EL PAíS

La relación entre Ibarra y Raúl Fernández terminó en un divorcio

El ex jefe de Gobierno porteño se abocará a la construcción del Frente Progresista y Popular, en alianza con el kirchnerismo. Su ex mano derecha, en cambio, afianzará su vínculo con Jorge Telerman.

 Por Santiago Rodríguez

Aníbal Ibarra y Raúl Fernández decidieron disolver la sociedad política que los unió durante la última década: el destituido jefe de Gobierno se concentrará en la construcción del Frente Progresista y Popular, desde el que se plantea caminar hacia el 2007 en una alianza con el kirchnerismo, y quien por años fue su colaborador de mayor confianza apostará al Foro Porteño, el espacio que acaba de lanzar junto a otros miembros del gabinete de Jorge Telerman para aportar a la consolidación del centroizquierda sin una atadura formal con la Casa Rosada.

Los caminos de Ibarra y Fernández empezaron a bifurcarse cuando la Legislatura puso punto final a la gestión ibarrista y ayer quedó en evidencia que ya no hay puntos de contactos entre ambos: el ex jefe de Gobierno advirtió en un acto en el barrio del Abasto que “estamos en una situación donde se cambian convicciones, se agacha la cabeza para mantener los cargos. Entre la convicción y el cargo no debería haber dudas”.

Fernández es uno de los ibarristas que hoy están en la administración porteña; se desempeña como secretario general de Gobierno y, como tal, integra el gabinete. Su continuidad en la gestión había sido avalada por Ibarra, pero con el paso del tiempo empezaron a aparecer diferencias que se tornaron irreconciliables. Es que después de un período de inactividad tras su destitución, el ex jefe de Gobierno retomó la política y empezó a acercarse al kirchnerismo. Sin buena relación con los K, Fernández avanzó en el armado del Foro Porteño con otros ex funcionarios del ibarrismo que siguen en el gobierno de Telerman, al que Ibarra ya no tiene empacho en criticar.

“En el gobierno de Telerman las decisiones las toma un núcleo del grossismo integrado por el propio (Carlos) Grosso, (Juan Pablo) Schiavi, (Cristian) Ritondo, (Miguel Angel) Toma y (Helio) Rebot. Como eso es inmostrable, necesita de una pátina de pseudoprogresismo, que pretende darle con Roy Cortina y con funcionarios que formaron parte de nuestro gobierno”, advirtió frente a las doscientas personas que se dieron cita en la Casa Abasto.

Ibarra encabezó allí un acto de despedida de María Suárez. “La echaron de la comuna 3, a cuyo frente había sido nombrada hace apenas un mes, por haber participado de un acto mío”, denunció y acusó al gobierno de Telerman de ejercer “una persecución política” contra los funcionarios que le responden. En el caso puntual de Suárez, cargó las tintas sobre Cortina, el socialista que conduce el Ministerio de Descentralización.

Hasta ahora Ibarra venía criticando al gobierno de Telerman, pero nunca de manera tan frontal. Guardaba las formas, justamente, por la presencia en la actual gestión de Fernández y los otros ex funcionarios ibarristas, quienes días atrás presentaron finalmente el Foro Porteño y marcaron distancias con el kirchnerismo, además de ponerlo en un plano de igualdad con Telerman.

La presentación de ese espacio al margen del Frente Progresista y Popular en el que trabaja Ibarra aceleró los tiempos de su ruptura con Fernández, a quien le confirió un lugar central en sus seis años de mandato –primero secretario de Gobierno y después jefe de Gabinete– y le consultó sus principales decisiones políticas. El ex jefe de Gobierno recibió el viernes en su casa a Fernández y allí decidieron poner término a una sociedad que empezó a forjarse en los días que compartieron en el Concejo Deliberante y la Legislatura.

Compartir: 

Twitter
 

El ex jefe de Gabinete porteño Raúl Fernández, y su ex jefe, Aníbal Ibarra, en otros tiempos.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.