EL PAíS

Botnia presentó su informe y espera que la autoricen

La pastera finlandesa entregó el “informe final corregido” sobre la planta que espera la autorización para funcionar. Los asambleístas de Gualeguaychú refuerzan la protesta en el fin de semana largo.

Botnia presentó al gobierno uruguayo el “informe final corregido” sobre la planta construida en Fray Bentos, tras lo cual espera recibir el permiso para empezar a funcionar. Así lo señaló una fuente de la empresa, quien sostuvo que esperan con “optimismo” entrar en producción en el mes de noviembre. Sin embargo, la administración de Tabaré Vázquez le pediría a la empresa nuevas aclaraciones.

La autorización que falta para que Botnia encienda las calderas depende de la Dirección Nacional de Medio Ambiente. Su titular, Alicia Torres, aclaró ayer que no hay “fecha alguna” para otorgarlo. En el país vecino rige un sistema de licencias escalonadas, que se van dando a medida que avanza la instalación de la empresa. El último de estos permisos se llama Autorización Ambiental de Operaciones y es el que Botnia está tramitando actualmente.

El diario La República, de Montevideo, aseguró que las autoridades uruguayas pedirían a la empresa que “amplíe” los datos presentados “ya que habría puntos no contemplados en el informe técnico”.

La República agregó que, según su fuente, Botnia entregó “a último momento la información solicitada” para obtener la Autorización Ambiental de Operaciones. “De acuerdo con lo indicado por el ministerio, la empresa no cumplió con los plazos de entrega, e hizo la presentación de documentos en forma apresurada y a último momento. Esto llevó a que la Dirección Nacional de Medio Ambiente se tomara su tiempo para analizar el material y que el cronograma de Botnia no se cumpliera”, sostiene el diario. La pastera tenía previsto empezar a producir a fines de septiembre, pero un accidente tóxico en la etapa de pruebas y la detección de una fisura en una de las piletas demoraron los trámites de aprobación. También hay versiones de que el retraso obedece a una decisión de esperar a que pasen las elecciones argentinas.

Ayer, en coincidencia con el inicio del feriado turístico, los vecinos de Entre Ríos comenzaron nuevos cortes de los puentes. La asamblea de Colón interrumpió el acceso al cruce internacional que comunica la ciudad con Paysandú a partir de las 19, y anunció que lo hará otra vez desde las 17 de hoy hasta las 19 de mañana. Colón se sumará así al corte del puente San Martín (Gualeguaychú-Fray Bentos), que se mantiene de manera permanente desde hace ya once meses.

El fin de semana largo fue aprovechado por los entrerrianos para programar encuentros con otros vecinos con problemas ambientales. En Concepción del Uruguay se reunirá la Unión de Asambleas Ciudadanas, con enviados de localidades afectadas por ejemplo por la minería a cielo abierto, el desmonte y la contaminación del Riachuelo. En las deliberaciones participarán grupos de Calingasta (San Juan), Chilecito (La Rioja), Bariloche (Río Negro), San Rafael (Mendoza), Córdoba y Colonia Caroya (Córdoba), Sierra de la Ventana (Buenos Aires) y Esquel (Chubut), entre otros.

Sara Maresca, una de las organizadoras de la reunión de la Unión de Asambleas Ciudadanas, dijo que confirmaron su presencia alrededor de cien personas de distintos puntos del país. “Pensamos que la única manera de lograr un resultado a mediano o largo plazo es mediante el trabajo conjunto de las organizaciones”. Los vecinos tienen un temario que excede la cuestión papelera, ya que tratarán también “los daños que hacen las represas, la minería, los desmontes que en Entre Ríos están siendo voraces y han devastado amplias zonas”, indicó Maresca.

Como parte de las actividades, el domingo está previsto el traslado de los participantes hasta el corte de Gualeguaychú en Arroyo Verde. Ese día la asamblea también espera la visita de una delegación de uruguayos que se oponen a las pasteras y al modelo forestal. La idea es conformar una comisión técnica con profesionales de Argentina y Uruguay, que continúen el trabajo iniciado con la creación de una asamblea binacional en Nueva Palmira, hace diez días.

En el Uruguay, el rechazo a las pasteras incluye también el problema del monocultivo forestal. Según detalló el productor agropecuario Carlos Vico, en el departamento de Soriano la forestación con eucaliptus ya provocó que muchas zonas se quedaran sin agua. La municipalidad tiene que repartir agua todos los día, porque a los chacareros chicos que quedaron, rodeados de grandes áreas forestadas, se les secaron los pozos. Los grupos de uruguayos que se acercaron a Gualeguaychú se oponen a la nueva localización de Ence en Conchillas (Colonia) y a Isusa, la fábrica de ácido sulfúrico que abastecerá a Botnia.

Compartir: 

Twitter
 

La construcción de la pastera ya está terminada. Esperan la autorización definitiva del gobierno.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.