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared