EL PAíS › LA PARITARIA DOCENTE BONAERENSE PASO A CUARTO INTERMEDIO HASTA EL LUNES

Fin de semana a calculadora batiente

La provincia formalizó la oferta de 1040 pesos por cargo docente y la incorporación de 85 pesos al básico. Los gremios la rechazaron.

 Por Nora Veiras

Esta vez fueron los gremios docentes bonaerenses los que evitaron quemar las naves: propusieron un cuarto intermedio de la paritaria con el gobierno provincial hasta el lunes a las 19. En principio, rechazaron la oferta de aumento de 840 a 1040 pesos para el salario inicial de cada cargo docente y la incorporación de 85 pesos al básico. El staff del gobernador Felipe Solá insistió en que los 300 millones de pesos que le aportará la Nación no le alcanzan para afrontar el reclamo gremial. La ministra de Economía de la Nación, Felisa Miceli, dijo que el aporte no superará esa cifra. En La Rosada, aseguran que “con esos 300 más los 500 millones que maneja la provincia son suficientes”. El titular de la Ctera y la CTA, Hugo Yasky, evaluó ante Página/12 que “si no existieran las leyes de Financiamiento Educativo y de Educación, uno podría ser escéptico, pero con esas garantías sólo desde la irracionalidad política se puede pensar que dentro de diez días vamos a estar asistiendo al papelón nacional de que no empiecen las clases en la provincia porque no hay respuesta”.

El gobierno bonaerense ofreció 1040 pesos por cargo –es decir que si un maestro tiene dos puestos de jornada simple y cobraba menos de esa cifra recibirá 200 pesos por cada uno– y sumar 85 pesos al básico en dos cuotas, 45 a partir de marzo, y 40 a partir de agosto. Eso llevaría el básico a 540 pesos en el segundo semestre del año, actualmente es de 455 pesos. El quid de la cuestión es que el plus por antigüedad que llega al 120 por ciento del sueldo a los 24 años y las retenciones por jubilación, obra social y aporte sindical se calculan sobre el básico y no sobre el inicial, por lo cual si no se blanquea ese monto se achata la pirámide salarial. El Frente Gremial, integrado por Suteba y la Feb, reclama un mínimo de 1150 pesos y la incorporación de 225 pesos al básico.

Desde la provincia repiten que “para dar los 1040 más los 85 pesos se necesita un financiamiento de 770 millones, mientras que para satisfacer el pedido gremial se requieren 1800 millones” y abundan con un enfoque que enoja a la Nación y a los gremios: “La misma masa salarial se necesitará para evitar que se disparen conflictos en las áreas de Justicia, Salud y Seguridad. .¿Cómo explicamos que un enfermero que trabaja 36 horas semanales cobre 1400 pesos y un docente que tenga dos cargos reciba 2080”.

El secretario general del Suteba, Roberto Baradel, precisó en cifras cómo impacta en los sueldos la diferencia entre la propuesta oficial y el reclamo gremial: “Si se incorporaran al básico los 225 pesos sumados a los 200 pesos, el docente que recién se inicia ganaría 1040 pesos, pero el que tiene 24 años de antigüedad pasaría a 1610 pesos, la diferencia sería de 570 pesos, así sí se recompone la escala salarial”.

Apenas se levantó la reunión en Trabajo, los funcionarios de Economía y Educación empezaron a hacer sonar los teléfonos de sus pares nacionales. Los contactos continuarán durante todo el fin de semana pero nadie quiere adelantar números. Desde la Nación aseguran que “Solá tiene que entender que la plata es para los docentes no para el resto de los estatales lo que pasa es que tiene miedo que el conflicto se desborde”.

Los gremios docentes admiten que es justo el reclamo de Buenos Aires en cuanto al retraso de los fondos coparticipables que recibe la mayor jurisdicción de país: sólo en el sistema educativo hay 4,5 millones de alumnos, más de 250 mil docentes y de 60 mil administrativos. “Es cierto que la provincia está rezagada como también que durante el gobierno de Menem y Duhalde dilapidó los dos millones de dólares diarios del Fondo del Conurbano. El tema es que ahora no se puede poner en vilo a los docentes y a la comunidad, ni hacer lobby para deprimir los salarios de todo el país”, repiten off the record algunos dirigentes sindicales. De esa forma aluden al planteo que hizo Buenos Aires en el seno del Consejo Federal de Educación para que la oferta del piso salarial no superara los 960 pesos.

El lunes pasado el presidente Néstor Kirchner junto al ministro de Educación, Daniel Filmus, y los cuatro gremios con representación nacional –Ctera, UDA, los técnicos de Amet y los privados de Sadop– acordaron elevar el piso salarial docente de 840 a 1040 pesos en todo el país. Según el compromiso de la Ley de Financiamiento Educativo por medio del fondo compensador, la Nación aportará los recursos para que las diez provincias más pobres afronten el incremento salarial. Para ese fin se destinarán 500 millones de pesos. Buenos Aires no está contemplada en ese paquete por lo cual los 300 millones que les darán se enmarcan en el Programa de Financiamiento Ordenado. En realidad, a diferencia de lo que sucede con el resto, se le reprogramarán pagos de la deuda provincial con la Nación, es decir se le presta, no se le entregarán los fondos extras.

El Frente Gremial bonaerense advirtió que si no llegan a un acuerdo, el 5 de marzo no empiezan las clases. Ese día sesionará en Buenos Aires la Internacional de la Educación. Sesenta secretarios generales de sindicatos docentes de sesenta países se entrevistarán con Kirchner. El conflicto está planteado en un escenario en el que juegan el ministro-candidato a jefe de Gobierno porteño, Filmus, y el vicepresidente-aspirante a la gobernación bonaerense, Daniel Scioli. Como si fuera poco, también es la primera prueba para mostrar que las leyes de Financiamiento y de Educación Nacional son algo más que expresiones de buenos deseos.

Compartir: 

Twitter
 

La directora de Escuelas, Adriana Puiggrós, encabezó la paritaria.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.