EL PAIS

El Pozo de Banfield

El edificio donde funcionó el Pozo de Banfield, centro clandestino de detención durante la última dictadura militar, fue transferido por el gobernador bonaerense, Felipe Solá, a la órbita de la Secretaría de Derechos Humanos de esa provincia, a cargo de Edgardo Binstock. Según la disposición del decreto, el lugar será destinado al funcionamiento de un “Espacio para la memoria, promoción y defensa de los derechos humanos”, a la vez que rescata doblemente la importancia del sitio, ya que “sigue siendo elemento probatorio en causas judiciales”. Entre 1976 y 1983 funcionó en el CCD la Brigada de Seguridad de Investigaciones e Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, que formaba parte de la estructura represiva que dependía del Primer Cuerpo de Ejército. Por allí pasaron los estudiantes platenses que fueron secuestrados en el episodio que se conoció como La Noche de los Lápices y allí se enviaba a las detenidas con embarazos avanzados para quedarse con sus bebés apenas nacidos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared