EL MUNDO › SE AGRAVA LA CRISIS EN MEXICO TRAS LA PROCLAMACION DEL CANDIDATO OFICIALISTA

El jefe del D. F. no admite que ganó Calderón

El flamante presidente fue recibido por Vicente Fox y recibió el apoyo de varios gobiernos, pero no pudo evitar una escalada en la campaña de resistencia civil de los seguidores de López Obrador, quienes coparon un estudio de televisión y rodearon el Tribunal Electoral. El jefe de gobierno del D. F. podría ser acusado por desacato.

 Por Gerardo Albarrán de Alba
Desde México, D. F.

La crisis política mexicana escaló un nuevo peldaño cuando ayer el jefe de Gobierno de la Ciudad de México –la capital del país y principal bastión del centroizquierdista PRD– anunció que no reconoce a Felipe Calderón como presidente electo y calificó como bochornoso el dictamen emitido ayer por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Político reconocido por su mesura –fundador del PRD y secretario de Gobierno de la administración de Andrés Manuel López Obrador al frente de la capital mexicana, a quien sucedió en el cargo cuando éste solicitó licencia para postularse como candidato a la presidencia de la república–, Alejandro Encinas advirtió: “Yo no tengo por qué reconocerlo, (pero) ya veremos, fijaré mi posición durante las 95 horas que me toque entre el 1° y 4 de diciembre”.

El jefe de Gobierno de la Ciudad de México, que podría ser acusado de desacato, deberá convivir políticamente desde su cargo con Felipe Calderón –ya como presidente de la república en funciones– durante solamente cuatro días, antes de entregar el poder capitalino a Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno electo de su propio partido.

Así, mientras siguen llegando reconocimientos de países y entidades extranjeras para Calderón –incluida una llamada del presidente estadounidense George Bush y felicitaciones de la Unión Europea y de los jefes de Estado de Alemania, Francia y Colombia–, su legitimidad al interior del país se vio aún más socavada por las críticas generalizadas a los términos del fallo del Tribunal Electoral que lo ungió como presidente.

El propio Encinas desconoció el fallo del Tribunal Electoral, el cual, dijo, “es el signo más emblemático del agotamiento del sistema político en que se encuentra el país”.

Incluso el presidente Vicente Fox, a través de su vocero, pareció reprocharle al Tribunal haberlo puesto en evidencia por su intervencionismo a favor del candidato de su partido que “puso en riesgo la validez de la elección”, según la resolución. “Pudo haber sido, pero no fue”, atinó a decir el vocero presidencial ante el acoso de los reporteros.

En tanto, el equipo de López Obrador anunció la intención de llevar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos una queja contra el Tribunal Electoral mexicano.

Respondiendo a una invitación del Tribunal Electoral, Calderón se presentó anoche para recibir su constancia como presidente electo. Llegó una hora y media antes y en un helicóptero presidencial, protegido por otro de la Policía Federal. Las inmediaciones se encontraban fuertemente resguardadas por la policía desde las primeras horas de la mañana ante la movilización de simpatizantes de López Obrador que se concentraron a las afueras del edificio a lo largo del día. Sólo se trató de un mero formulismo sin mayor efecto legal.

Por la mañana, el presidente Fox recibió a Calderón en la residencia oficial de Los Pinos para mostrarle las instalaciones e iniciar formalmente los trabajos de traspaso de poderes y coordinar la elaboración del presupuesto de egresos y la ley de ingresos para el próximo año, que corresponderá a Calderón someter a la Cámara de Diputados.

En tanto, las acciones de resistencia civil que mantienen bloqueado el corazón de la capital mexicana inauguraron antenoche nuevas formas, cuando una treintena de jóvenes interrumpieron un popular programa de televisión de variedades –transmitido a varios países del continente americano y a Europa, en vivo y con la presencia de público, por la trasnacional mexicana Televisa– para gritar durante varios minutos al aire las consignas: “Sufragio efectivo, no imposición” y “Fraude, fraude, fraude”. La irrupción ocurrió justo antes de que el conductor presentara a Diego Torres. El programa fue interrumpido por comerciales durante poco más de diez minutos y volvió al aire desde un estudio improvisado para la presentación del artista argentino.

Como para la mayoría de la clase política tradicional mexicana, en Televisa el show debe continuar.

Compartir: 

Twitter
 

Fox y Calderón caminan por los jardines de la residencia de Los Pinos, contemplando los pasos a seguir.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.