EL PAíS

Vienísimas

Atracciones. El presidente Néstor Kirchner y su comitiva partieron anoche de Viena. Su llegada estaba prevista para las 7 de hoy. Con un último día libre, el Presidente se dedicó a pasear y visitar algunos museos. Pero si de museos se trata, la abanderada fue su esposa, la senadora Cristina Fernández de Kirchner, que casi no dejó atracción turística vienesa por recorrer. Inseparable de la guía que le había asignado el gobierno, casi siempre conseguía enganchar a algunos otros funcionarios para que la acompañaran. Había también quienes se hacían los distraídos y preferían quedarse en el bar del hotel Sacher, también un centro turístico en sí. Su postre, la Sacher torte, tiene fanáticos en todo el mundo. Consiste en una torta de riquísimo bizcochuelo de chocolate, con baño de chocolate y, por dentro, una capa de mermelada. Las porciones que sirven en la confitería Sacher vienen con un medallón de chocolate para demostrar que es la original y no las imitaciones que sirven en todos los bares de Viena.

---

Mozart y Sisí. En cuanto a las atracciones turísticas, Cristina empezó tras los rastros de Mozart. A 250 años de su nacimiento, la capital austríaca ofrece múltiples visitas y atracciones relacionadas con el músico. Nacido en Salzburgo, Mozart se lució en Viena. El primer museo que visitaron Kirchner y Cristina fue la casa Figaro, donde el músico vivió tres años y compuso Las Bodas de Figaro. La primera dama también se interesó mucho por la vida de la emperatriz Sisí. Casada con el emperador Francisco José, Sisí murió asesinada por un anarquista italiano y se convirtió en leyenda, reavivada en los tiempos modernos por las películas en que la interpretaba Romy Schneider. Cristina recorrió el Museo Sisí inaugurado este año en el Palacio Hofburg, donde vivió la emperatriz.

---

Freud. Recorridos los palacios y museos principales, el objetivo pasó a ser la casa de Sigmund Freud, en Borggase 19. Este año se cumplen también 150 años del natalicio del padre del psicoanálisis y la ciudad vive un boom. Las librerías están colmadas de estudios, biografías y la obra de Freud, así como se ven afiches con distintos eventos sobre el aniversario. Pero la casa, según algunos integrantes de la comitiva, decepcionaba. Sólo algunos muebles y vitrinas con las antigüedades de las que Freud era coleccionista.

---

Partido. La fiebre mundialista no conoce de fronteras. Pese a que Austria no se clasificó, la competencia que se llevará a cabo en la vecina Alemania entusiasma a los vieneses según puede apreciarse en las camisetas y remeras que se ven por las calles, muchas de ellas argentinas. Como para ponerse a tono, a las autoridades de la cumbre se les ocurrió organizar un partido de apertura entre los presidentes participantes. Era de esperar, no tuvo mucho quórum, pero los diarios austríacos se hicieron un festín con las fotos. Allí se podría apreciar las pisadas del canciller anfitrión, Wolfgang Schussel, frente al ministro de Polonia, Kazimierz Marcinkiewicz, y del comisionado europeo, José Manuel Barroso. Nadie creía que repitieran la experiencia.

---

Restaurantes. Viena dejó encantados a todos los integrantes de la comitiva argentina. Para más, el tiempo acompañó con una estadía primaveral, que sólo desmejoró ayer, con frío y un poco de lluvia. Además de belleza arquitectónica, lo que puede apreciarse en la ciudad de los valses es la placidez y el buen vivir de sus habitantes. Pero tanta tranquilidad a veces puede llegar a irritar. Es bastante común que los pedidos en los restaurantes se demoren más de la cuenta. Según contó un allegado a la comitiva, en una de las primeras noches, Kirchner se enojó por la espera y ordenó levantar campamento. La comitiva terminó comiendo en un restaurante con menos oropeles pero con una atención más veloz.

---

Acto del 25. El secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, y los titulares de las Cámaras del Congreso, Alberto Balestrini y José Pampuro, pasaron largas horas conversando en el lobby del hotel de política. Uno de los temas sobre los que conversaron fue el acto frente a la Casa Rosada para el 25 de mayo. Según la conclusión a la que llegaron, nada objetiva, por cierto, a la plaza concurrirán muchos independientes por fuera de lo que pueden mover los gobernadores, intendentes y dirigentes sueltos. “No se va a aparatear”, definió uno de ellos, en referencia a que la gente suelta compensaría a la que vaya movilizada.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.